.

Robótica

Los coches conectados sabrán que un accidente es culpa suya aunque lo oculte

1

Un usuario de Tesla aseguró que su coche se estrelló por culpa del sistema, pero al comprobar los datos la compañía descubrió que la culpa fue del conductor. Así será el futuro de la conducción

  • por Tom Simonite | traducido por Teresa Woods
  • 13 Junio, 2016

Todos cometemos errores, y muchos intentamos encubrirlos. Pero si usted trata de ocultar un error cometido al volante de un coche hecho por Tesla, no lo intente, porque le pillarán. De hecho, intentar ocultar lo realmente sucedido durante cualquier tipo de accidente pronto podría resultar prácticamente imposible.

Esa es la moraleja de un incidente que se produjo el pasado fin de semana. El propietario de un todoterreno Modelo X de Tesla chocó con un edificio y alegó que el propio coche había acelerado de forma repentina y autónoma. Pero los vehículos de Tesla están conectados de forma contínua con el fabricante vía internet, y la empresa contestó lo siguiente en un comunicado enviado a Verge: "Los datos demuestran que el vehículo viajaba a nueve kilómetros por hora cuando el pedal del acelerador fue accionado al 100% ... el coche, como respuesta a las acciones del conductor, aplicó torsión y aceleró de acuerdo a las instrucciones recibidas".


Crédito: Puzant Ozbag (Imgur).

Las penalizaciones basadas en datos tienen un gran potencial de volverse masivas. La mayoría de los fabricantes automovilísticos no registran la información procedente de sus vehículos de la misma manera que Tesla, pero la industria parece estarse dirigiéndose en esa dirección.

La mayoría de los coches vendidos en Estados Unidos actualmente incluyen registros de datos electrónicos, a veces descritos como cajas negras, que almacenan datos que pueden ser analizados en caso de producirse un accidente.

La mayor parte de estos dispositivos no registran tantos datos como Tesla, ni los envían por internet. Pero los coches conectados se están volviendo cada vez más comunes, y los fabricantes están ansiosos por hacer uso de cualquier dato que puedan cosechar de nuestros vehículos.

Sólo alrededor del 25% de los coches nuevos integran la tecnología necesaria actualmente, pero se espera que esta cifra supere el 90% para 2020. Empresas como General Motors han sido transparentes sobre su interés por aumentar el abanico de datos que recopila sobre los comportamientos de los conductores para abrir nuevas oportunidades de negocio.

Este interés por parte de las automovilísticas nace de poder meterse en el negocio de los seguros. Algunas aseguradoras ya ofrecen descuentos para los clientes que instalen un dispositivo dentro de su coche que monitoriza sus comportamientos de conducción. General Motors tiene acuerdos con varias aseguradoras que se sirven de los datos de su sistema OnStar. Y estas empresas podrían beneficiarse mucho al obtener unos datos más detallados que los de Tesla, de modo que no sólo pudiesen observar los movimientos del coche sino cada una de las acciones del conductor.

Otro motivo para que las empresas automovilísticas recopilen más datos consiste en ayudar a impulsar sus esfuerzos de desarrollar coches autónomos. El conjunto de datos de Tesla es uno de los motivos por los que la compañía está logrando progresos tan rápido.

Al igual que cualquier tipo de recopilación de datos, el registro de cada tic y acelerón al volante no agradará  todos. Habrá muchos conductores, como el del reciente incidente de Tesla, que sientan haber sido injustamente condenados por sus registros de conducción. Esos registros también podrían ser utilizados por fabricantes o aseguradoras de formas poco éticas, como por ejemplo para manipular los precios o las promociones. Los fabricantes también recibirán muchas solicitudes de ayuda en las investigaciones de las fuerzas de seguridad.

Pero estos datos, y el hecho de saber que se están recopilando, también deberían aumentar la seguridad en carretera. Múltiples estudios han demostrado que cuando los departamentos de policía, servicios de taxi u otras empresas instala cajas negras a sus vehículos, la tasas de accidente cae en picado.

(Para saber más: Electrek, The Verge, Autopilot de Tesla)

Robótica

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. El chip que permite a los robots pensar antes de actuar

    Los brazos robóticos industriales no son capaces de evitar cualquier obstáculo en un entorno real, por lo que pueden provocar accidentes. La 'start-up' Realtime Robotics ha desarrollado un chip para que imaginen sus acciones antes de realizar los movimientos con el fin de aumentar la seguridad

  2. Esta IA predice accidentes de la construcción antes de que ocurran

    El sistema ha sido entrenado con imágenes de obras y registros de accidentes. Sus creadores esperan que más empresas del sector cedan sus datos para mejorar la precisión del algoritmo, algo que podría salvar vidas y ahorrar dinero

  3. Eva, el robot 'low cost' y fácil de programar diseñado para las PYME

    Este brazo robótico solo ofrece algunas funciones básicas típicas de las pequeñas y medianas empresas, cuesta poco más de 6.000 euros y cualquiera puede aprender a programarlo en solo 15 minutos. Todo pinta bien pero, ¿logrará buenas ventas en un mercado tan difícil?