.

Computación

Una nueva técnica produce hologramas como el de la princesa Leia

1

La start-up hará una demostración de su tecnología en el MWC, que podría permitir a los móviles mostrar hologramas a todo color

  • por Mike Orcutt | traducido por Lía Moya
  • 26 Febrero, 2015

Foto: Un "holomódulo" de venticinco centímetros cuadrados será el primer producto comercializado por Leia.

En una famosa escena de La guerra de las galaxias, la princesa Leia hace que R2D2 reproduzca un mensaje de vídeo holográfico en medio del aire en el que pide ayuda a Obi-Wan Kenobi. Según David Fattal, en un futuro próximo, los smartphones y otros dispositivos móviles podrán mostrar algo muy parecido.

La empresa de Fattal, bautizada muy apropiadamente como Leia, hará una demostración de su nueva pantalla en 3D la semana que viene el Congreso Mundial del Móvil que se celebra en Barcelona (España). Más adelante este mismo año planea lanzar un pequeño módulo de pantalla capaz de producir imágenes 3D en color y vídeos, visibles desde 64 puntos de vista distintos sin necesidad de usar gafas especiales.

La clave de la tecnología de Leia reside en un invento de Fattal que aprovecha los avances en la capacidad para controlar a nanoescala el camino que sigue la luz. Fattal desveló el concepto, que la empresa denomina "luz de fondo multivistas", por primera vez en un  artículo de la revista Nature publicado hace dos años (ver Innovadores menores de 35: David Fattal, 33). En aquel momento Fattal era investigador en HP Labs y su trabajo se aplicaba a las interconexiones ópticas, que permiten a los ordenadores intercambiar información codificada en forma de luz. Pero se dio cuenta de que esta idea también se podía usar para mostrar imágenes holográficas, y dejó Hewlett Packard para ahondar en ella.

Las interconexiones ópticas dependen de estructuras a nanoescala llamadas redes de difracción que hacen que los rayos de luz que impactan en ellas viajen en direcciones concretas dependiendo del ángulo con el que llegan. A Fattal se le ocurrió que en vez de usar redes para mandar la luz por un cable para transmitir datos, podía diseñarlas para que enviaran la luz en direcciones concretas en el espacio, y que eso podría ser la base de una pantalla holográfica en 3D.

Leia ha refinado el diseño inicial de Fattal para mejorar la calidad de la imagen y también ha creado una forma de que los hologramas surjan de una pantalla de cristal líquido (LCD) convencional. Resulta impresionante porque significa que la tecnología está lista para comercializarse, explica el profesor de ingeniería de la Universidad de Stanford (EEUU), Gordon Wetzstein, que estudia tecnologías de pantalla de nueva generación.

Cada pantalla LCD estándar tiene un componente denominado luz de fondo compuesto por dos partes, una fuente de luz y una "guía de luz" hecha de plástico y pegada a la primera. La guía de luz dirige la luz hacia los píxeles de la pantalla y las imágenes aparecen en la pantalla cuando el LCD bloquea selectivamente distintas cantidades de luz en cada píxel. 

Básicamente, Leia ha sustituido la guía de luz estándar por una mucho más sofisticada que tiene redes a nanoescala. La nueva guía de luz tiene un control mucho mayor sobre la dirección en la que viaja la luz antes de llegar a los píxeles. En vez de limitarse a guiar toda la luz de forma uniforme, como en una pantalla convencional, puede dirigir un único haz de luz a un píxel dado de la pantalla. Leia configura el LCD para enviar 64 imágenes distintas, cada una de ellas producida por una 64ª parte de los píxeles disponibles, y mezcla esas imágenes de tal forma que el cerebro del observador percibe un holograma completo. En el proceso se pierde un poco de resolución, lo que podía dificultar su adaptación a pantallas más grandes, pero los dispositivos móviles actuales tienen una resolución tan alta que los usuarios no lo notarán, Afirma Wetzstein.

La empresa tiene intención de lanzar un pequeño módulo de pantalla en un mercado asiático en busca de los primeros usuarios, que podrían empezar a desarrollar nuevas aplicaciones y contenido.

La mayor duda a la que se enfrentan todas las pantallas en 3D, sobre todo después del fracaso de la última ola de televisiones 3D es qué hará falta para convencer a la gente de que se gasten el dinero en ellas. Los juegos móviles parecen la oportunidad más evidente.

Leia ha construido un recurso en línea que los desarrolladores pueden usar para convertir gráficos y animaciones en 3D ya existentes en contenido compatible con su luz de fondo. Un creador de contenido puede importar un gráfico o una animación 3D que ya se use en la web o en un juego, y la herramienta de Leia la descompone automáticamente en las 64 imágenes necesarias para generar un holograma.

Los vídeos holográficos como el de la princesa Leia en la película aún no son completamente posibles. Mientras que en la película parecía que la imagen se podía ver desde cualquier punto, la tecnología de Fattal permite ver el holograma dentro de un arco de 60º y para eso además es necesario colocar 64 cámaras. En el Congreso Mundial del Móvil Fattal piensa demostrar un chat de vídeo en tiempo real para el que hará falta una aparatosa serie de cámaras. Fattal cree que esta instalación podría reducirse a un servicio específico, como una serie de cámaras colocadas en la parte de atrás de una televisión que grabasen imágenes de la persona mirando a la pantalla y las enviasen por internet a otra pantalla donde formarían un holograma. "Eso es algo completamente factible en un futuro no muy lejano", afirma.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. El cerebro procesa las palabras que más usa de forma distinta al resto

    Los patrones de frecuencia de 50 idiomas demuestran que el lenguaje depende de un proceso dual. Los términos más frecuentes se procesan instintivamente mientras que los menos usados requieren un pensamiento racional. El hallazgo podría ser clave para el procesamiento del lenguaje natural

  2. Aislar el protocolo de consenso podría revolucionar 'blockchain'

    Las grandes debilidades de los contratos inteligentes en cadenas de bloques, como su falta de confidencialidad y sus limitaciones de ejecución, podrían solucionarse con este enfoque de la 'start-up' Oasis Lab, cuya idea ya ha recaudado casi 40 millones de euros en inversiones

  3. La computación a exaescala busca máquinas pero también aplicaciones

    Mientras los ordenadores cuánticos funcionales siguen intentando despegar, los países compiten en el terreno de la supercomputación. Los primeros superordenadores a exaescala podrían llegar en 2021, pero también hacen falta programas especializados para que sean realmente útiles