.

Energía

La recarga de baterías sin cables se pone las pilas con una versión en producción

1

Aunque la tecnología de ondas acústicas resulta cada vez menos factible, una tecnología por resonancia magnética ya ha empzado a fabricarse, aunque su eficiencia nunca llegará al 100%

  • por David Talbot | traducido por Teresa Woods
  • 18 Mayo, 2016

Puede que consigamos librarnos de tantos cables. Aunque este mes una propuesta de carga inalámbrica de largo alcance ha sido desacreditada, también se ha empezado a producir un método más sencillo y eficiente para cargar los portátiles.

Las malas noticias fueron para UBeam, cuyas afirmaciones de que podría desarrollar un dispositivo para cargar smartphones y otros dispositivos de forma inalámbrica desde metros de distancia mediante ondas acústicas de alta frecuencia empezaron a generar gran escepticismo. La empresa atrajo 24 millones de dólares (unos 21 millones de euros) de inversiones de capital riesgo y golpes de publicidad como este artículo poco inquisitivo del New York Times. El entonces ingeniero de UBeam publicó varias entradas de blog que básicamente afirmaban que el proyecto, que nunca ha demostrado un prototipo operativo, ha avanzado poco y que nunca funcionará. UBeam no ha respondido a las acusaciones.

Mientras tanto, un sistema desarrollado por Witricity está avanzando a pasos agigantados. Esta versión emplea la resonancia magnética. Una corriente eléctrica pasa por una bobina para generar un campo electromagnético, lo que genera otra corriente eléctrica en la bobina de un dispositivo cercano.

Algunos productos existentes emplean una versión sencilla de este método, pero ambas bobimas han de ser colocadas en gran proximidad, lo que requiere una plataforma especial. En la versión de Witricity, llamada "inducción magnética altamente resonante", las bobinas de envío y de recepción están calibradas para resonar a una frecuencia determinada, permitiendo un mayor alcance de carga. Esto significa que las plataformas de carga pueden ser colocadas debajo de superficies existentes, como mesas o encimeras.

El diseño de Witricity ahora se dirige a las líneas de fabricación. El CEO de Witricity, Alex Gruzen, afirma: "Justo la semana pasada nuestras fábricas entraron en producción. Nuestros productos de consumo se están fabricando ahora mismo". El responsable no quiso especificar más sobre el producto, pero dijo: "Tenemos una gran colaboración con Intel e importantes fabricantes de ordenadores portátiles".

El sistema tiene un coste energético. Los sistemas para portátiles y móviles sólo tienen una eficiencia de entre el 70% y el 90%, en función del uso. Pero Gruzen dice que nicho óptimo para la tecnología sería la carga de los coches eléctricos. Cuando los coches se aparcan encima de una bobina, explica, pueden cargarse con una eficiencia de entre el 92% y el 94%, una cira muy similar a la alcanzada con un cable. El sistema tiene previsto incluirse en un coche eléctrico el próximo año.

Gruzen asegura llevar largo tiempo dudando de UBeam: "Nunca me convenció la física del método de ultrasonidos, al menos en cuanto a las afirmaciones que hacían".

Un consorcio de fabricantes de sistemas de energía inalámbrica, el Consorcio de Energías Inalámbricas, se muestra de acuerdo al básicamente afirmar que la recarga de dispositivos de consumo por el aire es "imposible". "Actualmente la energía inalámbrica funciona para aplicaciones industriales de ultrabaja energía", dijo en una entrada de blog. "La carga de dispositivos móviles por el aire seguría siendo imposible durante el futuro previsible".

(Para saber más: International Business Times, New York Times)

Energía

  1. Cómo dejar que la India siga creciendo sin cargarnos el planeta

    El país está haciendo grandes esfuerzos para aumentar su cuota renovable, pero su economía emergente demanda más energía y más rápido. Para que pueda seguir su avance, los países ricos deberán compensar el pasado y reducir aún más sus emisiones

  2. Esta es la parte del sistema solar que debemos proteger para que no colapse

    Para garantizar el futuro de la humanidad y evitar acabar con los finitos recursos del entorno espacial, solo deberíamos poder explotar una octava parte de él. El resto debería designarse como zona virgen para asegurar su conservación

  3. Minar bitcoins puede emitir tanto CO2 al año como toda Kansas City

    Aunque ni el nivel de emisiones ni el consumo energético asociado a esta cadena de bloques está 100 % claro, lo que sí sabemos es que es excesivo, y que lo último que el planeta necesita ahora son nuevas formas de soltar gases de efecto invernadero