.

Cadenas de bloques y aplicaciones

La piel del brazo puede poner fin a la pelea con la diminuta pantalla del 'smartwatch'

1

Un anillo especial y un reloj inteligente modificado convierten la piel humana en una interfaz táctil para videojuegos. El sistema funciona de forma similar a la triangulación de las antenas móviles

  • por Rachel Metz | traducido por Teresa Woods
  • 09 Mayo, 2016

En lugar de jugar a juegos como Angry Birds deslizando el dedo por una pantalla táctil, tal vez algún día podamos hacerlo pasando el dedo por el brazo.

Unos investigadores de la Universidad de Carnegie Mellon (EEUU) están desarrollando esta posibilidad mediante un proyecto llamado SkinTrack. El usuario llevaría un anillo en el dedo índice que emite una señal eléctrica que puede ser captada por un reloj inteligente equipado con electrodos que se llevaría en el otro brazo. Un trabajo sobre este proyecto se presentará esta semana en la conferencia de interacciones humano-máquina de la Asociación de los Sistemas Informáticos que se celebrará en California (EEUU).


Foto: SkinTrack, un proyecto de investigación de la Universidad de Carnegie Mellon, permite al usuario emplear el brazo como panel táctil para un reloj inteligente. Crédito: Grupo de Interfaces Futuras, Universidad de Carnegie Mellon.

Puede resultar difícil interactuar con dispositivos portables como los relojes inteligentes porque tienden a tener unas pantallas diminutas. Así que los investigadores pensaron que utilizar la piel, especialmente la de la muñeca y la mano, como una suerte de pantalla táctil podría facilitar cosas como navegar en apps de mapas, hacer llamadas o jugar.

El alumno de postgrado de la Universidad de Carnegie Mellon Gierad Laput, que participó en el proyecto, explica que SkinTrack funciona de manera similar a la triangulación que realizan las torres de telefonía móvil para determinar la ubicación del móvil. Los investigadores han logrado que SkinTrack identifique correctamente cuando el dedo está en contacto con la piel con una precisión del 99%. Y al colocar los electrodos del reloj inteligente de determinada manera, pueden determinar en tiempo real dónde se encuentra el dedo y rastrear sus movimientos sobre el brazo y la mano del usuario.


Foto:
SkinTrack puede detectar cuándo el dedo entra en contacto con la piel y rastrearlo en tiempo real.
Crédito: Future Interfaces Group, Carnegie Mellon University.


Foto:
Con SkinTrack, el brazo se puede utilizar como pantalla táctil para todo tipo de gestos, como marcar un número de teléfono sobre un teclado virtual. Crédito: Future Interfaces Group, Carnegie Mellon University.

Para probar SkinTrack, los investigadores realizaron varias demostraciones, incluida una de un juego de Angry Birds al que se puede jugar desde un reloj inteligente. Se desliza el dedo por el brazo para preparar un tirachinas cargado con un pájaro en la pantalla. "Y cuando sueltas, la app detecta que el dedo ya no está en contacto con la piel, y suelta el tirachinas", explica.

Como demuestra un vídeo del proyecto, SkinTrack puede ser utilizado para todo tipo de gestos. También podría emplearse para convertir la piel en un teclado de teléfono virtual u otro tipo de teclado, añade Laput, o para abrir una app al tocar un punto concreto o al escribir una letra determinada sobre el brazo (escribir una "M" con el dedo podría activar la reproducción de música, por ejemplo).

Sin embargo, SkinTrack aún necesita trabajo si aspira a llegar a colocarse sobre el cuerpo de los consumidores en algún momento: el anillo probablemente tendría que ser mucho más elegante y la duración de su batería debería ser mayor. Laput cree que llevaría varios años lograr que sea lo suficientemente preciso para que cualquiera lo quiera utilizar.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Instagram, TikTok y otros aliados de los profesores en las aulas 'online'

    Frente a las desventajas de los servicios de videollamada, cada vez más docentes están utilizando con creatividad las redes sociales y los videojuegos preferidos por sus jóvenes alumnos para animarlos a que participen en las clases y conectar emocionalmente con ellos pese a la distancia

  2. Facebook eliminará la desinformación sobre vacunas contra la COVID-19

    La red social asegura que borrará cualquier publicación que incluya afirmaciones que hayan sido "desmentidas por expertos en salud pública" por su riesgo de provocar un "daño físico inminente". Se trata de un paso importante, pero que solo tendrá impacto si se ejecuta a gran escala y en grupos privados

  3. Guam, la isla que se volcó para que su 'app' de rastreo fuera un éxito

    Gracias a sus fuertes vínculos comunitarios y al liderazgo local, casi el 30 % de los residentes de este pequeño territorio de EE. UU. ubicado en Asia descargaron su aplicación de rastreo y notificación de exposición al coronavirus. Una televisión local organizó un "maratón de descargas" y las tiendas ofrecían premios