.

Energía

El gas natural y el invierno cálido mantienen la reducción de emisiones de CO2 de EEUU

A pesar el continuado crecimiento económico, las emisiones están experimentando un descenso continuado gracias en gran parte al barato gas natural

  • por Mike Orcutt | traducido por Teresa Woods
  • 12 Mayo, 2016

Las emisiones de dióxido de carbono en Estados Unidos cayeron de nuevo en 2015, según nuevos datos del Gobierno federal. Aunque los niveles aumentaron ligeramente en 2013 y 2014, el descenso del año pasado está alineado con una tendencia de más de una década a la baja. Las casi 5.300 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono relacionadas con la industria energética liberadas a la atmósfera en 2015 es un 12% inferior a la cifra de 2005.

La mayor parte de la reducción viene de quemar menos carbón. Según la Administración de Información Energética de Estados Unidos, cambios en la mezcla nacional de producción energética, especialmente el cambio hacia la quema más limpia de gas natural, representaron el 68% de la reducción de emisiones entre 2005 y 2015.

Un invierno relativamente suave también contribuyó a la reducción observada en 2015. El número de llamados "grados para días de calefacción", un indicador que refleja el consumo energético de los sistemas de calefacción, fue el más bajo desde 2012.

Históricamente, las fluctuaciones de las emisiones anuales también han tendido a reflejar los cambios económicos, como observamos con un descensco bastante dramático en 2009, cuando el país atravesaba una recesión.

De forma más reciente, sin embargo, la economía estadounidense ha seguido creciendo económicamente incluso durante años que han visto un descenso de las emisiones. En 2015, la economía era un 15% más grande que diez años antes, pero el país emitió un 23% menos de dióxido de carbono por dólar de PIB el año pasado frente al 2005.

Europa también ha experimentado un descenso generalizado de las emisiones a pesar de gozar de un continuado crecimiento económico, y una pequeña reducción de las emisiones globales en 2015 fue la primera que no coincidió con una crisis de la economía global (ver Gráfico: ¿Hemos llegado por fin al pico máximo de emisiones globales de CO2?). Si se mantiene esta tendencia o no, sin embargo, dependerá en gran medida de cómo los países en desarrollo, especialmente China e India, cumplan con sus crecientes demandas energéticas.

En Estados Unidos, la desvinculación de las emisiones del crecimiento económico fue en gran parte el resultado del auge de la producción nacional de gas natural gracias a la fractura hidráulica. Y mientras que los lanzamientos de tecnologías de energías renovables también han aumentado de forma notable últimamente, la quema de gas natural en lugar de carbón para generar electricidad probablemente seguirá representando el mayor contruibuyente a las reducciones de emisiones durante muchos años más.

Energía

  1. Extraer CO2 de la atmósfera podría llegar a costar cientos de billones de euros

    Un nuevo estudio de James Hansen, uno de los padres de las investigaciones climáticas, estima que si la sociedad no empieza ya a reducir sus emisiones, a los jóvenes de hoy les costará unos 464 billones de euros limpiar la atmósfera para el año 2100. Aunque reconoce que a las cifras les faltan algo de precisión

  2. Las redes de reactores compactos intentan revivir la industria nuclear

    El diseño de reactor modular pequeño en red de NuScale Energy va a pasar a revisión regulatoria en EEUU y planea empezar a dar energía más segura y barata para 2026. Pero tendrá que rebajar mucho sus costes si aspira a competir con el bajo precio del gas natural

  3. Los ejércitos de baterías empiezan a ser más baratos que crear nuevas plantas de gas natural

    Un informe centrado en el Estado de Minnesota asegura que en un par de años a la región le resultará más barato construir redes de baterías a escala de red que construir y operar nuevas instalaciones de gas natural, un importante punto de inflexión contra el cambio climático