.

Inteligencia Artificial

China quiere reemplazar millones de trabajadores humanos por robots

1

China pretende liderar una revolución robótica que le permita afianzar su desarrollo económico y mantener el crecimiento frente a otros países

  • por Will Knight | traducido por Teresa Woods
  • 09 Diciembre, 2015

Foto: En la Conferencia Mundial de Robótica en Pekín, los asistentes observan mientras un robot industrial escribe caracteres chinos.

China está sentando las bases para una revolución robótica al planificar la automatización del trabajo actualmente realizado por millones de trabajadores poco remunerados.

El plan del gobierno será crucial para un esfuerzo más amplio de reformar la economía de China mientras también cumple con los ambiciosos objetivos de producción establecidos por su último modelo económico, que intenta doblar la renta per cápita para el 2020 desde los niveles de 2016 con al menos un 6,5% de crecimiento anual. El éxito de este esfuerzo podría, a su vez, afectar la vitalidad de la economía global (ver Quien posea los robots acapararás las riquezas del mundo).

La escala e importancia de las ambiciones robóticas chinas fueron evidentes cuando el vicepresidente de la República Popular China, Li Yuanchao, apareció en la primera conferencia importante sobre robótica del país, celebrada recientemente en Pekín (China). Desde el escenario, y flanqueado por dos robots humanoides de entretenimiento con cabezas desproporcionadamente grandes, Li entregó un mensaje del líder chino, Xi Jinping, para felicitar a los organizadores del evento. También dejó claro que la robótica será una prioridad importante para el futuro económico del país.

Muchos de los robots de la sala de exposiciones de la conferencia eran de servicio o entretenimiento: aspiradoras robóticas, drones baratos o máquinas con aspecto cómico y diseñadas para utilizarse como acompañantes personales. Pero también hubo muchos robots industriales que reflejaban el ímpetu real del impulso robótico chino: su sector de fabricación.

China representa el productor más importante del mundo de todo tipo de ítems, desde ropa hasta electrónica. Sin embargo, gran parte de su producción depende de mano de obra barata y poco cualificada. E incluso, mientras el crecimiento económico se ha ralentizado, los sueldos han seguido subiendo por todo el país mientras la economía evolucionaba hacia un nuevo estadio. El gobierno chino está pues ansioso por diversificar su fuerza laboral y mejorar la tecnología de sus industrias fabriles.

Foto: El último robot de la empresa china Siasun tiene seis articulaciones, que lo hacen más diestro.

Los robots podrían ofrecer una solución inteligente para algunos de estos retos. Si más robots se pudieran desplegar en las plantas de fabricación, aumentaría la eficiencia y permitiría suprimir algunos puestos de trabajo. Al mismo tiempo, y debido a que los robots más desarrollados requerirán mejores sistemas de detección, manipulación e inteligencia, podría ayudar a mejorar la formación técnica de los trabajadores restantes; sin contar todos aquellos que se dediquen al diseño, desarrollo y mantenimiento de estas máquinas de fabricación.

La escala de esta revolución robótica podría ser enorme. Hace dos años, China se convirtió en el primer importador de robots del mundo, y la Federación Internacional de Robótica, un grupo industrial, calcula que China dispondrá de más de un tercio de todos los robots industriales instalados en el mundo para el año 2018. No obstante, el número de robots por trabajador en el país asiático es mucho menor que en muchos países industrialmente avanzados, lo cual indica un enorme potencial de crecimiento.

"Made in China 2025"

Un esfuerzo más amplio por mejorar la base de fabricación en China ya está en curso. Un programa anunciado en mayo conocido como "Made in China 2025" pretende convertir China en una "potencia mundial de la fabricación" verde para ese año. El esfuerzo incluye la incorporación de conectividad e inteligencia a las fábricas, para aumentar la flexibilidad y la eficiencia. Está inspirado en la iniciativa alemana Industria 4.0 de 2011, e iniciativas similares para mejorar los sistemas de fabricación en Estados Unidos (ver Los 'robotrabajadores' no deben parecer más listos que sus compañeros humanos).

El componente robótico de esta transformación no se limitará sin embargo a instalar más robots en las plantas. Algunas de las tareas actualmente realizadas por humanos no resultan fáciles de automatizar a bajo coste; mientras otras, como la manipulación de objetos o la inspección visual, requerirán de sofisticados sistemas de hardware y software.

Tianran Wang, miembro de la Academia China de Ingeniería y experto en automatización industrial, expuso las claves sobre la industria de fabricación china durante el evento de Pekín. En su opinión, China está rezagada por detrás de otras naciones y necesitará un importante replanteamiento tecnológico. También enfatizó que parte del reto consistirá en averiguar qué tareas serán las más fáciles de automatizar, y cuántas máquinas y humanos pueden compartir la carga de trabajo. "No todas las industrias intensivas en labores manuales pueden ser automatizadas", afirmó Tianran. "Necesitamos una automatización híbrida" (ver Los robots de trabajo son más útiles si piden ayuda a sus compañeros humanos).

Pronto China se podría convertir no sólo en un importante mercado para la tecnología robótica más avanzada, sino también en un productor de esa robótica avanzada. Muchos fabricantes de primera línea estuvieron en la conferencia de Pekín, incluido el gigante alemán Kika y la suiza ABB. Pero también asistieron docenas de empresas chinas de robótica, incluidas algunas que sólo llevan unos años operando.

Siasun, un fabricante de robots industriales radicado en Shanghái (China), está desarrollando una gama de robots diseñados para ayudar a las fábricas a automatizar una proporción mayor del trabajo. En un parque industrial a las afueras de la ciudad, donde la empresa enseña nuevos productos a clientes en potencia, pude ver un hábil brazo robótico nuevo de seis ejes en acción, además de unos robots sobre ruedas que trasladan productos de  un punto en la línea de producción al siguiente. La empresa también desarrolla soluciones robóticas personalizadas para determinadas industrias, como un robot para pintar los laterales de los barcos al desplazarse por un cable que recorre el casco del navío.

Daokui Qu, presidente de Siansun, declaró que las prioridades para los fabricantes de robots son desarrollar sistemas de detección avanzada más flexibles y encontrar mejores maneras para que los robots trabajen de forma segura y eficaz al lado de humanos. Añadió que la empresa ya ha recibido muchos pedidos para el brazo robótico que está desarrollando, y que también prepara un robot controlado por gestos creado para facilitar la interacción con trabajadores humanos.

Antes de dejar el escenario para una visita guiada por las exposiciones de la conferencia, el vicepresidente Li sugirió que sería bien recibida la participación de investigadores y empresas extranjeras que quisieran participar en la revolución robótica del país. "China quiere dar la bienvenida a los expertos y emprendedores de la robótica procedentes de todo el mundo para que se comuniquen y colaboren con nosotros, para avanzar en el desarrollo de la tecnología y la industria robóticas".

Inteligencia Artificial

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. Un bot crea 'deepfakes' de menores de edad desnudas en Telegram

    Por cerca de un euro, se puede enviar una foto de cualquiera y el sistema devolverá una versión sin ropa. El canal, con más de 45.000 miembros, ya se ha usado para "desnudar" a más de 100.000 mujeres sin su consentimiento. Es una de las aplicaciones más perversas de esta forma de inteligencia artificial

  2. Facebook lanza una IA capaz de traducir entre 100 idiomas diferentes

    La gran innovación del modelo es que una parte importante de las traducciones entre idiomas se hace de forma directa sin pasar por el inglés como lengua intermediaria. Aunque de momento M2M-100 solo está destinado a fines de investigación, en el futuro la compañía podría aplicarlo a sus propios productos

  3. Es hora de cambiar las leyes que dan ventaja a la IA frente al humano

    En su último libro, 'El robot razonable: la inteligencia artificial y la ley', Ryan Abbott advierte que las políticas fiscales fomentan la automatización, útil o no, porque la mano de obra se grava más que el capital, y defiende una regulación neutra que garantice los ingresos fiscales y la productividad