.

Cadenas de bloques y aplicaciones

'Pokémon Go' está mal diseñado pero puede llevar al éxito a la realidad aumentada

1

El ya megapopular juego es fácil y divertido, a pesar de que su diseño no es impresionante y necesita mejoras. Pero su éxito demuestra que la gente está lista para convivir con la realidad aumentada

  • por Rachel Metz | traducido por Teresa Woods
  • 14 Julio, 2016

Si usted, como la mayoría de la gente, tiene un smartphone, puede que haya notado un sospechoso aumento del número de "zubats", "pidgeys", "weedles" y "rattatas" por toda su ciudad durante los últimos días.

Estos monstruos con forma de murciélagos, palomas, gusanos y ratas de dibujo animado son criaturas de Pokémon, y forman parte de un nuevo juego gratuito de realidad aumentada llamado Pokémon Go en el que el jugador emplea su smartphone para encontrarlos dentro de la jungla urbana y lanzarles las pequeñas bolas rojas y blancas de Poké virtuales para capturarlos. También se puede visitar "gimnasios" virtuales donde los Pokémons se pueden enfrentar a los Pokémons de otros usuarios.

Aunque Pokémon Go sólo fue lanzado la semana pasada para iPhones y smartphones Android y está disponible en tan sólo un puñado de países (Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda de momento) se ha vuelto increíblemente popular: el lunes, ya era la primera app gratuita en cuestión de descargas tanto para iPhone como para Android, con entre cinco y 10 millones de usuarios Android que se la habían descargado.


Foto: Con el juego Pokémon Go, se utiliza el 'smartphone' para encontrar y capturar criaturas Pokémon. Crédito: Rachel Metz.

A primera vista, el juego no resulta demasiado complicado, ni demasiado atractivo visualmente. Se elige y se personaliza un avatar y, gracias al GPS del móvil, mientras el usuario se desplaza en la vida real también puede observar cómo el avatar navega un mundo poblado por muchas ubicaciones virtuales asociadas con puntos de referencia del mundo real en las que se puede recoger bolas Poké y otros artículos. Cuando se cruza con un Pokémon, el movil empleará la cámara trasera para permitir al usuario visualizarlo en pantalla como si pasara el rato dentro del mundo real que tiene el usuario justo delante.

Entonces, ¿por qué tanto interés tan rápido en Pokémon Go? Las apps y los juegos de realidad aumentada existen desde hace años, después de todo. De hecho, Niantic, una spin-out de Google que desarrolló Pokémon Go con Pokémon Company y Nintendo (Nintendo es inversor de ambas empresas), lanzó dos juegos propios en 2012 y 2013: una app de exploración urbana llamada Field Trip (Excursión) seguida de un juego de ciencia ficción llamado Ingress

Pero mucho ha cambiado desde entonces. Además de un gran aumento en la propiedad de smartphones, los consumidores se han acostumbrado más a las realidades virtual y aumentada.

Así que mientras que ha sido posible en el pasado que un juego de realidad aumentada atrajera un considerable público (cuando anunció que se independizaría de Google el pasado agosto, Niantic afirmó que Ingress había sido descargado más de 12 millones de veces), Pokémon Go podría simplemente haber entrado en escena en un momento en el que existe más gente dispuesta a querer probarla. El hecho de que los personajes de Pokémon, que fueron creados durante la década de 1990, nos sean familiares a muchos probablemente ayuda también.

Más allá, hay otra cosa importante: Pokémon Go puede que no sea el juego con el diseño más visualmente sofisticado del mundo, pero es fácil y rápido empezar a jugar. Resulta tan atractivo que incluso estando embarazada de nueve meses me sentía encantada de divagar por las calles de San Francisco (EEUU) durante horas, parando en distintos puntos de referencia para recoger bolas Poké y tirárselas a los Pokémons con los que me encontré durante mi paseo.

Atrapé la primera criatura en mi dormitorio, al pie de mi cama. Encontré varios más (existen más de 100 Pokémon distintos) mientras pasaba por delante de la estación de tren, cerca del estadio de béisbol y en la calle de mi oficina. Incluso estando sentada en la mesa de mi despacho he atrapado media docena de ellos, incluido un diminuto "caterpie", que se parece a un cienpies y estaba inocentemente sentado encima de varias copias antiguas de MIT Technology Review en papel.

Después de varias horas de jugar, alcancé el nivel cinco, lo que significaba que por fin pude entrar a un gimnasio Pokémon local, unirme a uno de los tres equipos Pokémon (me uní al Equipo Valor), y enfrentar mis Pokémons con los de otros usuarios. Mi primer combate, en un gimnasio ubicado en una licorería abandonada, no salió demasiado bien; perdí rápidamente y decidí que mejor sería decidar mi tiempo a encontrar más monstruos para mi colección.

Al igual que pasa con muchas apps nuevas, Pokémon Go tiene un montón de fallos que tendrán que ser resueltos para conseguir mantener la atención de los usuarios. Mientras jugaba, se congeló y se bloqueó varias veces. También gasta muchísima batería: en 30 minutos de utilizarla con la pantalla sobre todo encendida, gastó alrededor de la cuarta parte de la batería de mi iPhone (una vez que se había casi gastado la batería del todo, me di cuenta de que los ajustes incluyen una opción de "ahorro de batería", lo cual, presumiblemente, ayudará con esto).

También me llegué a preocupar un poco por mi seguridad mientras utilizaba la app, puesto que su uso de la realidad aumentada y un diseño al estilo de mapa significan que uno siente constantemente la tentación de mirar la pantalla del móvil. Mientras paseaba por el barrio de mi oficina, tuve que recordarme constantemente a mi misma que levantara la vista de vez en cuando, especialmente al cruzar la calle.

Molestias y peligros en potencia de la vida real aparte, Pokémon Go está disfrutando de un buen comienzo. Es divertido y demuestra que la realidad aumentada puede resultar atractiva, incluso en una pequeña pantalla de smartphone. Y podría ayudar a impulsar a otros a desarrollar más juegos y apps que empleen la realidad aumentada de otras maneras inteligentes, dando paso a un interés mayor por mezclar lo real y lo digital, en pantallas de dispositivos móviles y cascos también.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Las críticas obligan a Noruega a retirar su 'app' de rastreo de coronavirus

    Aunque Smittestopp tiene buenas características de privacidad, el organismo de protección de datos del país afirma que la baja tasa de contagios nacionales no justifica su uso. Los responsables del Instituto Noruego de Salud Pública no están de acuerdo y creen que la decisión limitará su capacidad de prevenir nuevos brotes

  2. Twitter intenta que la gente se lea los artículos antes de compartirlos

    Si un usuario va a retuitear un enlace sin haber pinchado en él, recibirá un mensaje animándolo a leerlo primero. La medida, lanzada de forma piloto en inglés y para teléfonos Android, supone un paso más en la cada vez más contundente postura de Twitter contra la viralización del odio y las noticias falsas

  3. Ocho cosas que Facebook debe hacer para mejorar la moderación de contenido

    Aunque se trata de una tarea imprescindible, la red social la ha externalizado en trabajadores precarios y sin la formación necesaria para soportar la traumática experiencia. Además, debería duplicar el número de moderadores y hacer que toda la empresa sea más consciente del impacto de sus decisiones