.

Computación

Cómo iluminar un sofá virtual con la luz de tu salón

1

Los avances en realidad aumentada presentados en InsideAR incluyen la interacción de los objetos virtuales con la iluminación y la profundidad del espacio real

  • por Teresa Alameda | traducido por
  • 03 Noviembre, 2014

Muchos compradores de Ikea probablemente no sabrán que existe una tecnología con la que se podrían haber ahorrado el conocido (y largo) recorrido por la tienda para ver cómo quedan los muebles en vivo y en directo. Desde 2012, el gigante sueco ofrece una app de realidad aumentada (RA) que superpone los productos de forma virtual sobre el espacio real a través de dispositivos como smartphones y tabletas. Así, los compradores pueden comprobar si el mueble elegido quedaría bien en cada rincón de su casa sin tener que desplazarse hasta la tienda.

Foto: Con los nuevos avances, los muebles virtuales del catálogo de Ikea podrán ajustarse a la luz y la profundidad del entorno real. Crédito: Ikea

Año tras año, la aplicación incluye cada vez más productos y la tecnología mejora para aumentar en realismo, como demostró el stand que la compañía instaló en el congreso de realidad aumentada Inside AR 2014, celebrado la semana pasada en Múnich (Alemania). Los últimos avances desarrollados por la compañía Metaio, centrados en la iluminación y la profundidad, añadirán pronto más realismo que nunca a esta experiencia.

Para hacer funcionar el catálogo de RA tan solo hay que poner la versión tradicional de papel en el suelo de casa y enfocar la cámara de un dispositivo inteligente sobre él. Al hacerlo, se abre una aplicación que incluye más de 300 modelos de muebles virtuales (el primer modelo del catálogo solo incluía 32), que pueden colocarse donde uno desee, girarlos, acercarlos o alejarlos manteniendo siempre una escala real, para comprobar cómo quedaría entre el resto de muebles del hogar.

Gracias a Metaio, esta experiencia está a punto de permitir que los muebles virtuales respondan al efecto que la luz real del entorno ejercería sobre ellos. Para lograrlo, la compañía ha enseñado a las cámaras a reconocer la procedencia de la luz. Así, pronto será posible que no solo los catálogos de Ikea, sino cualquier figura mostrada en realidad aumentada, sea fiel a la iluminación del espacio en el que se proyecta.

En la práctica, al enfocar con una linterna o exponer al sol el objeto virtual, la imagen de la pantalla se adaptará a estos cambios lumínicos y mostrará las sombras correctas donde estarían si se tratase de un objeto real. Al mover el haz de luz, la iluminación del objeto virtual variará en tiempo real. Esta característica podrá estar presente en todo tipo de aplicaciones, como videojuegos en los que la luz interactuaría de forma natural con los personajes cuando, por ejemplo, abandonen una sala oscura y salgan al exterior.

Pero la luz no es la única característica con la que Metaio quiere aumentar el realismo de este tipo de experiencias. La compañía también trabaja en un software que permite que al colocar la imagen virtual en el espacio, esta respete el lugar que ocupan el resto de objetos reales. El avance también facilitaría el trabajo de diseñadores y arquitectos que podrían visualizar cómo quedarían sus ideas en el entorno real.

Para lograrlo, el software mide la distancia a la que se encuentran los elementos de la sala y su volumen a través de una cámara 3D. Por el momento, los dispositivos inteligentes que abarrotan el mercado no cuentan con cámaras de este tipo, pero empresas como Google y Dell ya están trabajando en miniaturizarlas para que puedan incorporarse en cualquier smartphone o incluso unas gafas inteligentes. Uno de los desarrolladores de Metaio, Daniel Kurz cree que “seguramente el año que viene ya puedan incluirse en el software de RA para crear nuevas aplicaciones, y por supuesto en el catálogo de Ikea”.

Con la suma de estos avances, pronto será posible diseñar una habitación con todos los muebles deseados de manera orquestada y sin que estos se superpongan entre sí. La app mostrará cómo quedaría el conjunto decorativo con el resto del espacio y de acuerdo con la iluminación real sin tener que salir de casa. ¿Acabará este nivel de realismo con las excursiones necesarias para recorrer cada rincón expositivo de las tiendas de Ikea?

Probadores virtuales

No solo los amantes de la decoración podrán beneficiarse de las nuevas posibilidades que ofrece la realidad aumentada. El congreso también ha presentado otras opciones de negocio como los probadores virtuales. Estas aplicaciones permiten a los usuarios probarse gafas, gorros, pendientes y pronto, maquillaje, gracias a la mejorada técnica de tracking.

El avance de esta tecnología permite que el reconocimiento facial sea cada vez más preciso. Para ello identifica los rasgos más destacables de la cara, como los ojos y las mandíbulas, para que los objetos virtuales se queden fijos en su posición correcta aunque la persona se mueva. Esto quiere decir que al superponer la imagen de unas gafas virtuales sobre una cara, la aplicación las mostrará siempre sobre la nariz y apoyadas en las orejas mientras que el consumidor gira la cabeza para ver cómo le quedan, sin que la imagen virtual se pierda o se separe del rostro.

A esta otra aplicación también podrá pronto añadirse el factor iluminación, para que la imagen se ajuste aún más al entorno natural, y en el caso del maquillaje, no se produzcan decepcionantes desajustes entre el diseño y el resultado final. Las posibilidades de combinar estas distintas tecnologías son infinitas, “tan solo hace falta encontrar los escenarios idóneos para que estas nuevas tecnologías puedan hacer nuestras vidas más fáciles y cambiar la forma en que compramos, diseñamos y vivimos”, según aseguró en la conferencia el cofundador de Metaio, Peter Meier.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. El mejor sensor en tiempo real contra los terremotos son las personas

    Una investigación revela que el trabajo colaborativo ciudadano a través de tuits y de accesos a las páginas de alerta sismológica ayuda a los mecanismos tradicionales a identificar las zonas afectadas y el nivel de la sacudidas, lo que aceleraría el despliegue de la asistencia y, finalmente, podría salvar vidas

  2. Google descubre que todos los chips son vulnerables a Spectre y Meltdown

    El malware suele aprovecharse de errores de codificación y diseños deficiente. Pero esta investigación revela un defecto básico en la propia naturaleza de la computación que podría hacer que algunas amenazas sean imposibles de solucionar

  3. El hombre que ayudó a que el Apolo 11 no se estrellara contra los rusos

    En la década de 1960, nadie quería depositar toda su confianza en los cálculos que hacían los ordenadores para llegar hasta la Luna. Así que un equipo de matemáticos supervisaba todas las operaciones. Uno de ellos fue Dennis Sager y esta es su historia