.

Biomedicina

Los primeros JJOO para cíborgs pondrán a prueba las prótesis robóticas

1

El Cybatlón hará competir a discapacitados físicos acompañados de ingenieros y científicos que les ofrecerán las tecnologías más avanzadas para realizar tareas cotidianas como tender la ropa

  • por Jamie Condliffe | traducido por Diego Soto de Lucas
  • 08 Agosto, 2016

Olvídese de los Juegos Olímpicos de Río 2016. El evento deportivo más importante para los amantes de la tecnología será las primeras Olimpiadas cíborg que se celebrarán en Zúrich (Suiza) en el mes de octubre.

Allí se reunirán cerca de 80 grupos de científicos e ingenieros, de 25 países diferentes, que durante el Cybatlón proveerán a las máquinas a los jugadores (denominados pilotos) de los diseños de hardware más recientes para hacer que la vida de los discapacitados sea más fácil.

Como se explica en un extenso reportaje sobre el evento publicado en la revista Nature, su organizador, el ingeniero biomédico Robert Reiner, en un principio planeaba llevar a cabo un espectáculo en el que los tecnólogos pudiesen demostrar cómo se puede hacer frente a desafíos extremos utilizando implantes avanzados. Aunque esta idea cambió cuando se dio cuenta de que las tareas cotidianas despertaban más emoción entre aquellas personas que necesitan usar prótesis.


Crédito:
 Imagen cortesía de ETH Zurich | Alessandro Della Bella

Por eso, en vez de crear una competición de pruebas de fuerza y resistencia como los Juegos Olímpicos, el Cybatlón se centrará en cómo puede emplearse la tecnología en el mundo real. Una carrera de personas con piernas protésicas permitirá probar, entre otras cosas, la habilidad del piloto a la hora de sentarse y levantarse. Una parte de las carreras con brazos protésicos consistirá en una competición de tender la ropa. Incluso una de las pruebas no requerirá ningún movimiento en absoluto, ya que en la competición de interfaces cerebro-ordenador consistirá en cómo los pilotos dirigen un personaje de videojuegos con la mente.

Hace unos años, este evento hubiera sido imposible. Sin embargo, estas tecnologías han madurado. El año pasado, unos médicos lograron fusionar una lesión medular de un hombre con un dispositivo electrónico, el cual permitía que las señales de su cerebro fueran procesadas por un ordenador y le permitiesen mover el brazo. Un exoesqueleto desarrollado por SuitX cuesta 36.000 euros, pero puede ayudar a que una persona discapacitada pueda andar. Incluso existe una mano robótica que puede transmitir una respuesta sensorial para discernir entre varias texturas, como por ejemplo rodamientos o papel de lija.

Así pues, la competición del Cybatlón parece que va a estar muy reñida.

(Para saber más: Nature, The body electric, Una mano robótica da tacto a un hombre amputado, El exoesqueleto más moderno permite andar a los paralíticos por 40.000 dólares, Un parapléjico logra mover el brazo con la mente)

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. La adicción a la metanfetamina podría curarse con esta terapia génica que impide los colocones

    Un nuevo tratamiento impide que las moléculas de la droga lleguen al cerebro para frenar la producción de sensaciones placenteras asociadas a su consumo. Los ensayos en ratones han tenido éxito y podrían convertirse en un arma más en los programas contra la drogadicción

  2. Por primera vez, un paciente recibe edición genética directamente dentro de su cuerpo

    Brian Madeux es un experimento andante. La terapia intenta repararle un gen mutado causante del síndrome de Hunter. Aunque el trastorno acaba con los pacientes en entre 10 y 20 años, los niños de momento no pueden optar a participar en un ensayo clínico que podría salvarles la vida

  3. La historia recordará al medio millón de británicos que donó su ADN al mayor biobanco del mundo

    Su información genética junto a sus datos de salud ya está generando una oleada de nuevos descubrimientos médicos, desde quién padecerá de diabetes hasta a quién le gusta tomar una pinta de cerveza. Aunque el proyecto no ha hecho más que empezar