.

Tecnología y Sociedad

"Las empresas biotecnológicas tienden a invertir el dinero de forma pseudoaleatoria"

1

El inversor Peter Thiel explica cómo Stemcentrx se ha convertido en la 'start-up' más valorada de la historia de su sector

  • por Antonio Regalado | traducido por Teresa Woods
  • 14 Septiembre, 2015

Foto: Peter Thiel

Peter Thiel sabe reconocer una prometedora start-up cuando la ve. Fue el primer inversor externo de Facebook. Pero, ¿tiene el mismo acierto cuando se trata de la biotecnología?

El prominente fondo de capital riesgo de Silicon Valley (EEUU) ha hecho su apuesta más grande hasta la fecha con una empresa de biotecnología llamada Stemcentrx, una empresa privada y casi desconocida de San Francisco (EEUU) que está desarrollando fármacos para el cáncer que debutó la semana pasada con una valoración espectacular de miles de millones de euros (ver El 'unicornio' biotecnológico vale 3.000 millones y mata células madre cancerígenas).

Como start-up que sólo empieza a probar sus fármacos, la valoración atribuida a la empresa ha suscitado preguntas procedentes de lectores y comentaristas en Twitter que se preguntan cómo podría valer tanto, y si simplemente se tratará de un caso de mucho ruido y pocas nueces. Después de todo, existe una empresa pública de biotecnología llamada OncoMed que tiene un enfoque similar al cáncer y fármacos similares que está valorado en tan solo una fracción de esa cantidad.

Lo que está claro es que los inversores han estado impulsando el aumento del precio de las acciones de biotecnología hasta niveles sin precedente. Se han producido un número récord de OPI de biotecnología durante los últimos tres años, y el índice de biotecnología de Nasdaq ha subido el 250% durante el mismo período. Esto en parte se debe al optimismo sobre nuevo tratamientos, como el de la hepatitis C, que han batido el récord de ventas. Un efecto secundario del auge de la bolsa es que el dinero de los inversores ha estado fluyendo con una rapidez mucho mayor, y en cantidades más grandes, hacia empresas privadas más pequeñas de biotecnología.

Thiel, que también cofundó PayPal y ahora es el director de Inversiones de la sociedad de inversiones Founders Fund, es prácticamente un recién llegado al mercado de la biotecnología (ver El inversor de biotecnología que quiere vencer al envejecimiento). MIT Technology Review habló con Thiel en sus oficinas ubicadas cerca del puente de Golden Gate, y le preguntó acerca de su enfoque para las inversiones en biotecnología. Lo que sigue a continuación es un resumen editado de esa conversación.

Del valor atribuido a Stemcentrx, ¿cuánto crees que corresponde a tu apoyo? ¿El toque de Midas es de usted o de ellos?

Desde luego espero que no sea mío. Puesto que creo... .en serio, creo que es suyo. No creo que se nos perciba como unos inversores de biotecnología especialmente sofisticados. Creo que si esto lo hubiéramos hecho dentro del contexto del software, podría haber sido cierto, pero no creo que dentro de un contexto de biotecnología se nos considere particularmente sofisticados.

Esta es la mayor cantidad de dinero que ha invertido Founders Fund en una sola empresa. ¿Qué le gusta de esta empresa?

Me gustan Brian [Slingerland] y Scott [Dylla]. Los dos cofundadores son muy fuertes y se complementan. Creo que representa un modelo clásico de Silicon Valley de una mezcla muy potente de técnica y negocios. Realmente ya no vemos a menudo dos cofundadores emparejados así. En el campo del software a menudo hacemos cosas donde los fundadores sólo son técnicos.

También, nuestra teoría fue que representaba una empresa de biotecnología que se parecía a una empresa de software. Creemos que las empresas de software pueden ser muy rentables en cuanto al capital y consiguen muy buenos retornos de inversión, y por eso invertimos.

¿Qué retos existen para las inversiones en empresas de biotecnología?

Esto me recuerda a esa cita famosa de Bill Gates, cuando dijo que le gustaba programar ordenadores porque siempre hacían lo que les mandaba. Nunca harían algo distinto. Una gran diferencia entre la biología y el software es que el software hace lo que se le mande, y la biología no.

Uno de los retos de la biotecnología en general es que la biología parece demasiado complicada y al azar. Parece que hay demasiadas cosas que pueden fallar. Haces un experimento y consigues un buen resultado. Pero entonces existen otras cinco contingencias que tienen que salir bien también. Creo que esto crea un mundo donde los investigadores, los científicos y los empresarios que fundan empresas no sienten que tengan agencia.

¿Cómo sabe lo que vale realmente una empresa de biotecnología en fase temprana?

Existe una intuición inquietantemente escasa acerca de lo que valen las empresas de biotecnología. Si consigues desarrollar un fármaco que cure alguna enfermedad importante para la que no exista ninguna cura, vale miles o docenas de miles de dólares. Y si no lo consigues, no vale nada.

Tienes que realizar investigaciones básicas; preclínicas; de fase I, II y III; y después la fase de marketing. Así que desde un punto de vista analítico, la pregunta es cómo descontar [el riesgo de fracaso en cada paso]. Si haces la mitad en cada paso, y existen seis pasos, eso es 2 al 6, ó 64. Así que algo que valga mil millones al final significa que empiezas con [un valor de] 16 millones de dólares (unos 14 millones de euros).

Lo que no me gusta de esto como inversor es que los números son totalmente arbitrarios. Son números inventados. Y nuestra percepción con muchas empresas de biotecnología es que se infravaloran estas probabilidades. Afirman que es la mitad, pero quizás sólo sea uno entre 10. Y si tan sólo uno de estos pasos es de uno entre 10, estás realmente jodido. Yo estaría muy nervioso al invertir en una empresa que se venda con una serie de contingencias de "esto tiene que funcionar, y esto otro tiene que funcionar, y esto también tiene que funcionar ".

Entonces, ¿Stemcentrx lo está haciendo de otra forma distinta?

La cuestión es: ¿Puedes convertir esas probabilidades en otros números? La razón por la que invertimos en Stemcentrx con una valoración que habría sido más alta que muchas otras empresas de biotecnología que analizamos es que sentimos que la empresa al completo estaba diseñada para conseguir que estas probabilidades se acercaran lo máximo posible a uno en cada paso, para eliminar el factor del azar o la contingencia tanto como sea posible. Es algo que encontramos profundamente tranquilizador.

Una de las cosas muy inusuales que hacen es realizar xenoinjertos de cáncer humano a ratones. Es una manera algo más cara de hacer las cosas que estudiar el cáncer en cultivos. Es una estructura algo más complicada de construir. Pero los fármacos que se prueban de esta manera tienen unas probabilidades mucho mayores de resultar eficaces en humanos. Me convencieron de que hay una cantidad sorprendente de cosas que han salido mal con las líneas de estudio de células cancerígenas que se han empleado hasta ahora. Este marco de eliminar las contingencias probabilísticas nos lleva a pensar que es una empresa bastante valiosa y bastante inusual. Funciona en contra de gran parte de la cultura que rige el sector de la biotecnología.

¿Qué debería indicarle una valoración alta al próximo inversor acerca de esta empresa?

Te diría que la empresa ha empleado su capital mejor [que otras empresas]. Que es más eficiente. Si analizas Facebook, vale más de 200.000 millones de dólares (unos 176.000 millones de euros), que representa entre ocho y diez veces los ingresos que ha recaudado en toda su historia. Esto se debe a que de alguna manera puedes invertir el dinero de forma muy eficiente en la expansión del negocio. Pero si las empresas de biotecnología tienden a invertir el dinero de maneras que son pseudoaleatorias, entonces gran parte de ello debe malgastarse. Acabas haciendo cosas de las que digas: "No sé si va a funcionar". Bueno, eso suena a despilfarro. La excusa estándar de las empresas de biotecnología es: "No sabemos si va a funcionar, así que tenemos que hacer las cosas de esta manera". Eso tiene que ser ineficiente.

Stemcentrx desarrolla sus propios fármacos. Lo hace todo por su cuenta. Pero también invertís en Emerald Therapeutics, que tiene un "laboratorio en la nube" donde cualquiera puede encargar proyectos científicos. ¿Supone esto una contradicción?

Existen muchos experimentos que se pueden subcontratar. Pero si intentas construir una empresa farmacéutica autónoma de próxima generación, entonces es correcto realizar muchas de estas cosas internamente. La capacidad de realizar una coordinación compleja de diferentes áreas de un negocio y hacer que funcionen en armonía representa una habilidad empresarial muy infravalorada. Creo que eso es lo que ha hecho con mucho éxito Elon Musk con Tesla, haciendo el proceso completo de fabricación automovilística, y siendo responsable de todas las fases del proceso. Esto resulta muy crítico. Algunos competidores de coches eléctricos encargaron componentes claves a terceros y la gente en la que confiaban resultó ser poco fiable o fracasó.

Tuve muy presente este concepto para cuando invertimos en Stemcentrx en 2012. Tenían un problema frustrantemente complicado, todas estas piezas que tenían que unirse, y dijeron: "Simplemente nos vamos a encargar de todo nosotros mismos". Es una mentalidad que comparto de forma muy profunda. No quiero nombrar a nadie, pero existen otras empresas donde, de alguna manera, esto fue la pieza clave que falló.

Es interesante que muchas empresas de tecnología están haciendo incursiones en la biología. Google ha anunciado varios planes. Usted ha invertido en investigaciones longevas. ¿Qué cree que hace que los programadores quieran empezar a programar la biología?

En el panorama general está la cuestión de si la ciencia de la biología se puede transformar en una ciencia de la información. ¿Puede algo que parece caótico, fractal y generalmente aleatorio transformarse en algo más determinístico y más controlado?

Pienso en el envejecimiento y quizás la mortalidad como cosas aleatorias que fallan. Cuanto más envejeces, más cosas aleatorias pasan, y más fallos se producen. Si no es cáncer, te podría caer un asteroide. Así que de alguna manera, la tecnología intenta superar el carácter aleatorio de la naturaleza. ¿Se puede eliminar el carácter aleatorio al construir una empresa? Pero la versión filosófica de la cuestión es si podríamos eliminar el carácter aleatorio en su totalidad y superar el carácter aleatorio que yo considero como la parte malvada de la naturaleza.

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Los hackers que ayudan a las mujeres a escapar del acoso digital

    La violencia machista se ha modernizado gracias a aplicaciones de 'stalkerware' y otras tecnologías. Para solucionarlo, la ciudad de Nueva York ha lanzado un proyecto piloto con un grupo de informáticos que ayudan a las víctimas a recuperar su privacidad y aumentar su seguridad

  2. La censura y el consumismo inspiran un nuevo tipo de arte en China

    Los dispositivos tecnológicos, la pérdida de identidad (o la identidad propia), los líderes tecnológicos y las páginas web censuradas se han convertido en objetos artísticos en el país asiático. Sus creadores critican cómo la tecnología está transformado su sociedad a peor 

  3. Los 'youtubers' se rebelan contra las injusticias de la plataforma

    La Unión YouTuberos se ha aliado con el sindicato más grande de Europa para presionar a Youtube para que les dé un trato más justo y aumente su transparencia. Argumentan que algunas políticas de la plataforma de vídeos violan las leyes de privacidad de datos