.

Computación

Freight y Fetch: 'robomozos' de almacén que ni roban ni necesitan calefacción

1

Estos robots podrían sustituir totalmente a los humanos. Su coste no es elevado y las pérdidas que generan son menores

  • por Tom Simonite | traducido por Francisco Reyes
  • 30 Abril, 2015

Foto: Un robot capaz de coger artículos de estanterías y su compañero, diseñado para transportar elementos de forma eficiente, pueden trabajar junto a trabajadores de almacén humanos o reemplazarlos por completo, según la start-up Fetch Robotics.

A medida que Melonee Wise camina hacia una fila de estanterías repletas de galletas, pastillas de jabón y otros productos envasados ​​en un rincón de su taller, junto a ella se desliza un robot bajito y con ruedas que lleva una caja de plástico, como si fuera un perro tras su dueño.

Hay algo entrañable en la forma en que el robot, que le llega por la rodilla, se mantiene con diligencia a un paso o dos por detrás de Wise a medida que ella cambia de ritmo, se gira o se detiene, pero estamos hablando de un robot de trabajo, no de un juguete. La start-up de Wise, Fetch Robotics, ha diseñado el robot, llamado Freight, como compañero de trabajadores de almacén. Ella está haciendo la demostración en un almacén falso en un rincón de las oficinas de Fetch, pero en una docena de empresas que están trabajando con la start-up probando su idea, ya hay seres humanos formando equipo con robots Freight.

Freight está diseñado para ayudar a los recolectores de estanterías, que van por los almacenes cogiendo objetos de las estanterías para hacer cosas como, por ejemplo, cumplir los pedidos de compras en línea. Los trabajadores recorren el almacén recogiendo objetos de los estantes, y los ponen en la caja que lleva el robot. Cuando se completa un pedido, con un toque en el smartphone se puede ordenar al robot que lleve la carga a su próximo destino.

Wise señala que colegas robot como estos podrían facilitar el trabajo a los recolectores de estanterías, que caminan hasta 15 millas (24 kilómetros) al día en algunos grandes almacenes. Estos puestos de trabajo se abandonan con mucha frecuencia, y los gestores de almacén tienen dificultades para cubrir puestos, señala Wise. "Podemos aligerar esa carga y hacer que se centren en cosas que a los seres humanos se les dan bien, como coger objetos de los estantes", asegura.

Sin embargo, la compañía de Wise también está trabajando en un segundo robot diseñado para hacer bien esa tarea. Tiene un brazo largo y articulado con una pinza, está montado sobre una base con ruedas y tiene una "cabeza" movible con una cámara de profundidad similar a la del controlador de juegos Kinect. Este robot, llamado Fetch, está diseñado para caminar por un área particular de estanterías, bajar objetos y colocarlos en una caja cargada por un robot Freight.

Hay almacenes que ya usan robots, pero por lo general de forma limitada y sin mucho contacto directo con los humanos. El robot Freight de Fetch tiene una apariencia similar a los robots fabricados por Kiva Systems, una empresa de robótica de almacén adquirida por Amazon en 2012 (ver En los almacenes, los robots de Kiva llevan el peso). Sin embargo, los robots de Kiva mueven estantes completos, lo que significa que habría que rediseñar el almacén para adaptarlo a ellos. Navegan mediante la búsqueda de pegatinas con códigos de barras pegadas al suelo.

Los robots de Fetch navegan utilizando un escáner láser, y están diseñados para integrarse en las operaciones de los almacenes existentes con pocas alteraciones, asegura Wise. Para crear un mapa de un almacén, la empresa usaría un controlador de juegos para hacer que el robot Freight caminara por el lugar varias veces. Después de anotar el mapa, los robots podrían encontrar los caminos por su cuenta, utilizando los datos en 3D de su escáner láser para localizarse a sí mismos y evitar obstáculos.

Aún no se sabe el precio exacto, en parte porque Fetch Robotics ha empezado hace muy poco a fabricar los robots. Sin embargo Wise señala que cada uno sólo debería costar varias decenas de miles de dólares, mucho menos de lo que costaría contratar a seres humanos, afirma. Los robots "no toman descansos para ir al baño, para comer ni para fumar, ni se cansan", añade. Un almacén que funcione principalmente con robots de Fetch también podría ser capaz de reducir el uso de aire acondicionado en verano y calefacción en invierno, ya que a los robots les importan menos las temperaturas de trabajo. Además, usar robots también podría reducir lo que los gestores de almacén denominan eufemísticamente como "disminución". "Los robots no roban", concluye Wise.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. La radiación cósmica destruye los cúbits superconductores en milisegundos

    Los componentes básicos de la computación cuántica son tan sensibles que, incluso a niveles bajos, estos rayos provocan su decoherencia. Aunque el hallazgo podría contribuir a la búsqueda de materia oscura, obligará a revestir los ordenadores cuánticos de hormigón o a instalarlos bajo tierra

  2. Criptografía reticular, el cifrado a prueba de ordenadores cuánticos

    La inminente llegada de la computación cuántica amenaza con destruir los métodos tradicionales de cifrado que usamos actualmente. Por ello, distintos grupos trabajan en nuevos enfoques poscuánticos capaces de resistir a estas máquinas. Este es el más prometedor hasta la fecha 

  3. Un nuevo chip inspirado en el cerebro distingue 10 olores diferentes

    Su diseño basado en la estructura y la actividad eléctrica del cerebro, un enfoque conocido como chip neuromórfico, ha aprendido a diferenciar fragancias con gran precisión y pocos ejemplos de entrenamiento. El siguiente paso será replicar el comportamiento de la vista y tacto