.

Móvil

¿Qué está haciendo Magic Leap con sus más de mil millones de dólares?

La misteriosa 'start-up' de realidad aumentada no para de recibir financiación a pesar de no haber presentado ningún producto. Dispositivos, contenidos y asesores son sus fuentes de gasto

  • por Rachel Metz | traducido por Teresa Woods
  • 04 Febrero, 2016

Magic Leap hizo público el martes que ha recaudado 794 millones de dólares (unos 730 millones de euros) en una ronda de financiación organizada por Alibaba Group. El anuncio confirma especulaciones anteriores de que esa misteriosa empresa de realidad aumentada estaba preparando una gran ronda de recaudación de fondos. Con una ronda anterior de 542 millones de dólares (unos 496 millones de euros) liderada por Google, el total recaudado por Magic Leap desde finales de 2014 ya asciende a unos 1.340 millones de dólares (unos 1.225 millones de euros).

Entonces, ¿qué está haciendo Magic Leap con todo ese dinero? Muchas cosas. La empresa de Florida (EEUU) ha dedicado varios años al desarrollo de hardware para incorporar su llamada tecnología de "realidad cinemática" en un dispositivo similar a un casco que posibilite visualizar todo tipo de imágenes digitales (monstruos, robots y muchas más cosas) como si se encontraran realmente justo delante del usuario.

Aunque no se ha llegado a mostrar públicamente, una demostración que vi hacia finales de 2014 empleaba un enorme prototipo estático que logró que pareciera que los monstruos y otros personajes estuvieran en la misma habitación. También pude observar un prototipo de ingeniería no funcional que se parecía más a un abultado par de gafas de sol deportivas con una batería externa.

Fabricar este tipo de hardware es muy caro, especialmente si la pantalla de Magic Leap debe incluir su propio chip sensible a la luz que depende de la fotónica de silicio. Y la empresa está desarrollando justo este tipo de chip, según le confirmó el CEO y cofundador, Rony Abovitz, al editor jefe Jason Pontin el pasado mes de junio en la conferencia EmTech Digital de MIT Technology Review celebrada en San Francisco (EEUU). En ese momento, Abovitz afirmó que su start-up había desarrollado novedosas técnicas de fabricación y que las estaba empleando en una línea de fabricación piloto en Florida. Probablemente será algo tremendamente complicado y muy caro, puesto que la fabricación de chips no es moco de pavo. 

Magic Leap está gastando bastante dinero en otras cosas, como consolidar un equipo con algunas figuras de renombre, como el autor de ciencia ficción Neal Stephenson, que es el futurólogo de la empresa, y el prolífico desarrollador de videojuegos Graeme Devine, que es su director creativo.

También está desarrollando contenidos para su venidero dispositivo. En un vídeo proyectado en la conferencia de tecnología WSJD del Wall Street Journal celebrada en octubre, la compañía mostraba un pequeño robot virtual que se desplazaba debajo de una mesa mientras un modelo solar incandescente levitaba sobre ella.

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Esta imagen vale más que mil palabras para analizar los riesgos de la conducción autónoma

    Este sistema de identificación ha confundido las fotos de ciclistas de las puertas de un vehículo con ciclistas reales. Por ello, los expertos recomiendan incluir el mayor número de tipos distintos de sensores y cámaras para minimizar las carencias de cada uno de ellos 

  2. El casco de realidad aumentada 'low cost' que nació del cristal de una pecera

    Por menos de 100 euros, dentro de poco podrá adquirir el casco de Mira Labs, que funciona a través de un iPhone. Su resolución es bastante buena, aunque al igual que la realidad virtual, hay pocos contenidos disponibles para seducir al mercado de masas

  3. Microsoft exprime el espectro de TV para ofrecer un internet rápido y barato

    Su idea es enviar datos a través de los espacios en blanco del espectro que separan unos canales de otros. Las pruebas muestran velocidades muy aceptables y el coste es mucho más barato que el de la fibra óptica, pero los radiodifusores no están precisamente contentos