.

Energía

China quiere superar su adicción al carbón, trabajadores incluidos

El país asiático quiere apostar por las renovables y desligarse del carbón, algo que afecta a los trabajadores del sector que ya se organizan para protestar

  • por Richard Martin | traducido por Teresa Woods
  • 03 Marzo, 2016

Por fin China está haciendo progresos en su lucha contra su particular adicción al carbón, pero los síntomas del síndrome de abstinencia también empiezan a golpear a algunos de sus ciudadanos más vulnerables. El gobierno anunció el lunes que 1,8 millones de trabajadores de las industrias del carbón y del acero serán despedidos este año, lo que representa el 10% de la plantilla total del acero y la quinta parte de los trabajadores de la industria del carbón, según una investigación económica de IHS Insights. El gobierno central dice que invertirá más de 15.000 millones de dólares (unos 13.800 millones de euros) en servicios de formación e inserción laboral para los trabajadores despedidos.

Las consecuencias se notarán con mayor fuerza en lugares como la provincia de Shanxi, donde viajé extensamente para mi libro Coal Wars. Allí, muchas ciudades de tamaño considerable dependen totalmente de la economía del carbón, y los despidos podrían generar, al modo de las ondas en el agua, una importante agitación social. Ya se están organizando por centenares los mineros del carbón en Anyuan, el escenario de la Gran Huelga de 1922 que ayudó a colocar a Mao y el partido comunista en el camino al poder, para manifestarse en contra de los despidos y recortes salariales, según informa el Washington Post.

El uso de carbón bajó casi un 4% en 2015 con respecto al año anterior, una ralentización que está siendo impulsada tanto por los cambios en el mercado como por la determinación de Pekín para frenar la tóxica contaminación atmosférica y comenzar una transición hacia fuentes energéticas más limpias. China ya es el mayor productor de energía eólica, y se ha programado un impulso  masivo en energías eólicas, solares y nucleares para los próximos 10 años.

Foto: Los trabajadores llenan unos vagones de tren con carbón en Jiujiáng, China. Crédito:  ChinaFotoPress-Getty Images.        

(Lean más: Reuters, Washington Post, Testigos y pruebas del cambio climático)

Energía

  1. Extraer CO2 de la atmósfera podría llegar a costar cientos de billones de euros

    Un nuevo estudio de James Hansen, uno de los padres de las investigaciones climáticas, estima que si  la sociedad no empieza ya a reducir sus emisiones, a los jóvenes de hoy les costará unos 464 billones de euros limpiar la atmósfera para el año 2100. Aunque reconoce que a las cifras les faltan algo de precisión

  2. Las redes de reactores compactos intentan revivir la industria nuclear

    El diseño de reactor modular pequeño en red de NuScale Energy va a pasar a revisión regulatoria en EEUU y planea empezar a dar energía más segura y barata para 2026. Pero tendrá que rebajar mucho sus costes si aspira a competir con el bajo precio del gas natural

  3. Los ejércitos de baterías empiezan a ser más baratos que crear nuevas plantas de gas natural

    Un informe centrado en el Estado de Minnesota asegura que en un par de años a la región le resultará más barato construir redes de baterías a escala de red que construir y operar nuevas instalaciones de gas natural, un importante punto de inflexión contra el cambio climático