.

Biomedicina

América Central y del Sur piden evitar embarazos incluso hasta 2018

La falta de previsión sobre la pandemia, asociada a microcefalia en bebés, puede obligar a recurrir a mosquitos modificados genéticamente

  • por Michael Reilly | traducido por Teresa Woods
  • 26 Enero, 2016


Foto: Unos mosquitos de la especie 'Aedes aegypti' en un recipiente del laboratorio del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Sao Paulo en Brasil. 

El virus de Zika se está extendiendo por las Américas, y ahora se prevé que llegue a todos los países. Desde su primera aparición en Brasil en mayo de 2015, se han registrado más de un millón de casos sólo en ese país. Los síntomas normalmente son leves, pero se sospecha que el virus sea responsable de 3.500 casos de bebés que nacieron con cabezas anormalmente pequeñas, un trastorno debilitante conocido como la microcefalia.

A finales de la semaña pasada, los países de América Central y América del Sur tomaron la dramática medida de recomendar a las mujeres que se abstengan de quedarse embarazadas. En Colombia, la fase recomendada es de entre seis y ocho meses. En El Salvador, el Gobierno ha ido más lejos, instando a las mujeres a que consideren aplazar el embarazo hasta el 2018. Jamaica y Honduras han hecho recomendaciones parecidas.

No existen ni vacunas ni tratamientos para la enfermedad. Pero ya se han emprendido esfuerzos por combatir los mosquitos que portan el Zika, Aedes aegypti, con variantes modificadas genéticamente de los insectos para provocar el derrumbe de la población (ver Los mosquitos modificados genéticamente cobran fuerza tras el brote de microcefalia). Mientras aumenta la preocupación de los gobiernos y los responsables de la salud pública por la propagación del Zika, especialmente con la perspectiva de que Brasil reciba a cientos de miles de turistas este año durante los Juegos Olímpicos, puede intensificarse tamabién el interés por esta solución tecnológica.

(Fuentes: Washington Post, Guardian)

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Los investigadores que vendieron Neuralink a Elon Musk sin saberlo

    La nueva empresa del multimillonario llevará el nombre que compró a una pareja de científicos que intentaba conectar el cerebro con el ordenador y que no llegó a recaudar todos los fondos que necesitaban. Pero Musk no tendrá ese problema

  2. Astronautas genéticamente perfectos para sobrevivir en Marte

    Genes para resistir a la radiación, para sintetizar todos los elementos esenciales, para reducir la dependencia del oxígeno... todos ellos serían muy útiles para las colonias extraterrestres. ¿Acaso es ético enviar un astronauta al espacio sin protección contra la radiación cuando somos capaces de ofrecérsela?

  3. Una pastilla de CRISPR para sustituir los antibióticos

    La resistencia cada vez mayor a los antibióticos obliga a los investigadores a buscar nuevas formas de atacar las bacterias. Un grupo de científicos pretende convertir la tecnología de edición genética CRISPR en comestible para lograr que sean las bacterias las que destruyan su propio ADN