.

Móvil

El consumidor aún no está listo para el hogar inteligente a pesar de sus ventajas

1

El CEO de Nest, el fabricante de termostatos inteligentes, ha abandonado la empresa, que ha avanzado muy poco desde que Google la compró. Y su caso parece no ser el único del sector

  • por Rachel Metz | traducido por Teresa Woods
  • 08 Junio, 2016

El pasado viernes, el CEO de Nest, Tony Fadell, anunció en una actualización de blog que volará del nido. Su huída no resulta sorprendente si se tienen en cuenta los informes recientes acerca de las tensiones entre Fadell y la plantilla y el hecho de que Nest no ha hecho mucho por ampliar sus ambiciones de casa inteligente desde que Google pagó 3.200 millones de dólares (unos 2.800 millones de euros) por el fabricante de termostatos inteligentes en 2014.

Claro, como señala este artículo de Ars Technica, un importante problema para Nest es que, a pesar de disponer de acceso a montones de dinero, no parece haber hecho gran cosa desde su adquisición por Google. El año pasado lanzó una cámara de seguridad para el hogar con conexión a internet, Nest Cam, pero más bien fue un reposicionamiento de marca de Dropcam, una start-up de seguridad doméstica que compró Nest en 2014.

Pero un problema aún mayor para Nest es el mismo que está plagando a toda la industria de los electrodomésticos inteligentes. Aunque las empresas que desarrollan estos dispositivos señalan sus beneficios como ahorros energéticos, la comodidad y las prestaciones de seguridad, la mayoría de los consumidores aún no estamos convencidos de necesitar ni querer que todos nuestros eléctrodomésticos estén conectados a internet.


Crédito: Nest.

Durante décadas se nos ha prometido que se avecinan las viviendas inteligentes, y empresas como Nest han dedicado los últimos años a proclamar que ese futuro ya ha llegado. Y hemos tenido pruebas de ello gracias termostatos, cierres, centros de operaciones domésticas y electrodomésticos inteligentes, como esta nevera inteligente de 5.800 dólares (unos 5.100 euros) de Samsung (desde luego ni la primera ni la última de la empresa).

El grupo comercial Consumer Technology Association proyecta que las ventas de dispositivos de hogar inteligente alcanzarán en 2016 los 1.200 millones de dólares (unos 1.055 millones de euros), con la venta de 8,9 millones de dispositivos. Esta cifra supone un aumento del 21% frente al año pasado. No es baladí, pero para mucha gente esta visión de futuro sigue siendo bastante incierta por asuntos como las preocupaciones de privacidad. Una encuesta realizada por Pew Internet este año informó, por ejemplo, de que la mayoría de los encuestados no están dispuestos a instalar un termostato inteligente que rastrea sus movimientos dentro de casa (algo que hace el termostato de Nest) aunque les ayudara a reducir la factura de la luz. Y el informe de Pew Internet no es el único que ha encontrado que este tipo de temores están impidiendo que la gente compre tales productos.

Existen otros obstáculos también, como comunicar a los compradores en potencia por qué, exactamente, deberían gastar su dinero en una versión conectada de algo que ya tiene en casa. Y corresponderá al nuevo líder de Nest, Marwan Fawaz, abordarlos si Nest va a llegar a hacerse algún día con el consumidor medio.

(Para saber más: The Information, Ars Technica, Recode, Time, The Verge, The Wall Street Journal)

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Barcelona revoluciona la navegación para invidentes con estas pegatinas

    Gracias a estos cuadrados de colores, las personas con discapacidad visual ahora pueden usar el transporte público de la urbe española con mucha más facilidad. El sistema, desarrollado por la Universidad de Alicante, destaca por usar códigos QR en lugar de GPS que no sirve en interiores

  2. Dai, la 'stablecoin' amada por todos no es tan estable como prometía

    Su estrategia para mantenerse estable frente al dólar estadounidense todavía no ofrece suficientes garantías. Además, la "criptoemperatriz" de la Comisión de Bolsa y Valores de EE. UU., Valerie Szczepanik, afirma que esta criptomoneda tal vez debería ser regulada como un valor

  3. Por qué Facebook lleva razón al no borrar el vídeo manipulado de Pelosi

    No se trata de un 'deepfake' en el que la política aparezca diciendo algo que no ha dicho, sino de una sátira. Si la red social lo elimina, podría sentar un peligroso precedente en torno a la censura. Los expertos afirman que la mejor estrategia contra la desinformación es la alfabetización mediática