.

Tecnología y Sociedad

Lyft paga 11 millones a sus conductores y Uber se enfrenta a la misma demanda

1

Lyft tampoco podrá cortar relaciones con ellos sin una razón justificada. Ambas empresas deben definir bien su modalidad de trabajo temporal

  • por Michael Reilly | traducido por Teresa Woods
  • 29 Enero, 2016

Una de las incógnitas más importantes de la economía del trabajo temporal es si los gigantes como Lyft y Uber se verán obligados a tratar a sus conductores como empleados tradicionales (ver Lyft, a medio camino entre Uber y Blablacar, quiere acabar con el coche privado).

El miércoles, la más pequeña de las dos empresas de servicio de transporte compartido, Lyft, aceptó pagar a sus conductores más de 11 millones de euros como parte de un acuerdo judicial sobre cómo la empresa trata a sus empleados. Los conductores de Lyft buscaban mucho más, incluidos el derecho de cobrar un salario mínimo, la compensación de los gastos profesionales y otros elementos del empleo tradicional.

Pagos en efectivo aparte, Lyft también acordó que ya no podrá rescindir la relación con un conductor a su antojo. A partir de ahora tendrá que justificar cualquier despido.

Queda por ver cómo esto afectará a Uber, que se enfrentará a una demanda colectiva similar en junio (ver La revolución Uber en China es una revuelta). El pasado miércoles se divulgó que la empresa ha desplegado sigilosamente un programa de rastreo de conductores en Tejas (EEUU), que emplea los datos de localización para vigilar de cerca el rendimiento de los conductores, como los excesos de velocidad, los acelerones y los frenazos.

Un rastreo similar representa una práctica común en la industria transportista, donde es conocida como la telemática. Uber dice que el rastreo es útil para asegurar que los conductores operen sus vehículos de forma segura, y para poder investigar las quejas de pasajeros sobre la calidad de un traslado. Uber también podría estar interesada en utilizar los datos recopilados de tal programa para impulsar sus esfuerzos por desarrollar un coche autónomo.

Pero, al ejercer tal control, Uber corre un riesgo. La demanda colectiva presentada contra la empresa alega que los conductores realmente no son contratistas independientes en absoluto, sino empleados que merecen todos los (caros) derechos del trabajador convencional. Puede que cuánto más vigile Uber el comportamiento de sus conductores, más les dé la razón.

(Fuentes: Wall Street Journal, Guardian, Bloomberg, Fast Company)

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Así será 2030, según siete expertos en predicciones de futuro

    Pronosticar el futuro es un trabajo complejo y absolutamente crítico para cada vez más sectores de la economía, la medicina y el clima. Siete profesionales de distintas áreas explican cómo trabajan, qué herramientas usan y cuál es su visión del mundo para dentro de 10 años

  2. EE. UU. intenta prohibir que la policía use reconocimiento facial

    Un proyecto de ley aspira a ilegalizar el uso de la tecnología por parte de las fuerzas del orden tras las protestas por la muerte de George Floyd, la reiterada presión de grupos activistas y las pruebas cada vez mayores de que los algoritmos tienen sesgos hacia las personas negras y otros grupos minoritarios

  3. Toronto, la alternativa canadiense a Silicon Valley para la buena gente

    El centro tecnológico de Canadá intenta posicionarse como un antídoto contra los peores impulsos de la industria tecnológica de EE. UU. Sus valores, su amabilidad y su educación aspiran a convertirse en el nuevo estándar para liderar una próxima revolución tecnológica que ponga a las personas en el centro