.

Computación

La gran apuesta de Microsoft para las transacciones del futuro se inspira en Bitcoin

1

Los gigantes financieros confían cada vez más en el sistema de cadena de bloques y Microsoft quiere quedarse con una parte del pastel

  • por Tom Simonite | traducido por Teresa Woods
  • 26 Enero, 2016

La semana pasada, un consorcio de 11 bancos gigantes, incluidos UBS y Credit Suisse, anunció que había completado su primer ensayo para emplear un software inspirado en la moneda digital Bitcoin para efectuar transferencias con mayor eficiencia. Algo que Microsoft cree que podría ser una importante oportunidad de negocio. El experimento se realizó dentro de la plataforma de computación en la nube de Microsoft, Azure. Fue coordinado por una empresa llamada R3 CEV que empleó un software inspirado en Bitcoin llamado Ethereum, .

Muchos bancos importantes han afirmado estar investigando la llamada tecnología de cadena de bloques (ver Los bancos copian la tecnología Bitcoin para adaptarla a sus necesidades), y el Banco Santander hasta predijo que esto ahorraría hasta 20.000 millones de dólares (unos 18.500 millones de euros) al año a la industria. Microsoft quiere que las empresas financieras alojen su software de cadena de bloques dentro de Azure. Recientemente ha alcanzado acuerdos con varias start-ups que desarrollan software de cadena de bloques para bancos y otras grandes corporaciones.

"Divisamos una gran oportunidad", afirma el estratega tecnológico para servicios financieros de Azure que lidera el proyecto de Microsoft, Marley Gray. "Las infraestructuras a escala empresarial y de eficacia probada tendrán una importancia vital para esta infraestructura financiera que se tejerá durante los próximos años con el uso de cadenas de bloques", añade.

El aluvión de interés en las cadenas de bloques está inspirado por la manera en la que el software subyacente de Bitcoin verifica y registra las transacciones. Cada una se graba en un registro público conocido como cadena de bloques, que se mantiene mediante una red de ordenadores por todo el mundo. Un software criptográfico verifica las transacciones a medida que se agregan y asegura que el registro histórico no pueda ser alterado.

En lugar de bitcoins, los bancos quieren que sus cadenas de bloque graben transacciones de bienes financieros convencionales, como divisas, bonos y otros productos derivados. Las start-ups y los bancos también exploran un concepto conocido como "contratos inteligentes", en los que las actualizaciones de una cadena de bloques pueden agregar sencillos programas informáticos. Esto permitiría, por ejemplo, realizar un pago de forma automática cuando se realice determinada transacción (ver Los contratos inteligentes con Bitcoin permitirán distintos tipos de crímenes).

Los bancos también quieren que sus cadenas de bloque sean más privadas que la de Bitcoin, que es pública y mantenida por una comunidad de desconocidos. En lugar de ese formato, cada empresa que utilice una cadena de bloques particular ejecutaría parte del software que contribuye a su mantenimiento. Gray afirma que hacer eso dentro de los servidores de la nube de Microsoft puede permitir a los bancos gestionar y desplegar cadenas de bloque con mayor facilidad, haciéndolas así más fiables.

El experto detalla: "No creo que Azure la vaya a alojar al completo, pero puede servir de red troncal". La cadena de bloques como servicio de Microsoft también facilita la experimentación con diferentes enfoques de la tecnología mientras las empresas intentan averiguar para qué les sirve, asegura.

A pesar del gran interés por la tecnología que las instituciones financieras ya han manifestado, las cadenas de bloques aún no están siendo utilizadas de ninguna manera útil. IBM, Cisco e Intel formaron recientemente un proyecto de fuente abierta que desarrollará software de cadena de bloques de fuente abierta, pero las versiones más desarrolladas del concepto proceden de start-ups que aún están probando y refinando sus productos.

El desajuste entre las ambiciones de los bancos y el estado embrionario de las implementaciones de cadenas de bloque ha dado paso a quejas de que la idea está sobrevalorada. Chris Larsen, el CEO de Ripple, una empresa de software de registros criptográficos que está siendo probado por empresas que incluyen Accenture, dice que la participación de Microsoft puede ayudar a aplacar tales temores. "Microsoft aporta credibilidad en cuanto a hacia dónde se dirige la industria", afirma. Desde el mes pasado, Microsoft ha estado operando uno de los "nodos" de software que alimentan la tecnología de registros de Ripple.

Aun así, para ir más allá de los experimentos – y para que la plataforma de cadenas de bloques de Microsoft se convierta en una importante fuente de ingresos – este nuevo enfoque tendrá que volverse tan útil y fiable como los enfoques más convencionales para gestionar los datos corporativos.

El CEO de Manifold Technology, Chris Finan, que está probando su software de cadena de bloques con socios que incluyen el Royal Bank of Canada, afirma: "Deberíamos compararnos con otras empresas de infraestructura como los Oracle y SAP del mundo". Finan, que también es socio de la plataforma de cadena de bloques de Microsoft, concluye: "Necesitamos demostrar que este tipo de infraestructura resulta más eficiente".

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. El fotón más energético jamás registrado viene de la nebulosa Cangrejo

    Un observatorio astrofísico de la llanura tibetana ha captado una partículas lumínica procedente de este objeto astronómico cuya energía ronda los 500 teraelectronvoltios. Esta información podría ayudar a descubrir más sobre los procesos que se producen en su interior

  2. Bill Gates apuesta por los chips ópticos para revolucionar la IA

    El magnate es uno de los inversores de Luminous Computing, una 'start-up' que ha desarrollado un microchip que ejecuta algoritmos de inteligencia artificial mucho más rápido que los semiconductores eléctricos. El dispositivo utiliza distintos colores de luz para enviar múltiples datos simultáneamente

  3. "Fuimos los primeros en imprimir cohetes de metal en 3D"

    Rocket Lab superó los minuciosos controles de la NASA para enviar satélites al espacio a bordo de sus cohetes mayoritariamente impresos en 3D. Su fundador, Peter Beck, asegura que el sector está a punto de explotar y que ellos tienen ventaja, dado que son los únicos que realmente vuelan