.

Biomedicina

La increíble belleza de la impresión en 4D

1

Una nueva técnica para hacer materiales "programables" no solo crea objetos bonitos sino que es bella de por sí. Si se desarrollara correctamente podría permitir construir órganos de sustitución

  • por Mike Orcutt | traducido por Teresa Woods
  • 29 Enero, 2016

Si está cansado del bombo que rodea la impresión 3D, prepárese, porque ha llegado el momento de añadirle otra "D". El pasado martes, unos investigadores desvelaron un nuevo proceso que pueden emplear para "imprimir en 4D" objetos planos que adquieren formas complejas al sumergirse en agua.

La nueva demostración está basada en el proceso de impresión a microescala desarrollado bajo la dirección de la investigadora de materiales de la Universidad de Harvard (EEUU) Jennifer Lewis. Las imágenes son cautivadoras, pero no sólo son objetos bonitos; también señalan una nueva función básica que podría ser aplicada de maneras útiles.

Esta no es la primera vez que escuchamos hablar de la impresión 4D, que se refiere a imprimir cosas que están "programadas" para cambiar su forma más adelante. Hace tres años el investigador científico del departamento de Arquitectura del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, EEUU) Skylar Tibbits introdujo el término en una charla TED. El proceso de Tibbit empleó dos materiales, uno rígido y otro más blando que se expande al entrar en contacto con el agua.

Lewis y su equipo han desarrollado un proceso más sencillo, basado en un único material nuevo, un compuesto hecho de un gel mezclado con unas diminutas fibras de celulosa. La rigidez de estas fibras y su grado de expansión varían en función de cómo son alineadas. Los investigadores se aprovechan de eso para "codificar" la capacidad de adoptar una forma compleja y predeterminada. Lewis dice que debería ser posible utilizar el proceso nuevo, con un tinte de hidrogel distinto, para fabricar objetos que cambien de forma en respuesta a otros estímulos, como la luz. Las fibras de celulosa también podrían ser sustituidas por materiales conductores para fabricar dispositivos electrónicos, afirma.

Este enfoque general podría demostrarse útil para la ingeniería de tejidos. Pero no nos columpiemos, este avance, de momento, no nos acerca a los "órganos de sustitución". Desarrollar andamios para el cultivo de nuevos tejidos y células para facilitar la reparación de tejidos será un gran reto. Lewis afirma que el grupo ya está explorando esto en el laboratorio, al cultivar células sobre estructuras planas para provocar el cambio de forma después, por ejemplo al colocarlas sobre una herida abierta.

(Fuentes: Harvard, New Scientist)

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Cómo despilfarrar el sueldo de un mes en pruebas genéticas que no sirven para nada

    Las tiendas de pruebas de ADN para el consumidor se han convertido en una especie de bazar donde  la pseudociencia y el 'marketing' se mezclan para ofrecer servicios inútiles, como una bufanda personalizada con el patrón genético o sin aval científico

  2. El ejército de científicos que está estudiando un trozo de cerebro del tamaño de un grano de arena

    El proyecto MICrONS, financiado con 85 millones de euros, intenta recrear cada detalle de lo que pasa en este órgano para revolucionar la neurociencia y la inteligencia artificial. Láseres, rebanadas cerebrales, virus y ecuaciones son algunas de las armas de esta iniciativa que podría cambiarlo todo 

  3. La nueva era de la medicina avanza a pesar del desorbitado precio de las terapias génicas

    Un tratamiento médico pionero que corrige un gen mutado podría a punto de aprobarse en EEUU. Tras un pasado oscuro con voluntarios fallecidos o con efectos secundarios a causa de las terapias génicas, estos tratamientos están cada vez más cerca de revolucionar la salud (de quien pueda pagarlos)