.

Inteligencia Artificial

¿Será la imaginación artificial la gallina de los huevos de oro de Silicon Valley?

1

La misteriosa 'start-up' Vicarious afirma estar reinventando la red neuronal para que los ordenadores den el gran salto que las industrias necesitan en la inteligencia artificial

  • por Will Knight | traducido por Teresa Woods
  • 23 Mayo, 2016

La vida sería bastante aburrida sin la imaginación. De hecho, tal vez el mayor problema de los ordenadores sea que carecen de ella.

Así lo creen los fundadores de Vicarious, una enigmática empresa de inteligencia artificial (IA) respaldada por algunos de los nombres más famosos y exitosos de Silicon Valley (EEUU). Vicarious está desarrollando un nuevo método para procesar datos, inspirado en el flujo de información dentro del cerebro humano. Los líderes de la empresa afirman que su trabajo confiere a los ordenadores algo parecido a una imaginación, lo cual esperan que logre que las máquinas sean mucho más inteligentes.

Vicarious también apuesta en contra del actual auge de la IA. Empresas que incluyen Google, Facebook, Amazon y Microsoft han logrado increíbles avances durante los últimos años al alimentar grandes redes neuronales con vastas cantidades de datos mediante un proceso llamado aprendizaje profundo. Cuando son entrenados con suficientes ejemplos, los sistemas de aprendizaje profundo pueden aprender a reconocer una cara determinada o tipo de animal específico con gran precisión (ver Aprendizaje profundo). Pero esas redes neuronales sólo son aproximaciones bastante brutas de lo que realmente hay dentro de un cerebro biológico.

Vicarious ha introducido un nuevo tipo de algoritmo de redes neuronales diseñado para tener en cuenta más de las características que se presentan en la biología. Una muy importante es la capacidad de imaginar el aspecto que debería tener la información aprendida en escenarios distintos, y que funcionaría como una especie de imaginación artificial. Los fundadores de la empresa creen que se necesitará un diseño fundamentalmente distinto si las máquinas van a demostrar una inteligencia más humana. Los ordenadores tendrán que ser capaces de aprender a partir de menos datos y reconocer los estímulos o conceptos con mayor facilidad.


Crédito: Sophia Foster-Dimino.

A pesar de generar bastante expectación, Vicarious ha guardado silencio durante los últimos dos años. Pero este año, la empresa afirma que publicará los detalles de sus investigaciones, y promete realizar unas espectaculares demostraciones que mostrarán lo útil que podría llegar a ser un ordenador con imaginación.

A priori las oficinas de la compañía tienen un aspecto bastante vulgar, situadas a un paso de un McDonald´s y varias plantas más arriba de una consulta dental. Dentro, sin embargo, tiene todos los adornos de una vibrante start-up tecnológica.Una docena de ingenieros se encontraban inmersos en su trabajo cuando las visité; varios de ellos utilizaban impresionantes mesas con cintas de correr incorporadas. Había sensores Microsoft Kinect 3D colocados encima de las mesas de algunos ingenieros.

El CEO de 33 años de edad de la empresa, D. Scott Phoenix, habla en términos acertadamente grandiosos: "Nos estamos acercando muy rápidamente a la cantidad de potencia computacional que necesitamos para poder hacer algunas cosas muy interesantes de IA. Dentro de 15 años, el ordenador más rápido ejecutará más operaciones por segundo que todas las neuronas de los cerebros de todas las personas vivas. Así que nos encontramos muy cerca".

Pero las pretensiones de Vicarious van aun más lejos del mero aprovechamiento de una mayor potencia computacional. Sus innovaciones matemáticas imitan más fielmente el procesamiento de información del cerebro humano. Bastante cierto es que la relación entre las redes neuronales actualmente empleadas para la IA y las neuronas, dendritas y sinapsis encontradas en un cerebro biológico resulta algo tenue.

Una de las carencias más obvias de las redes neuronales artificiales es que la información sólo fluye en un único sentido. Phoenix detalla: "Si consideras el flujo en una clásica red neuronal, es una arquitectura prealimentada. Existen más conexiones de retroalimentación en el cerebro que conexiones de prealimentación, por lo que falta más de la mitad del flujo de informaciones".

Resulta innegablemente atractivo pensar que la imaginación, una capacidad tan fundamentalmente humana que casi suena mística en un ordenador, represente la clave para el próximo gran avance de la IA.

Hasta ahora, Vicarious ha demostrado que su enfoque puede crear un sistema visual capaz hacer interpretaciones sorprendentemente hábiles. En 2013, demostró que el sistema podía resolver cualquier CAPTCHA (acrónimo del nombre completo de la prueba Turing completamente automática y pública para diferenciar ordenadores de humanos, a menudo empleado para impedir a los bots de spam que creen cuentas de correo electrónico y realicen otros registros similares). Tal y como lo explica Phoenix, el mecanismo de retroalimentación incorporado en el sistema de Vicarious le permite imaginar qué aspecto tendría un personaje si no estuviera distorsionado o parcialmente tapado (ver La inteligencia artificial ha derrotado a los CAPTCHA).

Phoenix trazó algunos de los detalles del sistema que se encuentra en el centro de este enfoque sobre una pizarra blanca. Pero de momento rehusa profundizar más hasta que este año publice un trabajo científico que describe el enfoque de CAPTCHA.

En principio, este sistema visual podría encontrar muchos otros usos prácticos, como reconocer los objetos colocados en estantería de forma más precisa o interpretar escenas del mundo real de modo más inteligente. Los fundadores de Vicarious también aseguran que su enfoque se puede aplicar a otras áreas mucho más complejas de la inteligencia, incluidos el lenguaje natural y el razonamiento lógico.

Phoenix asegura que su empresa podría hacer una demo este año con robots. Y de hecho, las ofertas de trabajo publicadas en la página web de la empresa incluyen varios puestos para expertos en robótica. Actualmente, a los robots se les da bastante mal identificar objetos desconocidos, dispuestos de manera extraña o parcialmente tapados porque les cuesta reconocer qué son.Phoenix señala: "Si miramos la gente que recoge objetos en un almacen de Amazon, la mayor parte del tiempo ni siquiera mira lo que hace. Se están imaginando dónde se encuentra el objeto y en qué instante entrarán sus dedos en contacto con él".

Mientras que Phoenix es el líder de la empresa, su cofundador, Dileep George, podría considerarse su visionario tecnológico. George nació en la India y recibió un doctorado en ingeniería eléctrica de la Universidad de Stanford (EEUU), donde centró su atención en la neurociencia hacia finales de sus estudios doctorales. En 2005, cofundó Numenta con el creador de Palm Computing, Jeff Hawkins. Pero en 2010, George dejó la empresa para centrarse en el desarrollo de sus propias ideas sobre los principios matemáticos subyacentes al procesamiento de informaciones en el cerebro, y fundó Vicarious con Phoenix ese mismo año.

Me encontré por casualidad con George en el ascensor al llegar. Es una persona humilde con un tono de voz bajo y un marcado acento indio. Pero también tiene un aire decididamente casual acerca de lo que parecen ser unos objetivos muy grandiosos.

George me explicó que la imaginación podría ayudar a los ordenadores a procesar el lenguaje natural al asociar palabras, o símbolos, a unas representaciones simplificadas de objetos del mundo real. En teoría, tal sistema podría entender automáticamente las propiedades físicas de algo como el agua, por ejemplo, lo que aumentaría su capacidad de conversar acerca del tiempo. Geoge señala: "Cuando digo una palabra, sabes lo que significa porque puedes simular el concepto".

Esa ambiciosa visión para el futuro de la IA ha ayudado a Vicarious a recaudar la impresionante cifra de 72 millones de dólares (unos 64 millones de euros). Su lista de inversores también se lee como un "quién es quién" del mundo tecnológico. El antiguo director financiero de Facebook, Dustin Moskovitz, realizó una inversión temprana en la empresa, al igual que el cofundador de Quora, Adam D'Angelo. Después llegó más financiación de parte de Peter Thiel, Mark Zuckerberg, Jeff Bezos y Elon Musk.

Mucha gente está impaciente por comprobar qué ha logrado Vicarious además de burlar los CAPTCHA. El CEO del Instituto Allen para la Inteligencia Artificial, Oren Etzioni, afirma: "Me encantaría que nos enseñara algo nuevo este año".

En contraste con empresas como Google, Facebook o Baidu, Vicarious no ha publicado aún ningún trabajo científico ni ha lanzado ninguna herramienta con el que puedan trastear los investigadores. "Las personas involucradas son geniales, y los [problemas en los que trabajan] son geniales", continúa Etzioni. "Pero ha llegado la hora de demostrar resultados".

Para los que han invertido dinero en Vicarious, los extraordinarios objetivos de la empresa deberían compensar la espera. Incluso si los progresos tardan algo en evidenciarse, las posibles recompensas parecen tan enormes que la apuesta tiene sentido, según el socio de Data Collective Matt Ocko, cuya agencia de capital riesgo que ha invertido en Vicarious. Un enfoque mejor para el aprendizaje de máquinas podría aplicarse a prácticamente cualquier industria que gestione grandes cantidades de datos. Y asegura: "Vicarious nos sentó y nos demostró el camino más creíble hacia máquinas capaces de razonar que yo haya visto jamás".

Ocko añade que Vicarious ha demonstrado claras pruebas de poder comercializar el producto de su trabajo: "Lo hemos enfrentado con un montón de rigor intelectual", .

Desde luego resultará interesante comprobar si Vicarious podrá inspirar niveles similares de confianza entre los demás investigadores de IA y tecnólogos con sus trabajos y demostraciones este año. De hacerlo, la empresa podría convertirse rápidamente en una de las empresas más prometedoras de Silicon Valley con uno de sus negocios más rentables.

Eso es algo que sin duda a los fundadores de la empresa les encantará imaginarse.

Inteligencia Artificial

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. La horrible 'app' de 'deepfakes' que coloca a mujeres en videos porno

    Se trata de algo sobre lo que los expertos llevan tiempo advirtiendo y eleva este tipo de abusos al siguiente nivel. Las consecuencias psicológicas y sociales de esta especie de violación pueden alargarse durante años y también afectan a los hombres en países donde se castiga la homosexualidad 

  2. Los datos biométricos de los afganos, arma para la venganza talibana

    Con decenas de datos por persona, desde escáneres de iris y vínculos familiares hasta su fruta favorita, el sistema destinado a reducir el fraude en las fuerzas de seguridad del país pondría en peligro a los ciudadanos registrados

  3. El perturbador aumento del uso del reconocimiento facial de EE. UU.

    A falta de regulación federal, un informe revela que las agencias nacionales del país lo utilizan cada vez más, en muchas ocasiones sin una supervisión adecuada, y la tendencia no para de aumentar. Además, muchas de ellas utilizan el controvertido sistema de Clearview AI