.

Negocios

La primera empresa autónoma controlada por software apunta a ser un gran fracaso

1

The DAO decidirá qué proyectos financiar en función de los votos de los inversores y pagará con una criptomoneda inspirada en Bitcoin, y todo apunta a que sus decisiones serán terribles

  • por Tom Simonite | traducido por Teresa Woods
  • 20 Mayo, 2016

¡La era de las empresas autonomas ha llegado! Unos entusiastas inversores han prometido aportar más de 130 millones de dólares (unos 115 millones de euros) a la empresa autónoma decentralizada llamada The DAO (por las siglas del nombre completo de la organización en inglés), un sistema de software que financiará start-ups en función de los votos de sus más de 18.000 accionistas.

Muchos píxeles han sido derramados esta semana para explicar porqué The DAO presagia una nueva era de las inversiones y la gobernanza corporativa. La verdad es que existen buenos motivos para creer que The DAO no será demasiado astuta y tomará horribles decisiones de inversión.

The DAO funciona con Ethereum, una criptomoneda inspirada en Bitcoin que dispone de prestaciones adicionales que permiten que el software controle los fondos y opere contratos.

Si uno manda dinero en forma de Ethereum a The DAO, el sistema le devuelve una credencial que le condece autoridad para votar acerca de cómo serán empleados los fondos. La idea es que la sabiduría de la población de votantes inyectará inteligencia a The DAO para que pueda tomar decisiones inteligentes. Los beneficios de las inversiones volverán a los accionistas. Aunque cabe destacar que los 130 millones de dólares no están garantizados, cualquiera puede retirar sus fondos en cualquier momento antes de su primera votación.

Pero elegir start-ups a las que apoyar es una tarea difícil. Ni siquiera los inversores de capital riesgo lo hacen demasiado bien a pesar de estar bien remunerados y conectados.  De hecho, la industria de las inversiones de capital riesgo tiende a rendir mal en mercados públicos.

Las personas que controlan The DAO deberán tomar decisiones de inversión con mucha menos información que la que reciben los inversores. Muchos no serán inversores a jornada completa; muchos ni tendrán experiencia.

Otro motivo para creer que The DAO resultará ser un zoquete es la cultura compartida del grupo que la alimentará. Con lo absortos que están por la idea de Ethereum, favorecerán los proyectos que incluyen el Ethereum e ideas relacionadas , que en gran parte siguen sin demostrarse.

Sólo hemos de considerar dos propuestas de inversión publicadas en la página web de The DAO. Una consiste en un sistema basado en Ethereum para facilitar el alquiler de cosas como pisos y puntos de conexión wifi. La otra es una empresa que desarrolla unos tricíclos eléctricos de fuente abierta que se alquilan mediante la red Ethereum.

Muchas cosas de nuestro mundo tendrían que cambiar para que cualquiera de estos proyectos gozara de cualquier medida de éxito a escala.

Al igual que tantas otras ideas que circulan por el mundo de las criptomonedas, The DAO probablemente no cumplirá con su propio bombo. De hecho, el éxito de The DAO a la hora de atraer fondos podría indicar un problema mucho mayor al que se enfrentan las criptomonedas.

Bitcoin y Ethereum han acumulado grandes capitalizaciones de mercado, de 7.000 millones de dólares (unos 6.200 millones de euros) y 976 millones de dólares (unos 865 millones de euros) respectivamente. Han obtenido estas cuotas bajo la esperanza de llegar a ser ampliamente útiles. Pero hasta que eso suceda no hay gran cosa en la que invertir Bitcoins o Ethereum sin convertirlos primero en una moneda convencional, según Tim Swanson de R3CEV, una start-up que colabora con bancos en tecnologías inspiradas en Bitcoin.

(Para saber más: TechCrunch, Los bancos copian la tecnología Bitcoin para adaptarla a sus necesidades)

Negocios

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Un experto en IA da las claves para que cualquier empresa la incorpore

    El fundador de Google Brain, Andrew Ng, está centrado en ayudar a las pequeñas compañías a iniciar su propio viaje en el océano de la inteligencia artificial. En su opinión, empezar con proyectos pequeños que no requieran muchos recursos y generen resultados a corto plazo para seducir a los ejecutivos

  2. Un material con propiedades antinaturales podría acabar con el vaho

    Esta nueva metasuperficie aprovecha el calor del Sol para reducir significativamente el nivel de condensación y aumentar la evaporación en comparación con otros materiales, una propiedad que no se encuentra en la naturaleza. Además es relativamente fácil de fabricar

  3. El problema legal de la IA: cómo regular algo que no deja de cambiar

    La inteligencia artificial cada vez tiene más peso en la vida de la gente, pero sus constantes avances nos impiden comprender su impacto en profundidad. Por eso, un grupo de expertos cree que los gigantes tecnológicos y los científicos responsables deben tener un papel más activo en su regulación