.

Computación

Los coches autónomos deben imitar a los humanos para evitar accidentes

1

Una 'start-up' apuesta por este enfoque para minimizar imprevistos derivados de las decisiones que toman los vehículos, diferentes de las humanas

  • por Will Knight | traducido por Teresa Woods
  • 16 Junio, 2015

Algunos coches de lujo ya pueden conducir de forma autónoma en ciertas situaciones: aparcarse solos, por ejemplo, o asumir el control en tráfico lento siguiendo al coche que está delante. Pero mientras una autonomía mayor se apresura a conquistar el mercado, muchas personas se preguntan si entregar el control a la máquina realmente es la mejor estrategia.

Una start-up con sede en Cambridge (EEUU) llamada nuTonomy está desarrollando automatización que está diseñada para dar una sensación más natural a los conductores y que se pueda combinar con la conducción humana de forma más eficaz. Mientras que los sistemas informáticos de autoconducción convencionales analizan el camino mediante radar, LIDAR, GPS, y otros sensores antes de planificar la ruta ideal, los algoritmos desarrollados por nuTonomy imitan la conducción humana, identificando un trayecto seguro por el que pasar. Un coche controlado por el software de esta empresa hará la ruta ideal por este camino.

También es posible unir el control humano y el control artificial de forma más natural mediante este enfoque. El sistema puede, por ejemplo, supervisar la dirección del conductor y sólo intervenir si parece que está a punto de virar fuera del trayecto definido por el software.

"El problema fundamental es que los humanos y las máquinas afrontan la conducción de distinta manera", dijo el investigador de MIT y fundador de nuTonomy Karl Iagnemma en una conferencia reciente. Si no se toman las medidas adecuadas, esto podría significar que la conducción autónoma se comporte de manera no esperada o que no resulte natural para los conductores.

Iagnemma dice que nuTonomy también está desarrollando nuevas maneras de probar y verificar que un sistema de conducción autónoma funcione en todos los escenarios posibles, algo que facilitará los avances hacia mayor automatización. Añade que la empresa está colaborando con un fabricante de lujo "con vistas a la producción".

La automatización de los coches existe desde hace décadas - el piloto automático adaptado es una característica que se incluye de serie desde la década de 1990, y el estacionamiento paralelo automático se introdujo alrededor del año 2000. Pero los avances recientes han sido espectaculares. El modelo más nuevo de la Serie 7 de BMW, por ejemplo, permite al conductor bajarse del coche para que este se aparque a sí mismo con solo pulsar un botón. Algunos modelos de Mercedes pueden conducir de forma automática en trafico lento, y tanto Audi como Volvo tienen planes de incluir tecnologías similares el año que viene.

La semana pasada reguladores y legisladores de EEUU se aproximaron al mandato de mayor automatización de vehículos. La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte publicó un informe que pide la incorporación de sistemas anticolisión en los coches de nueva fabricación; y propuestas de ley en el Senado y la Cámara de Representantes incluirían estas tecnologías en las clasificaciones de seguridad vehicular. 

Los progresos alcanzarán hitos importantes este año y el próximo gracias a la introducción de una nueva tecnología que permita que los coches conduzcan de forma autónoma por las autopistas. El fabricante de coches eléctricos Tesla ha dicho que modificará los sedán de modelo S, para dotar a los coches de los sensores necesarios con la capacidad de asumir el control de la velocidad y de la dirección en autopista. Cadillac tiene planes de ofrecer tecnologías similares como característica opcional en algunos modelos el año que viene.

La introducción de estos sistemas podría suscitar preocupaciones acerca de posibles distracciones a los conductores, sobre todo si los conductores necesitan retomar el control del volante de forma repentina. Cadillac todavía no ha dicho cómo el conductor entregará y recuperará el control del sistema, pero el portavoz de General Motors, Dan Flores, dice: "Pueden estar seguros de que el desarrollo contempla escenarios de fallos del sistema".

Este impulso hacia una mayor automatización no se desprende únicamente del interés de los fabricantes sino también de las empresas de tecnología. Además de Google y su coche sin conductor, Uber ha mostrado interés en la conducción autónoma mediante la caza furtiva de investigadores académicos de la Universidad Carnegie Mellon con experiencia en este campo, y hasta se rumorea que Apple está desarrollando tecnología de conducción autónoma

El profesor Paul Green de la Universidad de Michigan (EEUU), que estudia el comportamiento de los conductores y los interfaces vehiculares, dice que la automatización parcial inevitablemente plantea nuevas preocupaciones. "Uno de los problemas principales es que representa un cambio bastante importante en la forma de conducir", dice. "Hay gente que presiona para que esto se haga rápido, pero hay que hacerlo con cuidado. Realmente no podemos predecir cómo se comportará la gente".

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Tres preguntas sin respuesta sobre la moneda virtual de Facebook

    El gigante tecnológico lanzará en 2020 su propia divisa, Libra.  Solo algunas compañías participarán en la red que validará las transacciones al principio, lo que choca con la filosofía descentralizadora de las criptomonedas. Su funcionamiento futuro, su escalabilidad o el beneficio real para Facebook son algunas incógnitas

  2. Los anfiteatros romanos actúan como capas de invisibilidad sísmica

    Este hallazgo explicaría cómo estos edificios han resistido en pie durante tanto tiempo a pesar de estas ubicados en zonas de gran actividad sísmica. También revelaría por qué la Torre Latinoamericana de México ha sobrevivido a tantos terremotos

  3. 27 millones de euros más para que Ethereum cumpla su promesa

    La Fundación Ethereum financiará distintos proyectos para reformar su cadena de bloques y fomentar su descentralización. Si alcanza la fiabilidad y eficiencia necesarias, podría ser justo lo que hace falta para llevarnos al futuro de la economía descentralizada