.

Computación

Empieza la era de la telepresencia con Room2Room de Microsoft

1

La tecnología proyecta una imagen a escala y tiempo real de un usuario sobre una silla real situada en frente de su interlocutor

  • por Rachel Metz | traducido por Teresa Woods
  • 20 Enero, 2016

Foto: Parte del equipo necesario para Room2Room: una cámara Kinect con sensor de profundidad y un proyector digital.

No hay nada comparable a poder hablar con otra persona cara a cara, pero un grupo de investigadores está evaluando si la proyección de una persona a escala real sentada en una silla de verdad situada delante usuario podría aproximarse.

El proyecto Room2Room de Microsoft Research hace justo eso: emplea cámaras Kinect con sensores de profundidad y proyectores digitales para captar la imagen de una persona en 3D en una habitación y proyectar una versión de esa imagen a escala real y en tiempo real sobre un mueble de otra habitación, donde se encuentra físicamente otra persona, y viceversa. Cada usuario estaría delante una imagen digital de la otra persona con la perspectiva correcta, y podría interactuar con ella, según los investigadores.

Un trabajo sobre el proyecto será presentado en la conferencia de Trabajos Cooperativos Apoyados por Ordenador y Computación Social que se celebrará en San Francisco (EEUU) a finales de febrero.

La realidad aumentada (RA), que consiste en combinar imágenes digitales con la vida real, existe desde hace años, pero la tecnología sólo ha empezado a despegar recientemente. Microsoft es una de las empresas que intentan popularizar la RA con su casco HoloLens, que está diseñado para ser una herramienta de trabajo y de ocio.  Y la sigilosa start-up de Florida (EEUU) Magic Leap también trabaja en un dispositivo que se lleva en la cabeza y que tiene un objetivo similar (ver TR10: Magic Leap redefine la realidad).

Foto: Room2Room, un proyecto de telepresencia por realidad aumentada de Microsoft Research, proyecta una versión digital a escala real de una persona sobre un mueble.

Para conseguir que Room2Room funcionara, los investigadores se aprovecharon de un proyecto existente de realidad aumentada de Microsoft Research llamado RoomAlive, que emplea cámaras Kinect con sensores de profundidad y proyectores digitales para crear un escenario para videojuegos de RA a escala de la habitación. En lugar de equipar a una sola habitación con este hardware, sin embargo, montaron dos habitaciones parecidas para poder escanear al ocupante de cada habitación y proyectar su imagen a la otra habitación.

Un vídeo que se me mostró revela el aspecto que tiene, con un hombre sentado en una silla mientras otro hombre es proyectado sobre una silla vacía, colocada delante del primero (Room2Room coloca la imagen proyectada de una persona a un espacio abierto, como una silla si el sujeto está sentado).

Para hacerse una idea de la eficacia de comunicarse de esta manera, siete parejas de voluntarios se guiaron mutuamente para construir estructuras en tres dimensiones con bloques a través de realidad aumentada. Un voluntario se sentaba delante de una mesa en una habitación con los bloques, mientras su pareja se sentaba en otra habitación y bada las instrucciones para construir una estructura concreta. Cada persona fue proyectada a la habitación de su pareja para que pudiesen trabajar juntos.

Los investigadores descubriron que las parejas que se encontraban en la misma estancia, cara a cara, tardaban cuatro minutos en construir la estructura. Esta cifra ascendió a siete minutos para los usuarios que la realizaban mediante el sistema de RA, y hasta nueve minutos para los que las constuyeron mediante un chat de video por Skpye.

Todavía quedan bastantes problemas por resolver antes de que algo como Room2Room aparezca en las salas de juntas o los salones. Mientras que el hardware de sensores de profundidad y proyección está ampliamente disponibles, ocupa mucho espacio y puede ser complicado de instalar y configurar. La resolución de las imágenes tampoco es muy alta, dice Tomislav Pejsa, que trabajó en Room2Room durante su beca en Microsoft Research de becario y es el principal autor del trabajo. La resolución baja hace que puede resultar difícil saber hacia dónde se dirige la mirada de una persona proyectada.

El experto en RA de la Universidad de California en Santa Barbara (EEUU) Tobias Höllerer cree que la resolución podría ser mejorada con facilidad, y cree que empezaremos a utilizar sistemas parecidos al Room2Room en los próximos años. En su opinión, la creciente popularidad de la realidad virtual, impulsada por el próximo lanzamiento de algunos cascos dirigidos a los consumidores por empresas como Oculus, podría ayudar a avanzar este tipo de tecnología de realidad aumentada.

Höllerer sentencia: "Si lo piensas, nos llevó unos 50 o 60 años avanzar desde las primeras demostraciones de telefonía de vídeo hasta donde hemos llegado con Skype y todo lo demás". Y concluye: "Esto es el comienzo de unas capacidades de teleconferencias más envolventes".

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. La cruzada para llevar internet a las zonas más remotas del planeta

    El acceso a la red de redes es deficiente en las zonas rurales de Alaska (EE.UU.). Pero en los últimos años han surgido varias empresas que pretenden desplegar satélites en la órbita baja terrestre para ofrecer conexión a los habitantes de ese estado y ampliar después su servicio a otras regiones

  2. La posibilidad de que el Planeta 9 esté en el sistema solar es del 99,8 %

    Una investigación de dos décadas detalla cómo sería y dónde debería estar este nuevo cuerpo celeste que habría pasado desapercibido frente a todos los astrónomos. Si la hipótesis es correcta, los investigadores afirman que será descubierto en la próxima década con los telescopios actuales

  3. La electrónica será más pequeña con este nanointerruptor de grafeno

    Hasta ahora nadie había sido capaz de incorporar uno en los diminutos chips de silicio actuales de forma eficiente, pero eso acaba de cambiar con esta investigación. Estas nanomáquinas de grafeno podrían lograr una miniaturización aún mayor de los dispositivos electrónicos que conocemos