.

Energía

El sueño del carbón limpio se desvanece con cada vez más proyectos fallidos

El proyecto Kemper está soportando sobrecostes de miles de millones de euros, y no muestra señales de poder generar energía sin emitir dióxido de carbono, como ya pasó con otras iniciativas

  • por Michael Reilly | traducido por Teresa Woods
  • 07 Julio, 2016

La planta energética Kemper, el proyecto insignia de la administración Obama para reducir las emisiones de carbono con tecnologías de "carbón limpio", se encuentra en serios apuros. El proyecto estuvo originalmente presupestado en unos 2.180 millones de euros, pero el coste final supera los 6.000 millones de euros. Y existen pocas señales de que el espinoso problema de capturar y almacenar dióxido de carbono mientras se generan beneficios se haya resuelto.

Una detallada investigación realizada por el New York Times publicada el pasado lunes revela bastantes indicios de despilfarro de fondos, encubrimientos y confusión en el proyecto Kemper. A no ser que cambie la situación rápida y drásticamente, la situación de Kemper amenaza la confianza en la suposición del Gobierno de Estados Unidos de que el carbón limpio puede resultar rentable.

Por desgracia, Kemper es sólo la última señal de que el carbón limpio, tras décadas de investigaciones y miles de millones de euros en desarrollo, representa un oxímoron, al menos en cualquier sentido económicamente realista. Desde la malavenida planta FutureGen, que zozobró antes de ser decomisionada bajo la administración del entonces presidente estadounidense George W. Bush, hasta el proyecto Boundary Dam de Canadá y la bancarrota del gigante del carbón Peabody Energy, que apostó fuerte por la idea de la energía libre de carbono, las historias de éxito han sido escasas y muy espaciadas.

En cambio cada vez hay más pruebas que indican que no importa cuánto dinero se invierta en este problema, la quema de carbón y la extracción del dióxido de carbono resultante siguen siendo demasiado caras para que las energéticas consideren implementarlas a escala. A no ser que esas empresas sean, como señala el artículo del New York Times, respaldadas por influyentes políticos estatales y estén dispuestas a subir los precios de la electricidad local para pagar una tecnología que no se encuentra ni remotamente cerca de llevarnos a un futuro libre de carbono, y tal vez nunca llegue a serlo.

(Para saber más: New York Times, El sueño del 'carbón limpio' se sigue alejando con la quiebra de Peabody Energy, China sigue inmersa en su propia crisis del carbón)

Energía

  1. Las redes de reactores compactos intentan revivir la industria nuclear

    El diseño de reactor modular pequeño en red de NuScale Energy va a pasar a revisión regulatoria en EEUU y planea empezar a dar energía más segura y barata para 2026. Pero tendrá que rebajar mucho sus costes si aspira a competir con el bajo precio del gas natural

  2. Los ejércitos de baterías empiezan a ser más baratos que crear nuevas plantas de gas natural

    Un informe centrado en el Estado de Minnesota asegura que en un par de años a la región le resultará más barato construir redes de baterías a escala de red que construir y operar nuevas instalaciones de gas natural, un importante punto de inflexión contra el cambio climático

  3. HEMEROTECA: El coche eléctrico ya era inminente hace 40 años

    Hace cuatro décadas, el coche eléctrico parecía estar a punto de convertirse en una realidad masiva para los desplazamientos rutinarios. El tiempo pasa, y este escenario sigue pareciendo inminente, pero nunca se cumple