.

Computación

Bloquear los anuncios de la red tampoco es la panacea contra el 'ransomware'

1

El 'New York Times' y la BBC distribuyeron anuncios con 'malware'. Algunos expertos aseguran que los bloqueadores son la solución, pero ni lo bloquean todo ni garantizan la seguridad de los anuncios que permiten

  • por Tom Simonite | traducido por Teresa Woods
  • 18 Marzo, 2016

El pasado fin de semana, algunas de las páginas web más grandes del mundo expusieron a millones de personas a un software malicioso que encripta los datos y exige el pago de un rescate para desbloquearlos, conocido como ransomware. El incidente aumenta el peso de la afirmación de algunos expertos en ciberseguridad de que es necesario utilizar software para bloquear la publicidad digital para asegurar nuestra seguridad en internet.

La empresa de seguridad Malwarebytes informa de que MSN, The New York Times, la BBC y AOL se incluyen entre las que difundieron el ransomware. Sucedió porque esas páginas, como muchas, contratan a terceros para mostrar la publicidad. Los criminales tienen fuertes incentivos para introducir anuncios maliciosos dentro de las redes de publicidad porque su alcance es enorme.

Esta no es la primera vez que ocurre. Yahoo, Forbes y The Economist han sido víctimas de la misma trampa en el pasado. Y algunas investigaciones sugieren que el problema se está agravando.

Por eso, algunos expertos afirman que, al margen de las cuestiones éticas y de negocio acerca de si está bien bloquear los anuncios digitales que apoyan los contenidos gratuitos, deberíamos hacerlo para proteger nuestra seguridad. Esa fue la conclusión de un estudio sobre el problema de los anuncios maliciosos liderado por la Universidad de California en Santa Barbara (EEUU), que señaló al popular bloqueador de publicidad llamado Adblock Plus como la defensa más eficaz contra los anuncios maliciosos.

Edward Snowden, el contratista federal que filtró informaciones acerca de la vigilancia de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense, también recomienda el uso de bloqueadores de publicidad por motivos de seguridad.

Pero los bloqueadores están intentando hacerse más atractivos y aceptables para los editores y la industria publicitaria. Y esta tendencia podría eliminar su efecto protector frente al ransomware. Adblock Plus, por ejemplo, no bloquea los anuncios si cumplen con determinados criterios, como no mostrar imágenes en movimiento. La empresa que comercializa el bloqueador de publicidad incluso cobra a empresas que incluyen a Amazon y Google para no bloquear sus anuncios. Los criterios de "anuncios aceptables" de Adblock Plus no incluyen ninguna mención de seguridad, y resulta improbable que esa y otras empresas que ofrecen bloqueadores de publicidad dispongan de los recursos necesarios para filtrar los anuncios maliciosos.

(Lean más: El culpable del bloqueo de anuncios 'online' quiere paz entre empresas y usuarios, Malwarebytes)

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Claves para automatizar las tareas de ciberseguridad de forma fiable

    Cada vez más empresas incorporan inteligencia artificial en sus servicios de seguridad cibernética. Pero si no la aplican con cuidado, con prisas o simplemente por moda, sus clientes pueden ser aún más vulnerables a los hackers. Le ofrecemos algunos consejos para usar la IA correctamente

  2. El estrés laboral en ciberseguridad es el nuevo aliado de los hackers

    Los ataques constantes, la escasez de trabajadores cualificados y la innovación de los piratas informáticos somete a los profesionales del sector a una presión que aumenta el riesgo de brechas de seguridad. La comunidad empieza a ser consciente de la importancia y la urgencia de aliviar esta tensión

  3. Un simple análisis de los ojos descubre los vídeos falsos 'deepfake'

    Las falsificaciones automáticas de vídeo creadas mediante IA no suelen pestañear, un fenómeno que las hace más fáciles de identificar para luchar contra casos de porno vengativo y bulos. Este puede ser el comienzo de una carrera armamentista entre detectives y falsificadores digitales