.

Energía

El sueño del 'carbón limpio' se sigue alejando con la quiebra de Peabody Energy

1

El descenso del precio del gas natural y de la demanda de carbón en China, junto a la dificultad de reducir los costes de capturar y almacenar carbono han hecho fracasar la mayoría de los proyectos

  • por Richard Martin | traducido por Teresa Woods
  • 18 Abril, 2016

Peabody Energy, el mayor productor de carbón del sector privado mundial, se declaró en quiebra el pasado miércoles después de un largo descenso de precios y demanda de carbón en Estados Unidos. Cuando hablé con el CEO (ahora presidente ejecutivo) de Peabody Energy, Greg Boyce, hace dos años, detalló con entusiasmo las dos estrategias que llevarían a la empresa a alcanzar cotas más altas: enviar carbón a China y construir unas plantas "de carbón limpio".

El plan de Peabody Energy de exportar carbón a China mediante unas enormes terminales de carbón jamás se materializó, porque grupos medioambientales y gobiernos locales se opusieron a las terminales y el consumo del carbón en China ha caído drásticamente. La segunda jugada, llamada "carbón limpio", ha flaqueado porque capturar el dióxido de carbono de las chimeneas industriales de las plantas de carbón y enterrarlo a mucha profundidad bajo tierra ha resultado ser prohibitivo en términos de coste, especialmente en una era de gas natural barato.

Peabody Energy invirtió millones de dólares en tecnología de carbón limpio. Estableció un centro de investigación en la Universidad de Wyoming (EEUU) y financió proyectos de investigación en Estados Unidos y China. La empresa tampoco estaba sola: a pesar de los 13.000 millones de dólares (unos 11.600 millones de euros) invertidos a nivel mundial en I+D durante la última década, la captura de carbono aún añadiría entre un 30% y un 40% a los costes de la generación energética de las plantas de carbón, una causa perdida si tiene que competir con un gas natural tirado de precio.


Crédito: Peabody Energy.

Los proyectos de captura y almacenamiento de carbono (CAC) que han conseguido dar el salto desde la mesa de dibujo generalmente han fracasado. El año pasado, el Departamento de Energía de Estados Unidos canceló la financiación del proyecto FutureGen, una planta energética a carbón con captura de carbono en Illinois que llevaba en desarrollo más de 12 años. Y el New York Times informó el mes pasado de que un esfuerzo similar en Canadá, el proyecto Boundary Dam, "ha estado plagado de múltiples paradas, se ha quedado muy corto de alcanzar su objetivo de emisiones y se enfrenta a un problema sin resolver de su tecnología central".

Aun así, el colapso de Peabody Energy no acabará completamente con los esfuerzos por limpiar el carbón, por muy desacertados que sean. Actualmente hay 14 proyectos de CAC en marcha (sólo uno de los cuales incluye la generación de energía), según el Instituto Global de Captura y Almacenamiento del Carbono, con otros ocho en proceso de construcción. 

(Para saber más: USA Today, New York Times, Fortune, China sigue inmersa en su propia crisis del carbónLa tecnología y la política frenan los proyectos de CAC)

Energía

  1. Las señales de que el cambio climático perdió totalmente el control en 2017

    Los incendios, los huracanes y el aumento del nivel del mar son algunos de los fenómenos agravados por la acción del cambio climático que hemos acelerado los humanos. Y todavía hay más: los modelos predicen que sufriremos las peores consecuencias del calentamiento global. Es hora de actuar. 

  2. Un experimento crea un sistema en el que el tiempo pasa hacia atrás

    Esta extraordinaria investigación abre la puerta a una nueva generación de dispositivos y revela una relación más profunda entre el tiempo, la entropía y el entrelazamiento cuántico. Dentro del sistema, el calor viaja desde objetos fríos a otros más calientes, al revés que en el mundo que conocemos

  3. El futuro más negro del cambio climático es también el más probable

    Una nueva investigación en Nature revela que las alteraciones del clima vividas hasta ahora encajan mejor con los peores pronósticos de los expertos. Si esta tendencia se mantiene, es muy posible que las temperaturas aumenten cerca de 5° C para fines de siglo