.

Inteligencia Artificial

Las arañas robóticas tejen con impresión 3D para la fabricación del futuro

1

Siemens desarrolla robots arácnidos que funcionan como impresoras 3D. Aunque se encuentran en su primera fase, en un futuro podrían dinamizar las líneas de producción de las fábricas

  • por Will Knight | traducido por Teresa Woods
  • 03 Mayo, 2016

Si tiene aracnofobia, puede que encuentre un poco alarmante la visión de Siemens para las futuras líneas de fabricación.

En un laboratorio en Princeton, Nueva Jersey (EEUU), los investigadores de la empresa están probando unos robots con forma de araña que extruyen plástico en lugar de seda, gracias a unas impresoras 3D portátiles. Los robots pueden trabajar juntos de forma autónoma para generar objetos sencillos.


Foto: El director de diseño de producto, modelado y simulación de Siemens, Livio Dalloro y el vicepresidente ejecutivo de Siemens, Kurt Bettenhausen, inspeccionan uno de los robots de impresión en 3D. Crédito: Siemens. 

El trabajo se encuentra en una fase temprana, pero sugiere hacia dónde podría dirigirse la fabricación gracias al hardware de robots más sofisticados, el  software de control más inteligente y nuevas formas de fabricar componentes con el uso de la impresión 3D. A diferencia de una línea de producción robótica convencional, que ha de ser cuidadosamente programada para cada nuevo producto, simplemente se le proporcionaría el último diseño a un equipo de robots móviles de fabricación que se pondría manos a la obra sin más.

El director de diseño de producto, modelado y simulación de Siemens, Livio Dalloro, dice que los robots (que, a diferencia de las arañas de verdad, sólo tienen seis patas) actualmente sólo pueden generar unos objetos muy sencillos, como cubos, pero la idea es que algún día lleguen a trepar por un objeto más grande y complejo, fabricándolo sobre la marcha. "La modularidad, la flexibilidad y la autonomía son las tendencias más importantes de la fabricación", afirma Dalloro.


Foto: Los robots araña pueden dirigirse con un mando de videojuegos, pero son en gran medida autónomos. Crédito: Siemens.


Foto: Los robots emplean cámaras estereoscópicas para orientarse. Crédito: Siemens.

Los robots están equipados con cámaras 3D para mapear su entorno. Pero necesitan poder localizar su ubicación con un alto grado de precisión para poder trabajar juntos de manera eficaz. Actualmente son demasiado imprecisos para producir cualquier cosa compleja, y necesitarán volverse mucho más sofisticados antes de que resulte factible la fabricación real. Pero algún día los robots móviles podrían habilitar las líneas de producción para generar pequeños lotes de productos complejos, asegura Dalloro.

Los robots están parcialmente automatizados, pero se volverán más autónomos al aprender a interactuar con su entorno. "El aprendizaje de máquinas asumirá un papel cada vez mayor en el futuro", sugiere Dalloro.

El codirector del programa de postgrado de Diseño y Fabricación Avanzadas del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, EEUU), Jose Pachero, dice que las líneas de fabricación más avanzadas como las que operan Airbus y Tesla, son cada vez más móviles. "Esta es la conclusión lógica de aquello", explica. "Suena bastante genial".

Inteligencia Artificial

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. Aprendizaje no supervisado: la clave para la próxima revolución de la IA

    El científico jefe de inteligencia artificial de Facebook y uno de los grandes expertos del mundo, Yann LeCun, cree que esta técnica será clave para dotar a las máquinas de la capacidad de razonar, lo que finalmente desembocará en una oleada de nuevas capacidades útiles para el mundo

  2. Asia lidera el uso de robots mucho más de lo que se creía

    Al analizar el número de autómatas industriales de los países en función de sus salarios, los países asiáticos se ponen muy por encima de Europa y América, que los están incorporando mucho más despacio de lo esperado, lo que podría tener efectos en su futura competitividad

  3. La IA aprende a traducir lenguas muertas automáticamente

    Se trata de un avance extraordinario que podría llegar a descifrar idiomas antiguos que se han perdido. El enfoque se basa en poner límites a la inteligencia artificial más allá de los datos disponibles. El algoritmo ni siquiera necesita saber qué significa cada palabra