.

Inteligencia Artificial

Google logra la creatividad artificial con una máquina que compone música

1

El gigante afirma que su software de IA podría sugerir ideas creativas para ayudar a músicos, arquitectos y artistas visuales, pero otros expertos del campo dudan de que eso sea creatividad

  • por Tom Simonite | traducido por Teresa Woods
  • 10 Junio, 2016

El pasado verano, internet inundadó de imágenes psicodélicas de cielos arremolinados salpicados con caras de perro y obras maestras de Van Gogh adornadas con docenas de ojos abiertos. Al ejecutar sus algoritmos de reconocimiento de imágenes al revés, los investigadores de Google descubrieron que podían generar imágenes que algunos califican de arte. En un una subasta en febrero, se llegaron a pagar 8.000 dólares (unos 7.000 euros) por una reproducción elaborada con su software "DeepDream".

Aunque resultan divertidas, las imágenes de DeepDream están limitadas, según el investigador del grupo principal de investigaciones de inteligencia artificial (IA) de Google, Douglas Eck. La semana pasada, anunció un nuevo proyecto de Google Brain llamado Magenta dirigido al desarrollo de nuevos tipos de software creativo, capaces de generar obras de arte más sofisticadas con el uso de música, vídeo y texto.

Magenta se basará en las últimas investigaciones de Google sobre redes neuronales artificiales. Este enfoque es la "primera estrategia de IA" de la empresa, según el CEO de Google, Sundar Pichai. Eck quire ayudar a los artistas, profesionales creativos y básicamente a cualquiera que quiera experimentar y hasta colaborar con software creativo capaz de generar ideas.

"Como escritor, un ordenador podría ofrecerte algunas ideas parcialmente definidas para desarrollar. O un arquitecto podría obtener varios enfoques para un proyecto que no se le habían ocurrido, explica Eck.

Falta aún bastante para esos escenarios. Pero en un evento sobre la creatividad y la IA celebrado por Google la semana pasada, el colaborador de Magenta Adam Roberts demostró un prototipo de software que da algunas pistas acerca de cómo un músico podría colaborar con una máquina inteligente.

Roberts tocó un puñado de notas en un sintetizador virtual Moog. Con un clic del ratón, el software compuso una breve melodía, que incluía cambios de clave musical y frases recurrentes, algo para lo que primero tuvo que analizar una base de datos de casi 4.500 populares temas musicales.

Para oir la pieza musical pinche este enlace.

Eck cree que la máquina aprendió a realizar cambios de clave y bucles melódicos porque emplea una forma bruta de atención para extraer información útil de las canciones que ha analizado con anterioridad. Los investigadores de Google y otras organizaciones e instituciones están empleando mecanismos de la atención para capacitar al software para entender frases o imágenes complejas.

Las ideas que ayudaron al software AlphaGo de Google vencer a uno de los mejores jugadores de Go del mundo también podrían impulsar la búsqueda de Google de software creativo.

El diseño de AlphaGo hizo uso de un enfoque llamado aprendizaje reforzado, por el que el software adquiere nuevas habilidades de forma parecida a un animal. Se le programa para intentar maximizar una recompensa virtual (ver El hombre que convenció a Stephen Hawking de que los robots no van a destruirnos).

La técnica está considerada como una de las vías más prometedoras para evolucionar desde un aprendizaje de máquinas al que sólo se le da bien reconocer patrones, como las transcripciones del habla, hacia un software capaz de planificar y actuar en el mundo real (ver Este robot pasa la noche en vela para aprender sus tareas él solo).

Eck cree que el aprendizaje reforzado podría capacitar al software para elaborar obras artísticas más complejas. Por ejemplo, los temas musicales de Magenta carecen del tipo de estructura más amplia que esperamos de una canción.

El software de Magenta está siendo publicado en formato de fuente abierta con la esperanza que los programadores y artistas experimenten con ese tipo de ideas. Eck también espera algún día reclutar ayuda para entrenar el software de Magenta al publicar música y otras creaciones para recibir y estudiar las reacciones del público.

El proyecto de Google podría atraer más atención y recursos a un campo de investigación que existe desde mucho, pero que es más pequeño que otras áreas de la inteligencia artificial con aplicaciones comerciales más obvias, según el profesor adjunto del Instituto de Tecnología de Georgia (EEUU) que desarrolla software que genera historias y videojuegos Mark Riedl.

Pero, su efecto podría mejorar los productos basados en el aprendizaje de máquinas que Google y otros están lanzando a los consumidores. Los humanos emplean su creatividad constantemente, no sólo en el arte, sino por ejemplo durante las conversaciones cuando gastan bromas y empleamos metáforas. Añadir una pizca de creatividad al lenguaje empleado por un bot de conversacion, por ejemplo, podría lograr que resulte mucho más agradable interactuar con ellos, según Riedl.

No obstante, Reidl apunta que la incursión de Google en la inteligencia artificial creativa tiene pocas probabilidades de generar rápidos progesos: ¿realmente podría llegar a considerar artista por derecho propio a una máquina, en lugar de que tan sólo represente una herramienta dirigida por un artista humano?

Los buenos artístas generalmente empiezan por imitar a otros antes de desarrollar sus propios estilos y géneros, guiados por una motivación artística en evolución, explica Riedl. Y no está claro que el software pueda llegar a desarrollar una automía artística. En su opinión: "Las redes neuronales se encuentran de alguna manera en modo de imitación. Las puedes alimentar de los clásicos y se aprenderán los patrones, pero tendrán que aprender la intención de alguna parte".

Inteligencia Artificial

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. La IA ya puede vernos a través de la pared y saber qué hacemos

    Un sistema de visión artificial combina entrenamiento con luz visible y ondas de radio para identificar las acciones de personas ocultas tras cualquier estructura. Dado que el sistema no puede reconocer caras, no presenta problemas de privacidad y podría usarse para monitorizar a personas mayores

  2. Claves para entender el hito del robot que resolvió un cubo de Rubik

    Primero, un algoritmo se enseñó a sí mismo a manipular el juguete en un entorno virtual en el que se simularon una infinidad de condiciones locas. Cuando logró dominarlo virtualmente, las complicadas capacidades para rotar el cubo se transfirieron a un robot físico que replicó el logro en el mundo real

  3. El mayor riesgo de los 'deepfakes' es que dudemos de todo lo que vemos

    Las ultrafalsificaciones no solo pueden hacernos creer que algo falso es real. Varios expertos advierten que la tecnología podría convertirse en una arma para que los poderosos puedan negar cualquier prueba que demuestre su corrupción y sus abusos de poder, y piden más alfabetización mediática