.

Computación

Una 'start-up' ofrece 'apps' gratuitas a cambio de publicidad

1

A través de mCent serán los desarrolladores los que cubran el coste que pagan los usuarios por descargar y utilizar una aplicación

  • por David Talbot | traducido por Francisco Reyes
  • 07 Mayo, 2015

La aplicación Internet.org de Facebook ha generado controversia en la India, ya que utilizaría un concepto conocido como "tráfico gratuito" para dar a la gente acceso libre a Facebook y a otros sitios web seleccionados, como Wikipedia, a través de un operador (ver Los gigantes indios se rebelan contra el programa de Facebook de acceso gratis a internet). Pero una start-up asegura tener una forma de ampliar (y democratizar) notablemente esta idea del uso gratis de internet.

El nuevo sistema anunciado ayer por Jana, una start-up de Boston (EEUU), hará posible que cualquier desarrollador de aplicaciones cubra el coste que pagan los usuarios por descargar y utilizar una aplicación. Este coste se acredita en las facturas de los usuarios finales, que además consiguen tiempo de conexión adicional que pueden utilizar para cualquier actividad en línea.

El servicio de Jana, implementado a través de una aplicación Android llamada mCent, podría tener un gran impacto ya que Jana no hará de supervisor ni lo restringirá a un único operador. "No nos interesa sólo tener Facebook y Wikipedia gratis, sino ofrecer internet de forma gratuita a todo el mundo, así que le estamos dando a la gente la capacidad de recibir crédito en sus cuentas para utilizarlo en cualquier cosa", señala el fundador y director general de Jana, Nathan Eagle.

Por su lado, Facebook ha revisado su propio plan. Frente a las críticas de que la aplicación Internet.org viola el concepto de neutralidad de la red, el fundador de la compañía, Mark Zuckerberg, dijo este lunes que estaba ampliando el plan en la India para que cualquier desarrollador pudiera ofrecer una aplicación a través de Internet.org si cumple ciertas pautas. Cerca de un millón de indios habían enviado correos electrónicos a la Autoridad Reguladora de Telecomunicaciones pidiéndole que no aprobara el plan.

Jana cuenta con una base única para ofrecer su servicio. Tiene relaciones con 237 operadores de telefonía móvil. Es así como acreditará las cuentas de los clientes. "La razón por la que esto no ha ocurrido antes es porque nos hemos pasado los últimos ocho años construyendo una infraestructura para conectarnos con cientos de operadores móviles [sistemas de facturación]", afirma Eagle. "Esto reduce las barreras para los desarrolladores de aplicaciones".

La tecnología de Jana se inició en 2006 como forma de reembolsar a los trabajadores sanitarios en lugares remotos en Kenia por el tiempo de conexión que usaban enviando datos de salud a un ministerio del Gobierno utilizando sus teléfonos móviles. El concepto se amplió más tarde con un servicio para teléfonos de gama básica que ofrecía tiempo de conexión gratis para aquellos usuarios que rellenaban encuestas de marketing.

En 2014 Jana amplió esta idea aún más con mCent. Se lanzó el año pasado y en un principio se diseñó para compensar a los consumidores por el uso de datos asociado a la descarga (pero no utilización) de aplicaciones como Twitter, Amazon y Tencent en China, entre muchos otros servicios. Casi 25 millones de personas se han registrado para usar la aplicación, que está disponible en 15 países, entre ellos India, Indonesia, Nigeria y Brasil.

La novedad anunciada ayer es que detecta y reembolsa el uso real de aplicaciones, creando un servicio de "tráfico gratuito" completo.

Si un desarrollador de aplicaciones se convierte en cliente de Jana, la app se presenta a través de mCent y se anuncia en el teléfono del usuario. Jana cobra tarifas de forma similar a como lo hacen las redes de anuncios. Esencialmente, Jana anuncia la aplicación de un cliente entre los teléfonos inteligentes de los usuarios en proporción al dinero que haya desembolsado el desarrollador de la aplicación, convirtiéndose en una especie de sistema de subastas.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Starlink: la solución a la brecha digital que casi nadie podrá pagar

    Aunque la tarifa mensual para acceder a internet con sus satélites LEO resulta asequible, requiere un alto precio de instalación inalcanzable para muchos, a pesar de que SpaceX lo vende en pérdidas. Necesitará aumentar su base de clientes para ser rentable y económico, pero eso reducirá la velocidad para todos

  2. Disfraces hacker y banderas falsas para camuflar ciberdelitos internacionales

    Muchos piratas informáticos intentan disfrazar sus ataques para que parezcan culpa de otros países, pero sus objetivos finales y técnicas siempre les acaban delatando. El último caso es el del grupo hacker chino que se hizo pasar por iraní para atacar al Gobierno de Israel y a sus empresas tecnológicas

  3. La doble moral de Apple con su tecnología contra la pornografía infantil

    Ante las críticas y preocupaciones sobre los malos usos que se podrían dar a la herramienta, el gigante afirma que el software puede ser analizado libremente por los investigadores. Sin embargo, ha invertido mucho para evitar justo eso y ha demandado a una empresa que ofrece un servicio para hacerlo