.

Computación

Mayor realismo para los mundos virtuales

1

Una 'start-up' usa técnicas empleadas en actividades comerciales de alta frecuencia para crear mundos simulados más realistas

  • por Simon Parkin | traducido por Francisco Reyes
  • 06 Abril, 2015

Foto: Imagen conceptual del juego Worlds Adrift, que está siendo desarrollado utilizando la tecnología de Improbable.

¿Qué nuevas posibilidades podrían abrirse dentro del diseño de videojuegos, y otros campos, cuando un número ilimitado de personas puedan habitar al mismo tiempo un mundo virtual verdaderamente realista?  Esta es sólo una de muchas preguntas que Improbable, una compañía que está desarrollando un nuevo entorno para crear mundos virtuales de escala y complejidad sin precedentes, espera poder responder.

La tecnología también podría usarse para crear simulaciones del mundo real que revelen, por ejemplo, el efecto que tendría cerrar una importante estación de tren durante una epidemia, o cómo un cambio radical en la política de vivienda de un gobierno podría afectar a la infraestructura del país.

Improbable ha desarrollado técnicas que hacen posible compartir grandes cantidades de información entre varios servidores de forma casi instantánea. Esto permitirá que muchos más jugadores de lo que es actualmente posible puedan experimentar juntos un mundo virtual. También permitirá interacciones físicas más realistas en esos mundos. Hoy día, incluso en los mundos virtuales más elaborados, algunos personajes y objetos no pueden interactuar debido a la potencia de cálculo que se requeriría.

Según el director general y cofundador de Improbable, Herman Narula, los mundos virtuales ya no parecerán estar hechos de "cartón". Con la tecnología de Improbable, los objetos y entidades podrán permanecer en el mundo virtual persistentemente, incluso cuando no haya jugadores humanos cerca (en la actualidad, la mayoría de los mundos virtuales esencialmente se congelan cuando no están ocupados). Además, las acciones realizadas en una parte del juego podrían tener implicaciones más tarde o en otro lugar.

Los mundos virtuales ya suelen ser bastante grandes. Por ejemplo No Man's Sky, el nuevo juego generado por procedimientos, presenta una galaxia virtual demasiado grande para ser explorada por cualquier ser humano durante su vida (ver 'No Man's Sky', un universo casi infinito creado con algoritmos). Pero aunque nos asombren las dimensiones de su geografía, las limitaciones de hardware y software hacen que estos mundos no tengan la complejidad que deberían.

Foto: Herman Narula, director general de Improbable.

"En la actualidad, los desarrolladores de juegos toman muchos atajos", afirma Narula. El proceso de Improbable esencialmente ofrece a los desarrolladores acceso a "mucha más potencia que la que hayan tenido jamás", asegura.

Los juegos en línea a gran escala suelen construirse con varios "fragmentos" o instancias idénticas del mundo habitadas por unas 10.000 personas como máximo, antes de que la complejidad computacional de mantener el mundo se haga demasiado grande. Una vez que el mundo está "repleto" los nuevos jugadores son enviados a un fragmento diferente.

Narula afirma que la tecnología de Improbable es diferente. En teoría, un número ilimitado de jugadores podrá ocupar el mismo mundo y, quizás lo más importante para los diseñadores que quieran ofrecer a los jugadores formas interesantes de interactuar unos con otros, "todo el mundo verá pasar las mismas cosas en la pantalla en el mismo preciso instante", afirma.

La compañía con sede en Londres (Reino Unido), fundada por un grupo de científicos informáticos de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), recientemente recibió 20 millones de dólares (18,2 millones de euros) de financiación de Andreessen Horowitz, una firma de capital de riesgo que ha invertido en start-ups como Twitter y Oculus VR. Este dinero, según Narula, ayudará a la compañía a añadir más ingenieros a su equipo de 50 miembros, y a aumentar su infraestructura. A finales de este año se lanzarán los primeros juegos que usen la tecnología, señala.

La tecnología, que ya funciona con herramientas populares para la construcción de juegos y mundos virtuales como Unity y Unreal, ofrecerá a los estudios más pequeños e incluso a programadores individuales de juegos acceso a funciones que normalmente sólo están disponibles para grandes equipos con ingenieros altamente especializados. Improbable planea vender a los desarrolladores de juegos el acceso a su plataforma.

El creador del famosísimo juego en línea Day Z, en el que los jugadores luchan por sobrevivir en un paisaje post-apocalíptico, está en mitad de un proyecto que utiliza Improbable, un proceso al que él se refiere como "lo más emocionante que he hecho". Los consumidores de videojuegos no tendrán que instalar plug-ins adicionales o hardware especial: el juego se ejecutará como cualquier otro.

Improbable también está trabajando con investigadores de la Universidad de Oxford (Reino Unido) que esperan crear un modelo del suministro de energía del país, que incluya desde una tubería de gas en cualquier casa hasta una vista nacional de toda la red eléctrica. "Hoy día, esto no es factible", afirma Narula.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Tres preguntas sin respuesta sobre la moneda virtual de Facebook

    El gigante tecnológico lanzará en 2020 su propia divisa, Libra.  Solo algunas compañías participarán en la red que validará las transacciones al principio, lo que choca con la filosofía descentralizadora de las criptomonedas. Su funcionamiento futuro, su escalabilidad o el beneficio real para Facebook son algunas incógnitas

  2. Los anfiteatros romanos actúan como capas de invisibilidad sísmica

    Este hallazgo explicaría cómo estos edificios han resistido en pie durante tanto tiempo a pesar de estas ubicados en zonas de gran actividad sísmica. También revelaría por qué la Torre Latinoamericana de México ha sobrevivido a tantos terremotos

  3. 27 millones de euros más para que Ethereum cumpla su promesa

    La Fundación Ethereum financiará distintos proyectos para reformar su cadena de bloques y fomentar su descentralización. Si alcanza la fiabilidad y eficiencia necesarias, podría ser justo lo que hace falta para llevarnos al futuro de la economía descentralizada