.

Robótica

La aspiradora Roomba ahora ve tu casa y hace un mapa de ella

1

La última versión del robot doméstico incluye cámaras y sensores para reconstruir el espacio y borra el mapa cuando termina la tarea

  • por Will Knight | traducido por Teresa Woods
  • 18 Septiembre, 2015

Foto: La aspiradora Roomba 980 construye un mapa de su entorno mientras aspira la casa (mostrado aquí a alta velocidad).

El robot doméstico más exitoso del mundo, Roomba, está adquiriendo algunas habilidades nuevas. La aspiradora robótica ahora incorpora una cámara y un software de procesamiento de imágenes que le permitirá navegar por el entorno mientras limpia.

Hasta ahora, el dispositivo de iRobot se ha apoyado en un enfoque bastante sencillo para la navegación. Se desplazaba más o menos de forma aleatoria, utilizando sensores para cambiar de dirección al encontrarse con un obstáculo o el principio de unas escaleras. Este método le permite completar la tarea, pero no resulta ni eficiente ni inteligente.

Roomba 980, anunciada el miércoles por el CEO de iRobot Colin Angle en un evento de Nueva York (EEUU), emplea un nuevo enfoque. Viene con una cámara que capta imágenes de la habitación, y software que compara estas imágenes para construir un mapa del entorno del robot y determinar su ubicación.

Las nuevas capacidades de visión y navegación le permiten al robot cubrir una alfombra de forma más eficiente, pero también sientan las bases para prestaciones más avanzadas en futuros modelos. Actualmente Roomba 980 sólo utiliza el mapa para asegurarse de que una habitación se haya limpiado correctamente; no es capaz de reconocer objetos ni de clasificar distintos tipos de habitación, por ejemplo. Pero es probable que se añadan tales habilidades en un futuro.

"Ser capaz de ubicarse dentro del entorno es una capacidad básica", dice el director de Desarrollo Tecnológico Estratégico de iRobot, Chris Jones. "Te puedes imaginar el día en el que un robot doméstico pueda percibir y entender los objetos principales del entorno – eso es un sofá, eso es el horno, y cosas así".

La técnica de navegación empleada por la Roomba 980 se conoce como localización y mapeo simultáneos (SLAM, por sus siglas en inglés), que significa que construye un mapa sobre la marcha para poder consultarlo después. Los académicos llevan décadas estudiando SLAM, que desde hace poco se está adentrando en investigaciones comerciales y de producto. Sin embargo, SLAM tradicionalmente ha requerido una importante cantidad de potencia computacional. Conseguir que SLAM funcione en pequeños sistemas informáticos incrustados requirió significantes esfuerzos para refinar y optimizar los algoritmos empleados.

Roomba ahora cubre un espacio de forma metódica, en lugar de deambular al azar.

John Leonard, un profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, EEUU) que ha realizado trabajos pioneros de SLAM, dice que la técnica se está convirtiendo rápidamente en una valiosa herramienta comercial. Muchos de los coches autónomos que desarrollan actualmente fabricantes automovilísticos además de Google y quizás Apple emplean técnicas basadas en SLAM para la navegación. La técnica también se utiliza para ayudar en la navegación de drones, señala. "Es un momento emocionante para los investigadores de SLAM", dice Leonard. "El que iRobot lance un producto basado en SLAM al mercado es sólo otra prueba más de ello".

La Roomba 980 también realiza lo que se conoce como "la fusión de sensores", que significa que combina datos de varios sensores de proximidad con imágenes procedentes de su cámara. Esto le permite navegar incluso cuando la cámara esté tapada, por ejemplo por un gato montado encima del robot – un acontecimiento sorprendentemente común.

Además de las nuevas capacidades sensoriales y de mapeo, la nueva Roomba incluye un sistema de limpieza mejorado y aproximadamente el doble de vida útil de batería. También por primera vez puede ser controlada por smartphone. La 980 cuesta 899 dólares (unos 794 euros), que representa un aumento de 200 dólares (unos 177 euros) respecto a los modelos actuales de gama alta.

iRobot es consciente de las preocupaciones de seguridad y privacidad que podrían suscitar la nueva cámara y su conectividad. Un representante explicó que los mapas no se transmiten desde la Roomba hacia fuera, y son eliminados después de que el robot termine de limpiar una habitación.

iRobot fue fundada en 1990 por investigadores del Laboratorio de Informática e Inteligencia Artificial del MIT. El primer producto de la empresa fue una máquina de control remoto para las fuerzas armadas capaz de neutralizar bombas y otras tareas. La empresa se adentró en el campo de los robots domésticos con Roomba en 2002. La siguieron varias generaciones de aspiradoras, además de robots para fregar suelos y limpiar canaletas y piscinas.

Otras empresas han introducido productos competitivos dentro del espacio de los robots aspiradoras. El año pasado el fabricante británico de electrodomésticos Dyson demostró un dispositivo autónomo de aspiración que también emplea cámaras en la navegación, pero aún no se ha lanzado al mercado. Y este año una start-up llamada Neato Robotics empezó a comercializar una aspiradora robot que realiza un mapeo por láser mientras se desplaza.

Mientras la competitividad aumenta, los robots domésticos se podrán volver mucho más capacitados. Jones hasta insinúa que algún día podríamos ver una Roomba capaz de recoger tus calcetines. "Otra área que abordaremos es la manipulación", dice. "Para ello se necesitan densos mapas en 3D y modelos del espacio que rodea al robot, que es similar al mapeo que vemos aquí".

Robótica

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. Los clientes dan las gracias a los coches autónomos que reparten pizza

    Esta es una de las conclusiones de un experimento de reparto de pizza autónomo de Ford. La compañía quiere entender cómo reaccionan las personas en estas situaciones para perfeccionar el diseño de sus vehículos de entrega

  2. Los robots más inteligentes que nos acompañarán en 2018

    Muchos temen la revolución de los robots, pero los más optimistas creen que obtendremos más beneficios que perjuicios. Las volteretas hacia atrás quizá no son muy útiles, pero los brazos robóticos y los coches autónomos podrían transformar nuestra vida de una forma que no imaginamos.

  3. Baidu empieza a probar su software de conducción autónoma de código abierto

    Baidu ha optado por un enfoque muy similar al sistema operativo para móviles de Google, Android, para desarrollar su primer programa de conducción autónoma, Apollo. Su objetivo es que otras empresas ayuden a mejorar el software aportando sus propios datos.