.

Energía

El liderazgo solar de China se debe más a la economía que al medio ambiente

China lidera el sector y pretende aumentar de forma drástica su capacidad en energía solar antes del final de 2020. Parece que esta estrategia va más allá de la lucha contra el cambio climático

  • por Richard Martin | traducido por Carmen Rus
  • 24 Marzo, 2016

Merece la pena dedicar un minuto a apreciar la verdadera escala de lo que está haciendo China con la energía solar. En 2015, el país aumentó en más de 15 megavatios su capacidad en energía solar y superó a Alemania al convertirse en el mercado de energía solar más importante del mundo. China tiene en la actualidad 43,2 gigavatios de capacidad energética solar, frente a los 38,4 de Alemania o los 27,8 de Estados Unidos.

Según los últimos cálculos, parece que esta tendencia va a continuar en el futuro. Mediante su decimotercer plan quinquenal, China prácticamente triplicará su capacidad solar antes del fin de 2020, al añadir entre 15 y 20 gigavatios de energía solar cada año durante el próximo lustro, según el director de la Administración Nacional de Energía del país, Nur Berki. Ello proporcionará al país más de 140 gigavatios en sus instalaciones de energía solar. Para poner el objetivo en contexto, la capacidad solar mundial alcanzó un máximo de 200 gigavatios el año pasado, y se espera que alcance los 321 gigavatios antes de que acabe 2016.

Evidentemente, China también es el principal emisor de dióxido de carbono del planeta, quema más cantidad de carbón que cualquier otra nación y su capacidad solar no constituye más que una pequeña parte de su programa global de energía. Es más, la capacidad no implica necesariamente la generación de energía. La Administración Nacional de Energía calcula que casi un tercio de la capacidad solar de la provincia de Gansu, y más de un cuarto de la de Xinjiang, no se utilizó el año pasado.

Foto: ¿Demasiado bonito para ser verdad? Crédito: Kevin Frayer (Getty Images)

El objetivo declarado de China es añadir estas colosales cantidades de energía solar para cumplir con los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero que adoptó en el acuerdo del clima alcanzado en la última cumbre de París (Francia). Pero la cosa no se queda ahí. Los líderes chinos quieren reducir desesperadamente la polución atmosférica producida por la quema de carbón, que hace que el aire de grandes ciudades como Shanghái y Pekín sea prácticamente irrespirable.

Además, el descomunal sector de fabricación de paneles solares chino necesita nuevos mercados para sus productos. El analista de Credit Suisse Patrick Jobin dijo el lunes que la superabundancia de paneles solares podría golpear al sector este año, cuando las tres principales empresas productoras de China, JA Solar, JinkoSolar y Trina Solar, siguen acelerando la producción a pesar de que la demanda internacional está descendiendo. En palabras de Jobin: "Creemos que las empresas fabricantes del sector solar se enfrentan a una coyuntura de sobreproducción exacerbada en el 2016". Así que los ostentosos planes del Gobierno central podrían resultar tan solo una estrategia para dar salida al exceso de oferta.

Energía

  1. Extraer CO2 de la atmósfera podría llegar a costar cientos de billones de euros

    Un nuevo estudio de James Hansen, uno de los padres de las investigaciones climáticas, estima que si  la sociedad no empieza ya a reducir sus emisiones, a los jóvenes de hoy les costará unos 464 billones de euros limpiar la atmósfera para el año 2100. Aunque reconoce que a las cifras les faltan algo de precisión

  2. Las redes de reactores compactos intentan revivir la industria nuclear

    El diseño de reactor modular pequeño en red de NuScale Energy va a pasar a revisión regulatoria en EEUU y planea empezar a dar energía más segura y barata para 2026. Pero tendrá que rebajar mucho sus costes si aspira a competir con el bajo precio del gas natural

  3. Los ejércitos de baterías empiezan a ser más baratos que crear nuevas plantas de gas natural

    Un informe centrado en el Estado de Minnesota asegura que en un par de años a la región le resultará más barato construir redes de baterías a escala de red que construir y operar nuevas instalaciones de gas natural, un importante punto de inflexión contra el cambio climático