.

Computación

Magic Leap necesita diseñar un milagro tecnológico

1

Para convertir su prototipo de gafas de realidad aumentada en producto, requiere avances en fotónica que son duros hasta para Intel

  • por Katherine Bourzac | traducido por Teresa Woods
  • 15 Junio, 2015

La start-up Magic Leap está desarrollando un dispositivo portable que afirma que hará que se cumpla la promesa de la realidad aumentada: la superposición de información, personajes de animación y otros elementos virtuales sobre lo que vemos en el entorno real. Además, Magic Leap quiere crear esta experiencia de forma natural, sin causar fatiga visual. En vez de transportarte a un mundo virtual, las gafas de Magic Leap te permiten ver objetos virtuales dentro de tu mundo (ver: TR10: Magic Leap redefine la realidad).

Pero la empresa aún mantiene su tecnología en secreto; sólo un puñado de personas, que incluyen un editor sénior de la revista MIT Technology Review, han podido ver los prototipos. Representantes de la empresa y personas que han podido probarlos parecen, para los gruñones y los no iniciados, seguidores de una secta que practica el consumo ritual de alucinógenos y cuyos textos sagrados son La Guerra de las Galaxias y Snow Crash (cuyo autor, Neal Stephenson, es el "futurista ejecutivo" de Magic Leap).

Desde el escenario de la conferencia EmTech Digital de MIT Technology Review celebrado hace dos semanas en San Francisco (EEUU), los ejecutivos de Magic Leap hablaron de fotones "especiales" y escuelas de entrenamiento de magos. También se les escapó un poco de información que sugiere que se les avecinan dificultades a la hora de trasladar el prototipo a producto.

El fundador y CEO de la compañía, Rony Abovitz, dijo que Magic Leap está haciendo un chip de campo luminoso que emplea la fotónica de silicio. En una entrevista realizada por el jefe de redacción de MIT Technology Review Jason Pontin, Abovitz explicó que han desarrollado técnicas innovadoras de fabricación y las están empleando en una línea de fabricación piloto en Florida (EEUU). Abovitz también dijo que la empresa "ha salido de la fase de I+D y está haciendo la transición hacia la intregración de productos".

El que Magic Leap sea capaz de crear ese producto dependerá de si puede escalar el nuevo proceso de fabricación de chips de fotónica de silicio – lo que supone una tarea enorme, incluso para los gigantes de los semiconductores. Los 592 millones de dólares (unos 528 millones de euros) de financiación de la start-up suponen una fortuna para una empresa en fase inicial, pero puede que necesiten mucho más para dar el salto a la comercialización de productos.

La fotónica de silicio es un término amplio que se refiere a los esfuerzos de la industria de los semiconductores de llevar (o al menos acercar) componentes ópticos a los chips actuales de silicio que funcionan por electrones. Componentes fotónicos pueden transportar más datos más lejos, sin calentarse y sin sufrir la degradación de la señal.

Integrarlos con componentes electrónicos existentes está resultando ser un reto de la ingeniería. En 2013, Intel anunció con mucho bombo que fabricaría fotónica de silicio a gran escala. Intel planea hacer enlaces ópticos de alta velocidad y bajo consumo para facilitar la transferencia de datos en torres de servidores, como las que se encuentran en Facebook. El pasado mes de febrero, sin embargo, Intel anunció que retrasaría el envío de su primera entrega de productos de fotónica de silicio debido a problemas con la fabricación de uno de los componentes. Fabricar hardware nuevo es extremadamente difícil incluso para Intel, una compañía que es sinónimo de silicio.

Expertos que siguen a la empresa dicen que Magic Leap parece estar apostando por la fotónica de silicio porque la tecnología proporcionaría mejoras drásticas en los dispositivos de realidad aumentada. Las típicas gafas de realidad aumentada utilizan espejos y divisores de haz para reflejar imágenes hacia el ojo desde una micropantalla. Consiguen el efecto 3D mostrando imágenes ligeramente distintas al ojo izquierdo y derecho. Esto se denomina 3D estereoscópico, y aunque actualmente se consigue con imágenes en movimiento producidas por LCD en lugar de las fotos estáticas utilizadas durante el siglo XIX, es una tecnología con limitaciones importantes. Enfrentarse con imágenes a derecha y izquierda que parecen estar a distancias ligeramente diferentes puede suponer, literalmente, un dolor de cabeza.

"Tu cerebro recibe puntos de vista conflictivos entre sí de lo que debes ver, y te produce un malestar físico", dice el investigador de Pantallas 3D de la Universidad de Stanford (EEUU), Gordon Wetzstein. "Magic Leap se propone solucionar este inconveniente".

Para eliminar estas señales conflictivas, Magic Leap debe haber encontrado la manera de mostrar simultáneamente no sólo una imagen a la izquierda y otra a la derecha, sino enviar múltiples imágenes al ojo izquierdo y múltiples imágenes al ojo derecho, dice Wetzstein. Esto permitiría que el ojo las enfoque de forma natural. Cuando representantes de la empresa hablan de la fotónica de silicio y chips de campo luminoso nanoestructurados y apilados, especula Wetzstein, probablemente se refieran a guías de onda de silicio apiladas. Wetzstein, que ha estudiado los patentes de Magic Leap, dice que estas guías de onda puede que sean transparentes con luz de ambiente, como una ventana de vidrio transparente, mientras que aumenten la realidad por la transmisión de imágenes virtuales complejas y naturalistas a las pupilas. Y todo el hardware que hace posible esto debe ser de un grosor relativamente fino para que Magic Leap cumpla con la promesa de un sistema portable.

Otros investigadores de imágenes creen que la empresa puede estar tramando algo aún más complejo. Para ellos, el uso por parte de la empresa de "la fotónica de silicio" y la "nanofabricación", e incluso el uso del término "chip" para describir sus gafas sugieren que no se trata de algo pasivo, como una sencilla guía de ondas. Puede que Magic Leap esté empleando algún tipo de modulador basado en el silicio para entallar la señal de la imagen, dice un investigador de imágenes computacionales de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte (EEUU), David Brady.

Hay poco que estén dispuestos a decir los que poseen conocimientos más directos de la tecnología de Magic Leap. Un portavoz de la empresa rehusó aclarar los comentarios hechos por Abovitz, diciendo que la empresa aún está operando en modo sigiloso. El director del Centro de Investigaciones Microelectrónicas de la Universidad de Tejas (EEUU), Sanjay Banerjee, confirmó que Magic Leap está utilizando las instalaciones de fabricación del centro. No quiso hacer comentarios acerca del tipo de dispositivos fotónicos que están fabricando, pero sí dijo que están haciendo polarizadores – un componente común en los monitores de cristal líquido empleados en sistemas de microproyección como los que contienen Google Glass. "No estoy autorizado a revelar lo que están haciendo, pero es una tecnología muy innovadora", dice Banerjee.

Pero dicha tecnología podría resultar ser tan difícil de fabricar como prometedora. "Si tienes que fabricar algo fabuloso, 600 millones no son nada", dice Wetzstein. Es fan de Magic Leap y de la tecnología 3D en general, pero destaca que los costes de las líneas de fabricación dedicadas a tecnologías bien establecidas típicamente rondan los miles de millones de inversión. Dadas estas realidades caras, dice, "ese dinero pronto se habrá gastado".

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. El fotón más energético jamás registrado viene de la nebulosa Cangrejo

    Un observatorio astrofísico de la llanura tibetana ha captado una partículas lumínica procedente de este objeto astronómico cuya energía ronda los 500 teraelectronvoltios. Esta información podría ayudar a descubrir más sobre los procesos que se producen en su interior

  2. Bill Gates apuesta por los chips ópticos para revolucionar la IA

    El magnate es uno de los inversores de Luminous Computing, una 'start-up' que ha desarrollado un microchip que ejecuta algoritmos de inteligencia artificial mucho más rápido que los semiconductores eléctricos. El dispositivo utiliza distintos colores de luz para enviar múltiples datos simultáneamente

  3. "Fuimos los primeros en imprimir cohetes de metal en 3D"

    Rocket Lab superó los minuciosos controles de la NASA para enviar satélites al espacio a bordo de sus cohetes mayoritariamente impresos en 3D. Su fundador, Peter Beck, asegura que el sector está a punto de explotar y que ellos tienen ventaja, dado que son los únicos que realmente vuelan