.

Cadenas de bloques y aplicaciones

La realidad virtual encuentra su gran negocio en la interacción social

1

El universo de Bebylon es un ejemplo de cómo cada vez más empresas están empezando a sacar productos y juegos centrados en que distintos usuarios interactúen en entornos virtuales

  • por Signe Brewster | traducido por Diego Soto de Lucas
  • 04 Agosto, 2016

La interacción social ha sido la base de los videojuegos desde su nacimiento. Los jugadores han pasado de juntarse para jugar al Mortal Kombat sentados en el suelo del salón a mantener conversaciones a través de sus auriculares mientras sus avatares digitales interactúan en el Call of Duty. Los desarrolladores de realidad virtual saben que ocurre lo mismo con sus juegos, aunque no están completamente seguros de qué tipo de interacción social debe tener lugar a través de unos cascos.

La empresa Kite & Lightning, con sede en Los Ángeles (EEUU), están trasteando con una solución. El estudio de realidad virtual ha reunido capital semilla de algo más de 2,2 millones de euros, que planea invertir en un extraño juego social de RV que invita a los jugadores a convertirse en bebés ansiosos por combatir.

Bebylon: Battle Royale en realidad es un juego dentro de un juego. Todo ocurre después de que los humanos hayan descubierto la píldora de la inmortalidad, lo que provoca que dejen de envejecer y tengan el aspecto de bebés. Se pavonean, luchan y fanfarronean para conseguir fama, en un estadio similar al Coliseo. El fundador y CEO, Ikrima Elhassan, lo compara con otros juegos como el Super Smash Brothers y el Street Fighter. El estadio forma parte de un mundo más amplio conocido como Bebylon. Es posible pasear y encontrar otros divertimentos como juegos de azar, espectáculos y atracciones.


Foto: Bebylon mezcla historias e interactividad. Crédito: Imagen cortesía de Kite and Lightning.

Bebylon es un universo compartido. Los combatientes e incluso los espectadores son personas reales. Es posible interactuar con gente por la calle o lanzar armas y objetos a los luchadores cuando están en mitad del combate. El pilar del juego es la experiencia social.

Elhassan recuerda: "Tuvimos la oportunidad de sumergirnos en historias de creación de mundos y cinemáticas, y creamos un universo que solo puede existir en RV".

Algunos de los primeros intentos de hacer que la RV tuviese un enfoque social han sido prácticos. Oculus desarrolló Toybox, un espacio compartido donde se pueden manipular juguetes y formas en una mesa con un amigo. Por otro lado, AltspaceVR ofrece habitaciones digitales donde los avatares de los visitantes pueden quedar y mantener conversaciones. Otras empresas como High Fidelity y Linden Labs tienen unas aspiraciones más grandes: pretenden crear mundos virtuales que imiten los ricos metaversos descritos en libros y películas de ciencia ficción.

Bebylon se asemeja más a los juegos sociales que podemos ver actualmente en las principales consolas. Los jugadores saben cómo interactuar con este tipo de juego, o en el peor de los casos solo tienen que ponerse por primera vez unas gafas de realidad virtual.

La RV es más efectiva que una pantalla de ordenador a la hora de transportar al jugador hacia otros mundos, afirma Frank Biocca. Biocca es un investigador de la interacción humano-máquina de la Universidad de Siracusa (EEUU) y autor de Communication in the Age of Virtual Reality. Añadir elementos sociales ayuda a potenciar la sensación de inmersión que percibe el usuario.

El experto detalla: "Su nivel de presencia aumenta. Si conocen a los personajes y a las personas tras los avatares, entonces se sienten más conectados al entorno virtual".

Tanto Elhassan como Cory Strassburger trabajaron en la industria cinematográfica antes de fundar Kite & Lightning en 2013. Desde entonces, han creado la película de realidad virtual Senza Peso, así como varias experiencias para socios comerciales. Elhassan afirma que trabajar en lotes de proyectos pequeños les permitió comprender qué cosas funcionan en realidad virtual, y cuáles no.

Consideran que la interactividad de los juego en combinación con vídeos es el punto ideal de la realidad virtual. Bebylon se ha desarrollado para poder mezclar los relatos con la interactividad, creando un universo uniforme en el que los jugadores pueden moverse y explorar.

Mientras que los mundos de High Fidelity y Linden Labs tienen su propio lugar, Biocca considera que hay espacio para múltiples mundos sociales que ofrezcan diferentes entornos. Kite & Lightning no tiene pensado permitir que los usuarios modifiquen el universo de Bebylon de forma significativa, aunque se les permitirá personalizar su apariencia como parte del juego.

El objetivo es mantener un hilo argumental que ofrezca una sensación realista de inmersión. El mundo de Bebylon cuenta una historia; usted y  sus amigos están invitados a vivirla.

Elhassan concluye: "La RV nos permite llevarlo a cabo como nunca antes se había hecho".

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Guam, la isla que se volcó para que su 'app' de rastreo fuera un éxito

    Gracias a sus fuertes vínculos comunitarios y al liderazgo local, casi el 30 % de los residentes de este pequeño territorio de EE. UU. ubicado en Asia descargaron su aplicación de rastreo y notificación de exposición al coronavirus. Una televisión local organizó un "maratón de descargas" y las tiendas ofrecían premios

  2. Países que usan sus 'apps' de rastreo para cortar libertades y derechos

    Singapur, alabado por su gestión inicial de la pandemia, fue el primero en lanzar una aplicación de rastreo y notificación de exposición al coronavirus, cuya descarga va a empezar a ser obligatoria. La de Filipinas ha sido acusada de actuar como software espía y aún no se sabe quién desarrolló la de la India

  3. Las 'apps' que evitan muertes por balas perdidas en Brasil

    Unas 110 personas han muerto este año al verse atrapadas en fuegos cruzados en Río de Janeiro, cuyo Gobierno no hace más que censurar la información. Ante este desolador panorama, cada vez hay más aplicaciones colaborativas para ayudar a los ciudadanos a evitar las zonas peligrosas en cada momento