.

Cambio Climático

El 'Brexit' amenaza el objetivo renovable de la UE contra el cambio climático

1

La salida de la segunda economía más grande de la unión le podría liberar de sus obligaciones pactadas en los acuerdos y ralentizar el desarrollo de un sistema energético común para todo el continente

  • por Richard Martin | traducido por Teresa Woods
  • 28 Junio, 2016

La decisión de los votantes británicos de abandonar la Unión Europea ha emitido una onda expansiva por los mercados mundiales el pasado viernes. La decisión ha afectado, entre otros, al sector energético. El consenso por parte de los reguladores, activistas de energías limpias y analistas fue que el "Brexit" obstaculizará los esfuerzos de la UE dirigidos a reducir las emisiones de carbono bajo el acuerdo climático de París (Francia). 

Bajo mandato del primer ministro David Cameron y sus predecesores, Reino Unido ha sido líder en políticas energéticas y apoyos para las renovables. Varias medidas de las políticas energéticas de la UE durante la última década, incluida la disolución de unos monopolios que controlaban la generación, transmisión y distribución, han sido modeladas de acuerdo a las legislaciones del Reino Unido.

Pero en los últimos años el Gobierno se ha ido distanciando de su apoyo a las energías limpias, con severos cortes en los subsidios para las instalaciones solares tanto sobre tejado como a gran escala. Un informe publicado este año por la Asociación de Energías Renovables de Reino Unido encontró que "las repetidas intervenciones del Gobierno están perjudicando la posición de Reino Unido como un líder global, ralentizando el crecimiento y aumentando las probabilidades de que los objetivos legalmente vinculantes de energías renovables para 2020...no sean alcanzados". Liberado de sus obligaciones bajo acuerdos y tratados de la UE, el Gobierno de Reino Unido podría proseguir con ese giro de 180º. Los objetivos de energías renovables para 2020 fueron cuestionados incluso antes del referéndum del pasado jueves, según muchos, y su salida de la EU podría convertirlos en inalcanzables.

Crédito: Christopher Furlong (Getty Images).

Un informe publicado en mayo por Vivid Economics y comisionado por el operador de la red británica National Grid encontró que salir de la UE podría costar a Reino Unido unos 500 millones de libras (casi 700 millones de dólares, o unos 630 millones de euros) al año durante la década de 2020 como resultado de la incertidumbre que rodeará las inversiones energéticas y climáticas.

Tras confirmarse los resultados de la votación sobre el Brexit, la directora de la iniciativa de Naciones Unidas de Energía Sostenible para Todos, Rachel Kyte, tuiteó una sola palabra: "Llorar".

De momento, Reino Unido dispone de la industria de energía eólica marinas más avanzada del mundo. Muchos de estos proyectos, sin embargo, están siendo financiadas por la Unión Europea y grandes energéticas del continente, y el destino de esos acuerdos se ha puesto en duda en un mundo post-Brexit. El gigante industrial alemán Siemens, que está construyendo unas instalaciones de fabricación masivas de turbinas eólicas en Hull (Reino Unido), fue uno de los oponentes más destacados del Brexit.

El resultado pone en tela de juicio el desarrollo de un mercado energético europeo único y unificado, conocido como el mercado interior de la energía.

Durante casi dos décadas, la UE se ha estado desplazando lentamente hacia la unificación del mercado, construyendo líneas internacionales de transmisión y liberalizando las regulaciones sobre los proveedores energéticos extranjeros que operan en otros países de la UE. Una red a escala de continente resulta crítica para integrar grandes cantidades de energías renovables al sistema.

Unas importantes interconexiones subacuáticas de alto voltaje entre Escandinavia, el norte de Europa y Reino Unido representan unos importantes componentes del proyecto. Pero sin la segunda economía más grande y el tercer mercado energético más grande de Europa en términos de generación de electricidad, esos progresos se podrían estancar.

(Para saber más: La academia británica alerta de los enormes riesgos científicos del Brexit)

Cambio Climático

  1. Estabilizar la población: la polémica idea para frenar el cambio climático

    Un documento firmado por 11.000 científicos alerta de la "emergencia climática" a la que nos enfrentamos. Entre las medidas para combatirla, figura una controvertida: detener el crecimiento de la población mundial. Otros investigadores han criticado la propuesta porque perjudicaría especialmente a los países en desarrollo  

  2. Por qué Francia podría apostar de nuevo por la energía nuclear

    Aunque el Gobierno galo decidió rebajar la energía nuclear al 50 % de su producción eléctrica en 2025, el país estudia la construcción de seis grandes reactores nucleares. Su compromiso para conseguir la neutralidad de emisiones de carbono a largo plazo y el cierre de las centrales antiguas son posibles motivos para hacerlo 

    Foto: La central nuclear de Flamanville (Francia) de EDF. Fuente: EDF
  3. La agricultura y ganadería ecológicas son peores para el cambio climático

    Aunque las técnicas utilizadas son más respetuosas con el medio ambiente, requieren más terreno para producir la misma cantidad de alimento, lo que reduce la superficie capaz de captar CO2, y la mayor esperanza de vida de los animales aumenta las emisiones de metano, según un nuevo estudio