.

Energía

El Fondo de Emprendedores: un trampolín para la innovación y la eficiencia energética

1

Las 32 'start-ups' apoyadas desde 2011 por Fundación Repsol han registrado 22 patentes. La quinta convocatoria está abierta hasta el 15 de noviembre

  • por Carlos Corominas | traducido por
  • 27 Octubre, 2015

Pie de foto: Gonzalo Brun y Alejandro del Amo, miembros del equipo de Ecomesh, trabajan en el espacio del Fondo de Emprendedores en el Centro de Tecnología Repsol. Crédito: Fundación Repsol.

"Sin el apoyo del Fondo de Emprendedores no habría sido posible desarrollar la empresa", asevera el director de proyectos de EndeF, Gonzalo Brun. Su compañía había creado un panel solar híbrido llamado Ecomesh que genera calor y electricidad simultáneamente y que en 2013 fue seleccionado por el Fondo de Emprendedores de Fundación Repsol para formar parte de su incubadora empresarial. Dos años después, su prototipo se ha convertido en un producto que ya se está comercializando. Ideas innovadoras como las de Brun, centradas en la energía y la eficiencia energética, están todavía a tiempo de optar a un apoyo similar a través de la quinta convocatoria del fondo, que está abierta hasta el próximo 15 de noviembre.

Desde su creación en 2011, el Fondo de Emprendedores de Fundación Repsol ha incubado 32 start-ups (una media de ocho al año), a las que ha destinado cerca de tres millones de euros anuales. "En estos cuatro años, el fondo se ha consolidado como un mecanismo para generar un ecosistema emprendedor en el ámbito de la energía", afirma el director del Fondo de Emprendedores de Fundación Repsol, Eduardo Romero.

Dentro de dicho ámbito, el fondo valora dos categorías distintas a las que ofrecer su apoyo: proyectos empresariales e ideas pendientes de validación (que se encuentran en una fase más temprana de investigación). Los proyectos reciben un apoyo económico de hasta 288.000 euros durante un máximo de dos años y las ideas pueden recibir hasta 24.000 euros durante un año para su maduración. Además de la aportación económica, tanto los proyectos como las ideas acceden a un plan de formación sobre técnicas empresariales impartido por expertos, y cuentan con el seguimiento y apoyo de tres tutores, que les asesoran tanto en cuestiones técnicas como empresariales.  

En la última convocatoria se presentaron más de 200 propuestas de las que nueve resultaron ganadoras: cuatro en categoría de proyecto y cinco en categoría de idea. Previamente, estas nueve propuestas junto a otras diez precandidatas, recibieron una formación empresarial de ocho semanas. Esta formación les ofreció las claves para planificar proyectos y las técnicas de comunicación más adecuadas para tratar con posibles inversores.

Aunque finalmente solo nueve de ellas fueron incluídas entre los ganadores, las otras diez pudieron disfrutar de este proceso de mentoring. "Aunque no resulten seleccionadas obtienen una buena formación y aprenden de sus fallos, conocen sus límites y cómo mejorar", explica Romero. Esta fase de preincubación se ha incorporado al procedimiento habitual del Fondo de Emprendedores y también se incluirá en la quinta convocatoria.

Batas por corbatas

Una parte clave del proceso de maduración de las propuestas es la formación que reciben los equipos seleccionados. Es este aprendizaje empresarial el que el CEO de  la empresa AEInnova, cuyo dispositivo convierte calor residual en electricidad , Raúl Aragonés, considera fundamental: "Éramos unos ingenieros a los que nos gustaba crear cosas, pero no sabíamos nada de montar una empresa; el Fondo de Emprendedores nos ha ayudado a cambiar las batas por las corbatas".

Pie de foto: El presidente de Repsol y de Fundación Repsol, Antonio Brufau (izq), y el vicepresidente de Fundación Repsol,  Ignacio Egea (drch.), entregan el galardón a Raúl Aragonés por el  proyecto Energy Harvesting, seleccionado en la cuarta convocatoria del Fondo de Emprendedores. Crédito: Fundación Repsol.

AEInnova fue elegida como idea en la tercera convocatoria del Fondo de Emprendedores y desde entonces no ha parado de crecer. En un año la empresa ha pasado de tener nueve trabajadores a contar con 18 empleados y ha acumulado reconocimientos como el segundo premio de Ideas4Change de UNECE (Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa). "Ser seleccionados por Fundación Repsol da credibilidad y ayuda a atraer inversores", indica Aragonés.

Crear oportunidades de negocio a partir de proyectos de investigación es uno de los objetivos del Fondo de Emprendedores. La primera edición contaba con un 5% de propuestas procedentes de universidades y centros de investigación. Tres ediciones después, esta cifra ha ascendido hasta el 40%. "Muchos proyectos están ligados al orgullo de hacer ciencia y de conseguir que se convierta en ciencia aplicada", indica el director del Fondo de Emprendedores.

Encontrar aplicaciones industriales a la ciencia básica caracteriza al proyecto de Sales solares de la start-up REP (Renewable Energy & Processes), una spin-off de la Universidad Complutense de Madrid (España), que estudia cómo optimizar la eficiencia de las plantas termosolares hasta un 50% al mejorar las propiedades físico-químicas de las sales fundidas utilizadas para el almacenamiento de energía. Su fundador, Francisco Javier Pérez Trujillo, destaca: "Los tutores de Fundación Repsol nos han ayudado a hacer evolucionar la idea y a desarrollar el proyecto hasta convertirnos en empresa". El responsable se muestra optimista y afirma que gracias al apoyo del Fondo de Emprendedores su tecnologíapodría llegar al mercado en 2017.

"Sales solares es un ejemplo de que hay muchas ideas con base científica que pueden aplicarse a la eficiencia energética", indica Romero desde Fundación Repsol. El directivo anima a personas y colectivos a inscribir sus ideas en la quinta convocatoria, "aunque sean ideas de laboratorio que todavía no han mostrado sus resultados en la industria".

Precisamente ese es parte del trabajo del Fondo de Emprendedores. Lograr que ideas innovadoras y con potencial salgan del laboratorio y prueben su valor en el mundo real. No en vano, las empresas impulsadas por el fondo han registrado ya 22 patentes, 30 pruebas piloto de validación y generado unas ventas en estos años de más de dos millones de euros. Este nuevo ecosistema de empresas de energía y eficiencia energética ofrece las herramientas clave a las empresas para transformar la investigación y la innovación en sostenibilidad.

Con la colaboración de Fundación Repsol

Energía

  1. Diez formas de luchar contra el cambio climático con IA

    La inteligencia artificial puede ayudar a reducir las emisiones de hogares, cadenas de suministro y logística, mejorar los hábitos de consumo, el control de la deforestación y las predicciones meteorológicas y de demanda energética, según algunos de los mayores expertos de IA del mundo

  2. La lucha contra el cambio climático, la nueva gran arma electoral

    Varios candidatos demócratas a la presidencia de EE. UU. están presentando agresivos planes para reducir las emisiones y estimular las renovables del país. La situación choca con las campañas de las elecciones de 2016, en las que el calentamiento global fue el gran olvidado en los programas

  3. Cómo dejar que la India siga creciendo sin cargarnos el planeta

    El país está haciendo grandes esfuerzos para aumentar su cuota renovable, pero su economía emergente demanda más energía y más rápido. Para que pueda seguir su avance, los países ricos deberán compensar el pasado y reducir aún más sus emisiones