.

Computación

Google crea telas inteligentes para trabajar en las pantallas más pequeñas

1

También ha creado un sensor virtual controlable con el roce de los dedos índice y pulgar. Levi Strauss ya ha mostrado su interés

  • por Tom Simonite | traducido por Teresa Woods
  • 02 Junio, 2015

Foto: Este retal de tela incorpora una red de hilos conductores que, cuando esté conectado a dispositivos electrónicos, le permite actuar como una pantalla táctil.

Muchos usuarios se frustran con pequeños dispositivos como los relojes inteligentes a causa de sus pequeñas teclas o dificultades para operar la pantalla táctil. Google propone dos posibles soluciones para este problema digital: controlar los dispositivos mediante el roce del dedo índice contra el pulgar, o pasando el dedo por una red de hilos conductores incorporados al tejido de la ropa.

La primera de estas ideas funciona gracias a un diminuto sensor de radar que se podría integrar dentro de un reloj inteligente, por ejemplo, para detectar incluso ligeros movimientos de las manos a distancia y hasta a través de la ropa. Levi Strauss ha anunciado que está trabajando con Google para incorporar paneles de tela táctil a su ropa. Los nuevos proyectos fueron desvelados en la conferencia anual de desarrolladores de Google, celebrada el pasado viernes en San Francisco (EEUU), por uno de los líderes del programa, que forma parte del grupo de investigación de Google de Proyectos y Tecnología Avanzados, Ivan Poupyrev.

El prototipo actual del sensor de radar de Google mide aproximadamente dos centímetros cuadrados. Puede detectar movimientos ligeros de las manos a distancias de entre cinco centímetros y cinco metros.

Poupyrev demostró cómo podía hacer girar un dial virtual al trazar un círculo con el pulgar sobre la yema del dedo índice. Un movimiento lateral repetido de su pulgar sobre el dedo índice desplazaba el cursor por una lista de opciones.

"Podrías usar tu teclado virtual para controlar el mapa de tu reloj inteligente o un dial virtual de emisoras de radio", dijo Poupyrev. "Tu mano se puede convertir en una interfaz independiente de control remoto, siempre disponible, fácil de utilizar, y muy, muy ergonómico. Podría representar el único interfaz de control que necesitaras para disfrutar de la tecnología ponible".

Poupyrev también demostró cómo, mediante el mismo movimiento realizado en distintos sitios, puede controlar distintas acciones. Utilizó el gesto de desplazamiento para ajustar la hora de un reloj digital, y entonces, alzando la mano un poco más, cambió los minutos del reloj.

No proporcionaron información adicional acerca de qué otros tipos de dispositivos podrían incorporar este sensor de radar, pero Poupyrev sí explicó que los sensores se pueden producir a gran escala, y nos enseñó una oblea de silicio, fabricada por la empresa Infineon, cubierta de docenas de sensores.

La tecnología de tejido táctil de Google se basa en una nueva forma de confeccionar la fibra conductora, diseñada por Poupyrev y su equipo como parte de una iniciativa a la que Google ha designado como "Proyecto Jaquard". Los hilos conductivos ya existían en el mercado con anterioridad, pero sólo en color gris nos comenta. Google ya ha desarrollado la manera de trenzar fibras delgadas de cobre con fibras textiles de cualquier color para crear una tela conductora que se puede emplear en las fábricas textiles y confección de ropa existentes de la misma manera que hoy utilizan los hilos tradicionales, dijo Poupyrev.

"Queremos hacer prendas interactivas a escala para que todos puedan fabricarlas y todos puedan comprarlas", dijo Poupyrev, y mostró imágenes de telas elásticas e incluso semitransparentes que incorporan los hilos conductores.

Más que una alternativa a la tradicional pantalla táctil, los paneles táctiles de tela pretenden proporcionar una manera más rápida y sutil de interactuar con el móvil que llevamos en el bolsillo o con un dispositivo que llevas en la muñeca para, por ejemplo, descartar una notificación.

Poupyrev acercó su mano a lo que parecía un retal de tela normal para mostrar cómo una red de hilos conductores incorporada en ella detecta la presencia de su mano y también cuando lo tocó con un dedo. Incluso fue capaz de seguir el trazado de dos dedos distintos al mismo tiempo.

Levi Strauss ha acordado trabajar con Google en la integración de esta tecnología a la ropa, pero no se han proporcionado detalles acerca de cuándo podríamos esperar ver ropa táctil puesta a la venta.

Según Poupyrev, aún están trabajando para identificar la mejor manera de integrar la electrónica, la capacidad wifi, y las pilas a los paneles de tela táctil. La única demostración de cómo podría funcionar la tecnología dentro de una prenda lo proporcionó un video en el cual un sastre de la famosa Savile Row de Londres (Reino Unido) hizo una chaqueta con un panel táctil incorporado encima del puño de una de las mangas. Al deslizar un dedo por el panel, un smartphone cercano realizó una llamada. 

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Cómo el 'phishing' explota nuestro cerebro para engañarnos

    La autoridad del supuesto emisor del mensaje, su carga emotiva e incluso la propia felicidad del internauta disminuyen su capacidad de alerta ante este tipo de ciberataque, que cada vez resulta más efectivo y popular. Pero para solucionarlo hace falta implantar una doble autenticación 

  2. El telescopio de mejor calidad-precio usaría la atmósfera como lente

    Bautizado como "terrascopio", este dispositivo teórico podría equiparar la potencia de un telescopio terrestre de 150 metros de diámetro por una fracción de su coste. Con el planeta actuando como lente, la luz enfocada se amplificaría por un factor de 45.000 durante un tiempo de exposición de 20 horas

  3. La diminuta empresa de cohetes que inspiró a Elon Musk

    Esta es la historia de Masten Space Systems, cuyo cohete Xombie fue el primero capaz de despegar y aterrizar en vertical. A pesar de los apuros que ha pasado esta diminuta compañía, los nuevos programas de la NASA podrían ayudarle a competir con los grandes