.

Computación

La historia de la humanidad se rige por leyes similares a las de la naturaleza

1

La teoría de redes aplicada a registros medievales sugiere que los hitos históricos están gobernados por "leyes de la historia", similares a las leyes físicas dirigen terremotos e incendios

  • por Emerging Technology From The Arxiv | traducido por Teresa Woods
  • 11 Julio, 2016

Una de las curiosas características de la ciencia de redes es que redes similares están dominadas por fenómenos completamente distintos. Como resultado, estos fenómenos comparten unas profundas similaridades que distan mucho de resultar obvias a primera vista. Los buenos ejemplos incluyen la propagación de las enfermedades, el tamaño de los incendios forestales y hasta la distribución de la magnitud de terremotos, todos son fenómenos que siguen un patrón parecido. Es el resultado directo de compartir la misma estructura de red.

Así que normalmente no sorprende que las mismas "leyes" emerjan cuando los físicos encuentran las mismas dirigiendo fenómenos distintos. Esto es exactamente lo que ha sucedido una y otra vez dentro de las ciencias sociales. La ciencia de redes ahora permite a los sociólogos modelar las sociedades para estudiar la manera en la que las ideas, los rumores, las modas y así fluyen dentro de la sociedad. Incluso les sirve para estudiar cómo esto influencia la opinión pública.

Para hacerlo, han utilizado herramientas desarrolladas para estudiar otras disciplinas. Por eso el nuevo campo de las ciencias sociales computacionales se ha vuelto tan potente tan rápidamente.

Pero existe otro campo que también se podrá beneficiar: el estudio de la historia. A lo largo de la historia, los humanos han formado redes que han jugado un papel profundo la sucesión de acontecimientos. Los historiadores han empezado recientemente a reconstruir estas redes con fuentes históricas como la correspondencia preservada y otros documentos contemporáneos.

Hoy, el investigador de la Academia Austriaca de Ciencias en Vienna (Austria) Johannes Preiser-Kapeller explica cómo este enfoque está arrojando una luz nueva sobre varios acontecimientos históricos. De hecho su trabajo ha desvelado patrones anteriormente desconocidos sobre cómo se desarrolla la historia. De la misma manera en la que los patrones presentes en la naturaleza revelan las leyes de la física, estos descubrimientos están revelando las primeras leyes de la historia.

Preiser-Kapeller se ha centrado en conflictos medievales, especialmente en los que guardan relación con el Imperio bizantino durante el siglo XIV, que se concentró cerca de Constantinopla, el vínculo entre las redes comerciales de Europa y Asia. Este fue un período de importantes conflictos debido a las cambiantes fuerzas políticas, la peste y el cambio climático generado por una pequeña edad de hielo durante la Edad Media.

Preiser-Kapeller ha reconstruido las redes políticas que existían y las ha combinado con la correspondencia superviviente y otros documentos históricos. Dentro de estas redes, cada individuo influyente es un nodo, y los nodos se interconectan mediante los vínculos entre los individuos unidos por unas importantes relaciones. Para llegar ser registrados en la red, estos vínculos tenían que ser grabados dentro de la correspondencia con frases como "Mi noble tía" o "Mi primo imperial". También demuestra cómo cambian estas relaciones con el paso del tiempo.

Con el uso de algoritmos convencionales para estudiar varias medidas de la estructura de red, Preiser-Kapeller encontró agrupaciones dentro de la red, identificó los actores más importantes y examinó cómo los individuos se agrupaban en torno a otros que guardaban algún parecido con ellos.

El cambio de estas medidas a lo largo del tiempo guarda un importante relación con los acontecimientos principales que se produjeron después. Por ejemplo, según Preiser-Kapeller, la fragmentación de la red política propició las condiciones para una guerra civil que debilitó al Impero bizantino de forma permanente. Colapsó finalmente en 1453.

Estos cambios también siguieron unos patrones interesantes. "La distribución de las frecuencias del número de vínculos de conflicto activados durante un año tiende a seguir una ley de potencia", explica Preiser-Kapeller. Exactamente los mismos patrones de ley de potencia emergen cuando los científicos estudian la distribución de tamaños de guerras, epidemias y religiones.

Una pregunta interesante es si los mismos patrones se presentan en otros momentos de la historia. Para averiguarlo, comparó la red bizantina con las de otros cinco períodos de conflicto medievales en Europa, África y Asia.

Los resultados son interesantes. "De media, a través de los cinco sistemas de gobierno, un cambio de gobernante durante un año aumentó más de tres veces la probabilidad de otro cambio durante el año siguiente", afirma Preiser-Kapeller. Por tanto, cuánto más cerca se esté de una agitación, más probable será que se produzca vuelva a producir otra. O, en otras palabras, los conflictos tienden a agruparse.

Es una ley que debería sonar a los geofísicos. Existe un fenómeno parecido en los registros de terremoto: cuánto más reciente sea un gran terremoto, mayor es la probabilidad de que se produzca otro. Esto se conoce como la ley de Omori: los terremotos tienden a agruparse en el tiempo.

No sorprende que surjan efectos similares en estos sistemas, puesto que ambos están gobernados por la misma ciencia de redes. Los historiadores estarían en su derecho de adoptar este y otros patrones como "leyes de la historia". Espere escuchar más sobre ello en un futuro próximo.

Ref: arxiv.org/abs/1606.03433 : Calculating the Middle Ages? The Project “Complexities and Networks in the Medieval Mediterranean and the Near East”

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Demostrado el primer radar cuántico de la historia

    El dispositivo basado en fotones entrelazados por microondas ofrece múltiples ventajas a corta distancia frente a los modelos convencionales. La baja potencia de su funcionamiento abre la puerta a aplicaciones médicas no invasivas y de seguridad

  2. Así es el ordenador de nanotubos de carbono más potente del mundo

    Se trata de un microprocesador funcional de 16 bits construido a partir de más de 14.000 transistores de nanotubos de carbono creado por el MIT. Para lograr tal avance, el equipo ha desarrollado varias soluciones para algunos de los históricos problemas de fabricación de chips

  3. Se agravan los ciberataques por el petróleo y el gas del Golfo Pérsico

    Las grandes empresas del sector están sufriendo cada vez más ataques o intentos de penetración en sus sistemas informáticos. Expertos en ciberseguridad acaban de detectar la existencia de un nuevo grupo hacker llamado Hexane y que parece tener similitudes con la guerra cibernética de Irán