.

Computación

La ley de Moore llegará a su fin en 2021, según admiten los fabricantes de chips

1

Tras años de ralentización, parece que dentro de cinco años ya no será económico seguir disminuyendo su tamaño, pero la industria ya tiene otras estategias para seguir aumentando su potencia

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 27 Julio, 2016

La ley de Moore lleva tiempo ralentizándose. Pero la industria estadounidense que se aprovecha de ella por fin ha reconocido que está a punto de morir.

La Asociación de la Industria de los Semiconductores, formada por Intel, AMD y Global Foundries, ha publicado la Hoja de Ruta Tecnológica Internacional para Semiconductores de 2015. El texto sugiere que, tras décadas de miniaturización, parece que los transistores dejarán de disminuir su tamaño en 2021. Después de esa fecha, según el informe, no resultará económicamente eficiente reducir más el tamaño de los transistores de silicio.

La ley de Moore dicta que el número de transistores alojados por un circuito integrado se duplica aproximadamente cada dos años. Pero la predicción de la industria no es que simplemente su tasa de reducción sea cada vez más lenta, sino que se va a detener definitivamente.

Crédito: Intel.

Este año, Intel anunció que ralentizaría el ritmo de los avances de chip y retrasaría el lanzamiento de su tecnología de transistores más pequeña de la historia de 2016 a 2017. Esta tecnología está compuesta por elementos tan hasta 10 nanómetros. Intel ya había advertido anteriormente al público de que los transistores de silicio convencionales sólo podrían seguir encogiéndose durante otros cinco años

Pero la aceptación más amplia de la tendencia por parte de la industria no presagia la muerte de las tecnologías de chips. Existen, afortunadamente, otras maneras de aumentar la capacidad de los ordenadores.

Podemos esperar que los chips se vayan especializando cada vez más. Por ejemplo se pueden configurar para lidiar con determinadas tareas, como el procesamiento gráfico o la inteligencia artificial, en lugar de representar unos rápidos dispositivos multiuso. Probablemente también cambiará la geometría de los chips, a medida que los fabricantes empiecen a aplicar varias capas de circuitos para aumentar su densidad. Y podemos esperar que aumenten los esfuerzos para mejorar la eficiencia energética por encima de la velocidad. La empresa ARM Holdings, recién adquirida por SoftBank, se ha especializado en esto en los últimos años con su dominante abanico de chips diseñados para smartphones y aplicaciones de internet de las cosas.

Puede que la ley de Moore esté a punto de morir, pero la innovación desde luego que no.

(Para saber más: IEEE SpectrumSIA, La supercomputación ya sufre los efectos del fin de la ley de Moore, Intel confirma el freno a la ley de Moore, Los chips del futuro perderán velocidad para consumir menos energía, Intel perdió el carro de los chips móviles y ahora peligra su posición con el de IOT)

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Google alerta: lanzar parches de software da vía libre a los hackers

    Al limitarse a crear parches superficiales en lugar de solucionar el problema de raíz, las empresas permiten que explotar vulnerabilidades de día cero de forma reiterada resulte increíblemente fácil. Deben invertir más tiempo y dinero para que los profesionales puedan solucionar los fallos de forma integral 

  2. Cómo la soberanía digital amenaza el avance y las ventajas de la nube

    Las iniciativas de distintos países para establecer reglas propias para los datos nacionales por parte de proveedores internacionales de computación en la nube hará que el acceso a la tecnología sea cada vez más caro y complicado y concentrará sus beneficios en un puñado de grandes empresas capaces de afrontar los cambios

  3. Casi 20.000 empresas y gobiernos, víctimas de un hackeo ruso masivo

    Gracias a un trabajo "inteligente y estratégico", los ciberdelincuentes colocaron una puerta trasera en el software de SolarWinds y la usaron durante meses sin ser detectados. Entre las víctimas del ciberataque destacan los departamentos del Tesoro, de Comercio y de Seguridad nacional de EE. UU.