.

Biomedicina

La encrucijada de la empresa farmacéutica a la que no le funciona su viagra

Subidas de precios abusivas y una viagra para mujeres que no da la talla han puesto a Valeant Pharmaceuticals en el punto de mira de reguladores y hasta Hillary Clinton

  • por Antonio Regalado | traducido por Teresa Woods
  • 03 Marzo, 2016

Hillary Clinton, la candidata demócrata que aspira a la presidencia de Estados Unidos, ha anunciado en campaña que se compromete a perseguir a una farmacéutica canadiense por lo que considera subidas de precios "abusivos", incluido la del precio de un fármaco que subió de 180 dólares (unos 166 euros) a 14.700 dólares (unos 13.500 euros), según la revista Fortune. "La empresa se llama Valeant Pharmaceuticals", asegura Clinton. "Voy a por ellos".  La misma empresa que comercializa la llamada "viagra para mujeres".

La empresa en cuestión se enfrenta a una oleada de malas noticias: está siendo investigada por los reguladores de al menos dos estados y por el gobierno federal de Estados Unidos, y su producto más famoso - una controvertida pastilla denominada "la Viagra para mujeres" - tampoco está complaciendo a mucha gente.

El fármaco, llamado flibanserin, sólo da paso a una "media" experiencia sexual satisfactoria adicional al mes, según un estudio publicado el pasado lunes.

Comercializado bajo el nombre Addyi, el fármaco fue controvertido antes incluso de aprobarse por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) el pasado verano, después de dos rechazos anteriores.  Antes de hacerlo, varios grupos activistas habían presionado al organismo regulador al señalar que existen varios fármacos comercializados para aumentar el rendimiento sexual masculino.

Addyi trata "la anorexia sexual", "un trastorno marcado por un deseo sexual reducido o nulo lo que provoca angustia al paciente", según Bloomberg

Los investigadores, incluido uno que se había opuesto a la aprobación del fármaco, informaron esta semana de que las mujeres que toman el fármaco disfrutan de "la mitad de una experiencia sexualmente satisfactoria adicional al mes", dejando los detalles de esa fracción a la imaginación de los lectores.

Puesto que el fármaco tiene efectos secundarios, como náuseas y fatiga, muchos expertos siguen sin comprender su aprobación. Las malas ventas  también sugieren que el fármaco no ha transformado demasiadas vidas sexuales. Va camino de facturar 11 millones de dólares (unos 10 millones de euros) en 2016, en lugar de los entre 100 y 150 millones (entre unos 92 y 138 millones de euros) que proyectó inicialmente Valeant Pharmaceuticals, según el New York Times.

Pero lo que realmente está dañando la libido de Valeant Pharmaceuticals es la indignación pública sobre la costumbre de la compañía de aumentar los precios de sus productos. Algo que también afecta a su valoración. Según Bloomberg, el valor de las acciones de la empresa han caído más de un 66% en los últimos meses. Y cayeron aún más el lunes después de conocerse que Valeant es objeto de al menos cuatro investigaciones por parte de reguladores de mercado y el Congreso estadounidense.

En un artículo de opinión publicado en la revista Journal of the American Medical Association repleto de desafortunados juegos de palabras, dos médicos de la Universidad de Dartmouth (EEUU) calificaron la historia de flibanserin como "insatisfactoria".

"La FDA aprobó un fármaco marginalmente eficaz para un trastorno que no pone en riesgo la vida del paciente frente a una importante - e innecesaria - incertidumbre acerca de sus peligros", escribieron.

(Lean más: Fortune, New York Times, Reuters, Bloomberg)

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Este robot esteriliza un millón de mosquitos a la semana de forma 'natural'

    La máquina, creada bajo el paraguas de Alphabet, clasifica a los insectos por raza y los infecta con una bacteria que los deja estériles. Otro robot los liberará en el entorno a millones para intentar combatir las plagas que transmiten enfermedades humanas como el dengue y el Zika

  2. Este 'cepillo' de microalambres intentará devolver a la gente los sentidos perdidos

    Una 'start-up' va a recibir 16 millones de euros del Gobierno de EEUU para investigar una tecnología inventada en Moldavia en la década de 1960 que podría ser capaz de registrar la actividad de decenas de miles de neuronas de forma simultánea

  3. Este corazón impreso en 3D es lo más parecido al órgano humano, aunque no sirva

    Parece un corazón real y bombea sangre como él, pero empieza a degradarse a los 45 minutos, después de tan sólo 3.000 latidos y requiere una bomba externa para funcionar. Aun así, es lo más cerca que se ha llegado de crear un corazón artificial funcional