.

Cambio Climático

La energía eólica y solar serán las más baratas en 2040 aunque no lo suficiente

1

Un estudio de Bloomberg New Energy Finance calcula que el coste de la energía eólica terrestre caéra un 41% y el de la energía solar fotovoltaica un 60%

  • por Richard Martin | traducido por Teresa Woods
  • 15 Junio, 2016

Aunque los precios del carbón y del gas natural seguirán tocando fondo durante el próximo par de décadas, la forma de generación energética más barata pronto serán las energías renovables. Esa es la conclusión de la nueva Nueva Previsión Energética de 2016 publicado por Bloomberg New Energy Finance el pasado lunes.

El coste de generación eléctrica "para la energía eólica terrestre caerá un 41% para 2040, y la energía solar fotovoltaica un 60%, convirtiendo a estas dos tecnologías en las maneras más baratas de producir electricidad en muchos países durante la década de 2020 y en la mayor parte del mundo para la década de 2030", concluye el informe. El precio de la energía solar sobre tejado hoy ronda los tres dólares (unos 2,7 euros) por vatio instalado, sin subsidios gubernamentales. Eso significa que, en el escenario planteado por Bloomberg, el precio será de 1,20 dólares (unos 1,07 euros) por vatio. La energía solar a escala de red, caerá hasta alrededor de 53 céntimos de dólar (o unos 47 céntimos de euro) por vatio instalado.

Son costes bajos, pero desafortunadamente no lo suficiente para lograr el nivel de penetración solar (el 30% o más) que se necesita para realmente llegar a reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero y limitar el calentamiento global a menos de 2 °C.


Crédito: Sean Gallup (Getty Images).

Eso se debe al efecto de la "deflación del valor": cuanto más energía solar se añada a la red, más se reduce el valor de cada unidad adicional de capacidad solar para los productores. Eso significa que el precio de la energía solar ha de caer bastante por debajo de los niveles indicados en el informe de Bloomberg para que se convierta en una fuente energética importante: hasta alrededor de unos 25 céntimos de dólar (unos 22 céntimos de euro), según un trabajo publicado en la revista Nature Energy en abril. "Incluso con los rápidos avances tecnológicos, los 25 céntimos de dólares por vatio podrían quedar fuera de nuestro alcance para mediados de siglo", escribieron los autores del trabajo, Varun Sivaram del think tank Consejo para Relaciones Internacionales y Shayle Kann de GTM Research.

Las inversiones en energías renovables sumarán un total de 7.800 billones de dólares (unos 7.000 billones de euros) entre ahora y 2040, predice Bloomberg, eclipsando los 2.100 billones de dólares (unos 1.870 billones de euros) que se invertirán en nuevas plantas energéticas de combustibles fósiles. Sin embargo, no basta: "Además de los 7.800 billones de dólares, el mundo necesitaría invertir otros 5.300 billones de dólares (unos 4.725 billones de euros) en energías de carbono cero para 2040 para impedir que el nivel de dióxido de carbono presente en la atmósfera se eleve por encima del 'umbral seguro' fijado por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de 450 partes por millón".

¿Y las buenas noticias? La previsión de Bloomberg "no presupone ninguna medida regulatoria adicional después del 2020 para acelerar la descarbonización". En otras palabras, aún nos queda tiempo para fijar un precio para el carbono. Pero no mucho.

(Para saber más: Bloomberg New Energy Finance, Greentech Media)

Cambio Climático

  1. "El 8 de abril recibiré la primera dosis de una vacuna para la COVID-19"

    Hablamos con Ian Haydon, uno de los 45 voluntarios seleccionados para probar el prototipo contra el coronavirus de Moderna Therapeutics. La vacuna, de tipo ARNm, se convierte así en la más rápida de la historia en pasar a pruebas en humanos

  2. El coronavirus podría empeorar el cambio climático a largo plazo

    No se confíe. Aunque la pandemia ha reducido las emisiones de forma puntual, el descenso solo se debe a la parálisis de la economía. Y cuando la sociedad se reactive en medio de una recesión, las emisiones no solo volverán a subir sino que habrá menos dinero para abordar proyectos de transición energética

  3. "La lucha contra el cambio climático necesita a las grandes empresas"

    Para el consejero delegado de Enagás, Marcelino Oreja, una de las mayores palancas de cambio social reside en la capacidad de innovar de las empresas, apoyada por las nuevas demandas de los consumidores. El responsable explica su estrategia para mejorar no solo los productos, sino también sus propios procesos