.

Computación

El fabricante de la BIOS tiene como objetivo la conquista del PC

1

Phoenix Technologies promueve la utilización de su diminuto sistema operativo como complemento de Windows.

  • por Robert Lemos | traducido por Francisco Reyes (Opinno)
  • 13 Mayo, 2009

Normalmente, los usuarios de PCs no se paran a pensar en el tipo de software de bajo nivel de sus ordenadores. La BIOS, conocida como el sistema básico de entrada y salida (basic input-output system, en inglés), juega un papel muy importante a la hora de hacer que los ordenadores funcionen—chequea y prepara el hardware cuando se enciende la máquina—aunque la mayoría de la gente ni siquiera sabe que existe.

La compañía californiana Phoenix Technologies—el mayor proveedor de software BIOS para los fabricantes de ordenadores—se ha cansado de vivir en la sombra. Siguiendo los pasos de la virtualización tecnológica que más comúnmente se da en las estaciones de trabajo de alto rendimiento y los centros de datos, la compañía ha rediseñado su software de BIOS para así ofrecer unas características que la gente suele asociar a los sistemas operativos plenamente desarrollados: la capacidad de acceder a más periféricos, tales como discos o ratones, así como comunicaciones en red e inalámbricas.

A principios de este año, Phoenix lanzó este sistema operativo reducido, llamado HyperSpace, y para junio está prevista una actualización importante, que añadirá funciones de correo electrónico y mensajería instantánea. El objetivo es permitir que la gente acceda al núcleo de las tareas para las que usan los ordenadores, afirma Woody Hobbs, director de la compañía.

 “Nuestro estándar, cuando pensamos en cómo nos gustaría que los PCs funcionasen, es el de los smartphones,” afirma. “Suelen estar conectados la mayoría del tiempo, no se reinician muy a menudo, y se encienden de forma instantánea.”

El software del sistema del núcleo, que es como ahora llama la compañía a la BIOS, está construido a partir de software del sistema operativo Linux y de tecnología de la virtualización. El software de virtualización tiene sus orígenes en la necesidad de algunos usuarios de un sistema operativo en particular, como por ejemplo Windows XP, de trabajar con otros sistemas, tales como el Mac OS X o Linux, dentro de un entorno virtual. Sin embargo, mientras que la tecnología evolucionaba, los diseñadores han podido reconocer otro tipo de ventajas al margen de la interoperabilidad. Por ejemplo, al crear una capa de software virtual, conocida como hipervisor, entre el hardware del ordenador y el sistema operativo, los datos se pueden chequear de forma transparente para ver si contienen virus u otro tipo de software malicioso. Si aplicamos esto al mundo de los negocios, un servidor de gran tamaño o un grupo de ordenadores pueden ejecutar sistemas virtuales para que así los recursos se dividan entre los distintos clientes.

Sin embargo, esta tecnología aún no se utiliza demasiado dentro del sector de los productos de consumo. Hoy día, todos los PCs y portátiles que se distribuyen con el sistema de software de núcleo de Phoenix también contienen los componentes necesarios para utilizar HyperSpace. “Estamos intentando llegar a un público distinto,” afirma Rob Enderle, un analista de tecnología de PCs. “Se trata de crear un nuevo mercado basado en la idea de una plataforma segura y de inicio rápido con la que la gente pueda trabajar, y que se quede al margen de Windows.”

El punto de venta más obvio para este sistema operativo reducido es la velocidad. Hobbs afirma que puesto que no arrastra el peso de infinidad de drivers, programas de utilidades, y aplicaciones complementarias (add-ons), HyperSpace impone menos cargas que Windows sobre el procesador y la memoria. Con el paso del tiempo, la velocidad de los ordenadores también se ve reducida a causa de las operaciones diarias del software, afirma. “El sistema empieza a ir muy lento, y esto se debe al registro, a que los drivers caducan, o a que hay que pasarle el antivirus,” señala Hobbs. “Mucha gente me dice que se acaban de comprar un PC y que funciona realmente rápido. Y yo simplemente les contesto: ‘Espera y verás.’”

En la actualidad Phoenix ofrece dos versiones de HyperSpace. La versión completa permite a los PCs y portátiles intercambiar entre sistemas operativos rápidamente, tales como Windows y el ambiente de HyperSpace. Los ordenadores que no poseen la memoria o la capacidad de proceso suficiente como para ejecutar los dos sistemas a la vez, como por ejemplo los cada vez más populares netbooks, sólo pueden iniciarse en un modo único.

El software se puede usar de dos formas distintas. Teniendo en cuenta a los usuarios de netbook, Phoenix ofrece un modo llamado “reinicio dual,” que permite a los usuarios cambiar entre el sistema operativo principal e HyperSpace, aunque con algo de tiempo de retraso. En el cuarto caso, el software de seguridad del núcleo analiza las entradas y salidas de la red y el disco para comprobar los datos en busca de amenazas a la seguridad. En ese caso, “ni siquiera te darás cuenta de que estás utilizando HyperSpace,” señala Hobbs.

La compañía se ha esforzado por hacer que esta tecnología funcione correctamente, y el director afirma que la experiencia de usuario, y no la ingeniería que la sustenta, es la parte realmente importante. “Si no logras conseguir la experiencia correcta, no importa que hayas logrado crear la tecnología más fantástica del mundo,” afirma Hobbs. “Si creas algo que funcione de forma instantánea pero sea una basura, nadie lo va a utilizar.”

Una vez que Phoenix amplie HyperSpace en junio, la compañía tiene previsto crear una plataforma de desarrollo mejorada para atraer a más desarrolladores de aplicaciones, afirma Hobbs. Como parte de este proceso, se abrirá una tienda de aplicaciones, parecida a la App Store del iPhone de Apple.

Sin embargo, incluso con estos planes tan ambiciosos, será difícil convencer a los usuarios para que adopten un nuevo ambiente de trabajo, afirma el analista Enderle. “Esta plataforma podría convertirse en una plataforma nativa para los netbooks, pero creo que necesita madurar un poco más antes de que la gente la adopte como plataforma única.”

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Cómo el 'phishing' explota nuestro cerebro para engañarnos

    La autoridad del supuesto emisor del mensaje, su carga emotiva e incluso la propia felicidad del internauta disminuyen su capacidad de alerta ante este tipo de ciberataque, que cada vez resulta más efectivo y popular. Pero para solucionarlo hace falta implantar una doble autenticación 

  2. El telescopio de mejor calidad-precio usaría la atmósfera como lente

    Bautizado como "terrascopio", este dispositivo teórico podría equiparar la potencia de un telescopio terrestre de 150 metros de diámetro por una fracción de su coste. Con el planeta actuando como lente, la luz enfocada se amplificaría por un factor de 45.000 durante un tiempo de exposición de 20 horas

  3. La diminuta empresa de cohetes que inspiró a Elon Musk

    Esta es la historia de Masten Space Systems, cuyo cohete Xombie fue el primero capaz de despegar y aterrizar en vertical. A pesar de los apuros que ha pasado esta diminuta compañía, los nuevos programas de la NASA podrían ayudarle a competir con los grandes