.

Móvil

La tecnología háptica quiere destronar a la vibración del móvil

Añadirla a relojes inteligentes permite engañar al tacto para que sienta texturas que no existen y hasta el zumbido de un helicóptero

  • por Rachel Metz | traducido por Francisco Reyes
  • 24 Febrero, 2015

Las oficinas de Immersion en San José, California (EEUU), podrían ser el lugar más táctil que he visto nunca. En las paredes de una sala de conferencias hay tabletas, teléfonos inteligentes, relojes inteligentes y otros dispositivos con la capacidad de estimular el sentido del tacto.

Estoy aquí para experimentar una tecnología que puede ir mucho más allá de la a veces molesta vibración que suele usarse como respuesta táctil en los dispositivos actuales, como en los teléfonos inteligentes. Immersion y otras empresas están empezando a lanzar una nueva ola de técnicas de respuesta háptica más reales. Podrían mejorar nuestros teléfonos inteligentes y tabletas, y llegar a tener una importancia crucial en nuevos dispositivos como los cascos de realidad virtual y los relojes inteligentes. Apple ha posicionado la respuesta háptica como parte central de su reloj inteligente, que se lanzará en abril, presumiendo de que va a llamar tu atención haciendo que sientas un ligero toque en la muñeca, en vez de una tosca vibración.

Parte de la última tecnología de Immersion puede hacer que los vibradores de los dispositivos existentes produzcan una sensación más detallada. El otoño pasado, la compañía lanzó un software que los fabricantes de aplicaciones pueden utilizar para hacerte sentir cosas como explosiones o el zumbido de las aletas de un helicóptero mientras sostienes en la mano el teléfono inteligente.

Esta tecnología ya se usó en una promoción para la última temporada de la serie de televisión Homeland en aplicaciones de la cadena por cable Showtime y el sitio de noticias Slate. Según el vicepresidente de Experiencia de Usuario de Immersion, Chris Ullrich, muy pronto saldrá más contenido que utilice la tecnología, incluyendo anuncios.

Immersion también ha desarrollado una forma de engañar a los dedos al deslizarlos sobre una pantalla táctil para que parezca que se sienten texturas que realmente no existen. Al pasar el dedo por la pantalla de una tableta en el laboratorio de ingeniería de la empresa, sentí una paleta de sensaciones distintas, como la rugosidad de la grava, las protuberancias de una alfombra o los saltos en una reja de metal.

Esas sensaciones cambiantes se lograron mediante una capa conductora especial en la pantalla táctil del dispositivo que altera la atracción electrostática entre el dedo y la pantalla, lo que produce una sensación de fricción. Algunas compañías, como Tangible Haptics, una start-up en fase inicial, ya están construyendo productos utilizando la tecnología electrostática. Creen que se puede utilizar para ayudar a los conductores a usar pantallas en el coche sin quitar los ojos de la carretera.

Otra start-up, Tactical Haptics, está trabajando en una tecnología para dar realismo físico a la experiencia de usar un casco de realidad virtual como el Oculus Rift. En su espacio de trabajo de Palo Alto (EEUU), el fundador y director ejecutivo Will Provancher y el ingeniero de software Michael Jones me sentaron en una silla de escritorio, me pusieron un casco de Oculus Rift en la cara, me colocaron unos auriculares y luego me dieron su último prototipo. Es un controlador de juegos amarillo y negro que incluye la tecnología de "agarre reactivo" de la compañía. Unas placas deslizantes en el mango del controlador ejercen fuerzas en las manos para imitar la sensación de interactuar con objetos reales.

En un sencillo juego de disparo, el controlador saltaba como lo haría un arma cada vez que apretaba el gatillo. En una demostración más compleja, sostuve un controlador en cada mano para agarrar y mover cubos de diferentes tamaños. La variación de la resistencia en los controladores me daba la sensación de que tenían pesos distintos.

Aunque los controladores son todavía bastante voluminosos, con un cuerpo impreso en 3D y un controlador sensible al movimiento Sixense Razer Hydra incorporado, me pude imaginar una versión más elegante que acabara convirtiéndose en parte importante de una experiencia de realidad virtual inmersiva.

A pesar de estos avances técnicos a la hora de engañar a nuestro sentido de la realidad física, las empresas que trabajan en la tecnología de respuesta táctil aún se enfrentan a varias dificultades importantes. Una de ellas es minimizar la latencia, el tiempo que transcurre entre tocar algo y sentir una respuesta. El sistema nervioso humano es lo suficientemente sensible para que incluso un retraso de varios milisegundos se sienta demasiado lento, señala el profesor Vincent Hayward, que estudia háptica en el Instituto de Sistemas Inteligentes y Robótica de la Universidad Pierre y Marie Curie de París (Francia).

El hecho de que podamos hacer distinciones con gran detalle, por ejemplo entre el tacto del papel "barato" y el "bueno", también sugiere que será muy difícil para cualquier dispositivo háptico engañar totalmente nuestro sentido del tacto, afirma Hayward. "Crear una sensación táctil adecuada no es algo sencillo, y a menudo se subestima", asegura.

Al margen de los problemas técnicos, los fabricantes de dispositivos han demostrado hasta ahora muy poco interés en la tecnología háptica, ya que no se han dado demasiados casos de uso práctico convicente.

Eso dificulta que las nuevas tecnologías hápticas logren hacerse un hueco. El cofundador y presidente de Tangible Haptics, Ed Colgate, afirma que sin pruebas de que la gente realmente quiera una mejor respuesta física, los fabricantes de dispositivos son reacios a invertir en ello.

"No puedes hacer que la gente experimente la háptica con aplicaciones interesantes a menos que haya algo con que la puedan experimentar", asegura Colgate. "Es la historia del huevo y la gallina".

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. A falta de compradores, Google pone su reloj inteligente al servicio de la ciencia

    El aparato sólo muestra la hora y la fecha al usuario, pero recopila muchos datos de salud que serán empleados en grandes investigaciones para monitorizar a enfermos de Parkinson e incluso a personas sanas para detectar patrones

  2. Tu avatar virtual ya imita tus expresiones gracias a esta máscara facial con electrodos

    Puede que aumentar la personalidad de los personajes virtuales sea el elemento que falta para popularizar la tecnología. O tal vez no, al fin y al cabo hay que añadir un elemento más a los ya pesados y grandes (y caros) cascos

  3. España detiene a uno de los grandes capos de las redes de botnets

    El hacker ruso Peter Levashov está acusado de liderar la red Keilhos, que llegó a controlar hasta 100.000 dispositivos. Mientras las autoridades españolas le detenían en Barcelona, el FBI logró inhabilitar la red