.

Otros

Los grandes rivales de Alibaba le llevan ventaja móvil

1

Otras grandes empresas chinas de comercio electrónico, entre ellas JD.com, combinan las redes sociales, los pagos y lo móvil

  • por David Talbot | traducido por Lía Moya
  • 14 Mayo, 2014

Foto: La empresa de tecnología china Tencent, propietaria del popular servicio de mensajería WeChat acaba de comprar un 15% de la empresa de comercio electrónico JD, competidora de Alibaba

La oferta pública de acciones planeada para el mayor sitio de comercio electrónico del mundo, el chino Alibaba, servirá para algo más que para crear un montón más de nuevos millonarios. Servirá para poner de relieve otros sitios de comercio electrónico chinos, muchos de ellos montados con tecnología propia, que están deseando atraer la atención de inversores americanos.

La próxima OPA de comercio electrónico chino probablemente sea la de JD, un feroz competidor de Alibaba que se dirige principalmente a los usuarios de smartphones y puede estar construyendo una especie de híbrido entre Amazon y Facebook en el que podrás comprar directamente a tus contactos, entre otras cosas. Ambas webs dan a los compradores la opción de usar un sistema de contrareembolso en línea en el que no pagas hasta que te entrega el producto un mensajero que tiene tu número de teléfono.

Tmall de Alibaba controla el 51% del comercio electrónico chino, mientras que JD (que antes se llamaba 360Buy) tiene el 17%, según cifras de iResearch correspondientes al último trimestre de 2013. Sin embargo, dado que la mayoría del comercio electrónico de Alibaba se lleva a cabo en ordenadores fijos, JD puede tener la ventaja móvil en un país en el que ahora mismo hay 500 millones de usuarios de smartphones.

Alibaba gestiona un centro comercial en línea muy lucrativo llamado Tmall, en el que otras empresas, desde Nike hasta Procter & Gamble venden directamente a compradores chinos. También tiene la web Taobao, en la que venden productos empresas chinas. Las ventas diarias pueden llegar unos impresionantes 7.500 millones de dólares diarios (unos 5.400 millones de euros) combinando los ingresos de Taobao y Tmall.

Pero JD está creando una cuña móvil estratégica. Otro gigante de internet chino, Tencent, líder en las redes sociales móviles y los juegos en línea, compró hace poco un 15% delas acciones de JD. Tencent aporta una popular plataforma de comunicación llamada WeChat y una plataforma competidora de pagos en línea llamada Tenpay que es popular para teléfonos móviles. Si se integraran en la oferta de JD, sería una forma de conectar con muchos clientes nuevos.

"JD y el pago de WeChat podrían combinarse para potenciar la oferta de comercio electrónico móvil, lo que a su vez podría suponer una amenaza para el negocio de Tmall de Alibaba", afirma la vicepresidenta de desarrollo de negocio internacional de Dolphin, un navegador móvil para Android popular en Estados Unidos que se está haciendo un hueco en China, Edith Yeung. "Se podría decir que Tencent es como Facebook y WeChat es el Whatsapp de China. La diferencia entre WeChat y Whatsapp es que WeChat incorpora los pagos móviles y eso es muy, muy importante", sostiene. Además, WeChat incluye juegos en línea, almacenaje en nube y el feed de noticias de Facebook a su aplicación de mensajería, y tiene más de 355 millones de usuarios, añade.

JD además distribuye sus propios productos y tiene un sistema de entregas muy sofisticado, en contraste con Alibaba, que facilita las ventas directas a otros y subcontrata las entregas (el servicio afiliado de pago digital de Alibaba, Alipay, maneja las transacciones y también es un sistema de pagos móviles que manejó más de 500 millones de dólares el año pasado, unos 360 millones de euros). "En China JD se considera el número uno en términos de autenticidad del producto y entrega. Tienen siete centros de distribución rápida en toda China", explica Yeung. 

Muchas de las empresas de internet del país asiático desafían la acusación habitual de que son clones de empresas estadounidenses como Google, Twitter, Facebook y Amazon. "Dada la hipercompetitividad del entorno local, están innovando más allá de lo que ha tenido éxito en Silicon Valley", afirma el fundador de Meijicard, una start-up de planes de fidelización china, Aaron Du. "Hay muchas características innovadoras que son únicas del internet chino y veremos muchas más a lo largo de la próxima década. Dentro de unos pocos años no me sorprendería ver que los nuevos Facebook y Whatsapp se parezcan mucho a WeChat ahora".

WeChat ha ayudado a popularizar los códigos QR, esos curiosos códigos de barra en forma cuadrada que se usan marginalmente en Estados Unidos. Si apuntas tu cámara de móvil a un código QR en un producto, tocas la pantalla y te conectas a una tienda donde puedes comprarlo. WeChat también permite  chatear con voz en vez de texto, convirtiendo a cada SMS en un walkie-talkie.

Algunas innovaciones se deben a diferencias culturales. En el Año Nuevo chino, cuando la tradición es dar dinero metido en un sobre rojo, una mensaje digital rojo que incluyera unos cuantos yuanes se podría pasar a los amigos a través de WeChat.

Una cosa está clara: las empresas chinas quieren salir a bolsa en Estados Unidos, y hay muchísimos inversores privados y fondos de inversión interesados en que suceda.

"Hay muchos comercios electrónicos nicho de éxito en China, pero lo más importante es que el tamaño del mercado de comercio electrónico chino es inimaginablemente grande para la mayoría de la gente en Estados Unidos", afirma el fundador de World Startup Report y fundador de start-up, Bowei Gai. "En un futuro próximo veremos la aparición de muchas empresas nicho de comercio electrónico que mueven miles de millones de dólares".

Yeung añade que "en general, los chinos tienen el sueño americano, quieren salir a bolsa en Estados Unidos. No queda tan moderno salir a bolsa en China".

Otros

  1. Perseverance ha recogido por fin un trozo de Marte

    El róver se recuperó de un intento fallido y ha conseguido una muestra de roca y suelo que podría revelar los secretos de la vida antigua en el planeta rojo. El objetivo es llenar con muestras más de 40 tubos para traer algún día a la Tierra

  2. Vender el rostro para crear IA: el negocio que pone empleos en peligro

    Los personajes de inteligencia artificial basados en personas reales, que obtienen micropagos cada vez que se usa su cara, pueden protagonizar miles de vídeos y decir cualquier cosa en cualquier idioma. Esto tiene consecuencias para los trabajos de actores profesionales

  3. Dónuts gratis y 20 euros: incentivos para animar a la gente a vacunarse

    Sin una directriz clara ni apoyo de los empresarios, muchos trabajadores precarios de EEUU afirman tener miedo de faltar al trabajo o estar demasiado ocupados, y desconocen sus derechos. Expertos y algunas empresas intentan animarles con tiempo libre remunerado para acudir y recuperarse de los efectos secundarios