.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Microsoft crea un ejército de robots tuiteros para fomentar el activismo social

1

Las cuentas automatizadas de Botivist instan a los tuiteros a tomar acciones concretas contra los asuntos que denuncian y les ayudan a organizarse

  • por Signe Brewster | traducido por Teresa Woods
  • 22 Diciembre, 2015

Foto: El Grupo de Acción Revolucionaria se manifiesta para poner fin a la corrupción gubernamental y mejorar los derechos de los trabajadores.

Si un equipo de investigadores se sale con la suya, las redes de activistas del futuro podrían organizarse mediante los servicios automáticos generados por robots de Twitter.

Un estudio reciente publicado por Microsoft describe la existencia de un grupo de twitterbots dirigidos a desafiar a los usuarios que publicaban informaciones acerca de la corrupción gubernamental en Latinoamérica para que tomen medidas concretas. Algunos twitterbots pidieron a los tuiteros que proporcionasen soluciones en potencia, mientras que otros ofrecían mensajes de solidaridad. Los investigadores denominaron al sistema Botivist (Botivista).

"Queríamos facilitar que los activistas contactaran con grandes públicos y que pudiesen reclutar a la gente y conseguir que empiecen a contribuir a su causa sin tener que invertir mucho tiempo", explica Saiph Savage, una profesora adjunta de la Universidad de Virginia Occidental (EEUU) y la coautora del trabajo.

Los twitterbots enviaron mensajes a los usuarios que habían difundido palabras como "corrupción" e "impunidad" con distintos tipos de peticiones para que realizaran acciones. También intentaron organizar a los voluntarios en potencia por grupos al comunicarse con varios usuarios a la vez para sugerir que colaborasen.

En general, el 45% de los esfuerzos por contactar realizados por los twitterbots generaron una respuesta. Las peticiones directas de participación, que incluyeron preguntas como: "¿Cómo luchamos contra la corrupción en nuestras ciudades?" obtuvieron la tasa más alta de éxito, con una tasa de respuestas del 81%.

Los investigadores decidieron informar proactivamente sobre la condición no humana de los robots e incluyeron la palabra "bot" (el diminutivo de robot, en inglés) en el nombre de usuario emisor de los mensajes emitidos y dentro de la descripción del perfil. Los voluntarios en potencia respondieron negativamente cuando los robots no humanos adquirieron un tono más humano; los tuits que expresaban solidaridad con los voluntarios obtuvieron la tasa más baja de respuestas con el 21%.

"La gente empezó a cuestionar si los robots deberían participar en este tipo de iniciativa y dejaron de participar", afirma Savage.

El estudio fue inspirado en parte por el uso de bots por los políticos. El presidente mexicano Enrique Peña Nieto impulsó su campaña con la ayuda de los robots de Twitter. Cuando Twitter se encendió con la desaparición de un grupo de estudiantes en 2014, los robots ahogaron la conversación real con tuits vacíos dentro de un hashtag relacionado. Los investigadores decidieron averiguar cómo podrían ser empleados en campañas positivas en lugar de seguir este ejemplo.

El equipo de investigación tiene planes de algún día desplegar esta herramienta en el mundo real. Los primeros colaboradores incluyen PETA (acrónimo del nombre completo Personas por el Trato Ético a los Animales), activistas del cambio climático y los defensores de los derechos del trabajador en México. Incluso organizaciones como Wikipedia podrían utilizar Botivist para encontrar nuevos colaboradores, según Savage.

La red de bots podría resultar útil para dirigirse a voluntarios en potencia que de otra manera podrían no estar familiarizados con las oportunidades de activismo, o para anonimizar tipos peligrosos de comunicaciones. Savage dijo que la plataforma podría utilizarse para identificar el terrorismo sin que los ciudadanos tengan que arriesgarse a quedar expuestos.

Botivist también puede conectar a unos activistas con otros, generando redes organizadas de voluntarios. El próximo paso podría ser delegar más responsabilidades basándose en el nivel de involucración de los voluntarios con el robot. "Podrían necesitar un pequeño empujón para llegar a involucrarse... y hacer cosas que realmente tengan impacto en una ciudad e incluso a nivel nacional", concluye Savage.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Puzles: la nueva moda de Instagram para luchar contra el estrés

    Cada vez más gente busca una actividad analógica y relajante a la que dedicar su tiempo libre, y la encuentra en los rompecabezas. Esta tendencia no solo se refleja en las etiquetas y foros de las redes sociales, también está creando una industria especializada en modernos modelos y complementos

  2. Por qué la 'app' del coronavirus puede ser más dañina que beneficiosa

    El Gobierno chino ha lanzado una aplicación que evalúa si los usuarios han estado cerca de algún infectado. Aunque el servicio podría reducir los contagios y aumentar nuestro conocimientos sobre la epidemia, también podría aumentar el estigma social de los enfermos y de los falsos positivos

  3. Criptomonedas, la nueva arma para la guerra entre EE. UU. y China

    Si creía que la fiebre por las monedas digitales se había acabado, se equivoca. Este año, la tecnología podría darnos aún más quebraderos de cabeza por la presión de Zuckerberg por lanzar Libra a nivel global y el contrataque del gigante asiático, que podría estar a punto de presentar la suya propia