.

Cadenas de bloques y aplicaciones

La próxima función para 'smartphone' que no usas pero terminarás amando

1

Google lleva cuatro años trabajando en Tango, un nuevo sistema para detectar la ubicación, más preciso que el GPS y útil en interiores. Si se masifica, habrá una oleada de nuevos usos para el móvil

  • por Elizabeth Woyke | traducido por Diego Soto de Lucas
  • 22 Agosto, 2016

Los smartphones pueden avisarnos de cuándo debemos salir de casa para ir al aeropuerto sin perder un vuelo, darnos instrucciones de voz para llegar hasta allí y buscar alternativas si hay atasco. Pero si quisiésemos saber cómo llegar a un mostrador específico del aeropuerto, nuestro móvil nos dejaría tirados. Esta función requiere que el teléfono entienda su posición con mucho detalle, mucho más allá de lo que nos pueden ofrecer las señales GPS. Ni siquiera los móviles más sofisticados pueden hacerlo.

Esta limitación lleva mucho tiempo frustrando al ingeniero de Google Johnny Lee. El investigador se pregunta: ¿Por qué debería "renunciar a usar mi teléfono" cuando intento buscar cosas dentro de un edifico de gran tamaño? Cuando hablé con él, estaba viajando por Singapur, donde había estado visitando grandes centros comerciales hasta que se perdía. En cuanto entraba por la puerta su móvil se volvía "bastante inútil".

Pero gracias a Tango, un sistema de detección de la ubicación que Lee está desarrollando en Google, los móviles van a convertirse en una herramienta aún más útil, especialmente cuando están dentro de un edificio. En desarrollo desde hace casi cuatro años, Tango utiliza sensores, visión por ordenador y procesamiento de imágenes para hacer que el teléfono tenga una mejor comprensión del espacio y el movimiento. Ha sido creado a partir de tres tecnologías fundamentales: conocimiento del entorno, detección de la profundidad y rastreo del movimiento. Todo junto permite que los teléfonos Tango aprendan, memoricen y elaboren mapas del entorno que les rodea. También podrán detectar la distancia a la que se encuentran los objetos (el suelo, una pared o cualquier otro elemento) y reconocer dónde se encuentran mientras se desplazan en un espacio tridimensional. Tango es capaz de hacer esto con una precisión centimétrica, y sin depender de señales externas como GPS, wifi o Bluetooth.

Elementos consultados

Y como Tango consigue que los smartphones sean muy hábiles a la hora de comprender su posición. El avance va mucho más allá de un GPS para entornos cerrados. Permitirá que los teléfonos interactúen con su entorno o con los objetos virtuales de formas innovadoras. Si desea comprar un sofá nuevo, las aplicaciones compatibles con Tango desarrolladas por Loewe y Wayfair le mostrarán qué estilos encajarán mejor en el espacio disponible, e insertarán imágenes tridimensionales en su propio salón para ver cuál sería el resultado.

¿Necesita medir un cuadro para poder enmarcarlo? ¿O conocer las dimensiones de una mesa para poder venderla por internet? Tango puede utilizar los datos de rastreo y de detección 3D para calcular el tamaño de los objetos sin necesidad de utilizar cinta métrica. ¿Se aburre? Entonces abra al Phantogeist, un juego para Tango en el que unos alienígenas se lanzarán a por usted desde detrás de las paredes o desde el suelo. O pruebe Dinosaurs Among Us, una aplicación del Museo de Historia Natural de EEUU que también utiliza Tango. Este juego le permite colocar dinosaurios alrededor de su casa y ver información sobre la exposición actual sobre dinosaurios que ofrece el museo.

Esto podría parecer lo mismo que Pokémon Go, un juego que ha causado furor este verano, incluso a pesar de que los personajes realmente no interactuaban con el entorno de forma realista. Si Pokémon Go se hubiese desarrollado con Tango, los jugadores podrían acercarse a las criaturas de dibujos animados y rodearlas, no solo verlas de frente y a cierta distancia. Los personajes serían más grandes a medida que nos acercásemos y podríamos verlos desde diferentes ángulos. Formarían parte del entorno, en lugar de estar flotando en el aire.

El director del Laboratorio de Realidad Aumentada del Instituto Tecnológico de Georgia (Georgia Tech, en EEUU), Blair MacIntyre, opina que Tango encabezará una nueva generación de aplicaciones de realidad aumentada (RA). MacIntyre afirma: "Escanear el mundo con un smartphone abre un mundo de posibilidades, lo que incluye aplicaciones capaces de cosas que solo hemos podido demostrar en nuestros laboratorios mediante un equipo muy caro".

Lenovo lanzará su primer dispositivo con Tango para los consumidores este invierno: un smartphone Android denominado Phab2 Pro que costará casi 450 euros. Este invento llega justo cuando se está elucubrando la mejor manera de fusionar el mundo virtual y el real. Dentro de las rutas potenciales que ofrece, Tango destaca por su gran variedad de funciones y por su facilidad de uso. Este ingenio del que probablemente no haya oído hablar tiene bastantes papeletas para convertirse en la próxima función imprescindible de los smartphones.

Aparatos que 'ven'

Las aplicaciones para móviles de RA llevan en el mercado desde hace años, pero Tango supone un avance ya que entiende su entorno en vez de simplemente superponer imágenes sobre él. GuidiGO, una start-up franco-estadounidense que elabora visitas guiadas a lugares culturales e históricos a partir de dispositivos móviles, ha estado probando Tango para desarrollar visitas para móvil o tableta en museos. La aplicación conduce a los visitantes hacia objetos concretos mostrando en la pantalla unos puntos azules virtuales en el suelo. Cuando los visitantes lleguen a la obra en cuestión, verán un botón virtual que flotan en el aire. Al tocarlo, aparecerán imágenes similares a los efectos especiales de una película. En una galería del Antiguo Egipto, podría ser una radiografía del sarcófago de una momia. GuidiGO también crea aplicaciones para dispositivos corrientes de Android, iPhone y iPad, pero según afirma el cofundador y CEO de la empresa, David Lerman, las visitas basadas en Tango son las más inmersivas. "Es como comparar una película de cine mudo con el cine actual", explica.

Foto: una aplicación de mobiliario de Wayfair. Crédito: imagen cedida por Wayfair.

Foto: la aplicación de RA sobre dinosaurios del Museo de Historia Natural. Crédito: imagen cedida por el Museo de Historia Natural.

Foto: un juego de dominó en RA. Crédito: imagen cedida por Project Tango.

Al igual que el GPS, Tango necesita hardware y software específicos. Y ambos se aprecian mejor una vez se ha experimentado con ellos. Tal como lo plantea Lee: "Si preguntásemos a la gente en el año 2000 si iba a necesitar o no un GPS en su bolsillo, la mayoría diría que no. Pero una vez que el GPS se introdujo en nuestros teléfonos, y las aplicaciones lo utilizan, el público empezó a descubrir mucho más acerca de su entorno. Actualmente la mayoría de nosotros no compraríamos un teléfono sin esta tecnología".

Sin embargo, para convertirse en una función imprescindible de nuestros smartphones, Tango debe ponérselo fácil a las grandes aplicaciones. Esto aún está en desarrollo. El director de Negocios de Android de Lenovo, Jeff Meredith, opina que solo habrá unas 50 aplicaciones "muy buenas" para Tango en la Play Store de Google en el momento en el que el Phab2 Pro salga a la venta.

El hardware que necesita Tango también debe mejorar antes de convertirse en algo masivo como el GPS de los teléfonos. Para poder ejecutarlo, los fabricantes deben incluir cierto equipo especial en sus teléfonos: un sensor de profundidad que utilice señales infrarrojas para medir la distancia entre puntos en el espacio, una cámara con una lente ojo de pez gran angular y rastreo de movimiento, entre otros. Estos componentes aumentan el tamaño, el peso y el precio del teléfono (el Phab2 Pro es más grande y pesado que el smartphone más voluminoso de Apple). Este equipamiento adicional también consume más batería y genera más calor. En cambio, para recibir una señal GPS el teléfono solo necesita un chip y una antena diminutos.

Antes, la electrónica del GPS era mucho más grande, pero se ha ido reduciendo a medida que la adopción masiva dirigía los avances tecnológicos. Lee espera que Tango siga esta trayectoria. Su equipo trabajó recientemente con el fabricante de procesadores Qualcomm para conseguir que sus populares procesadores Snapdragon fuesen compatibles con las cámaras, los sensores y los algoritmos de Tango. Si a los fabricantes de móviles se les proporcionan procesadores que combinen varias funciones de Tango en un solo chip, podrán ahorrar espacio dentro de sus teléfonos, reducir el consumo de energía y hacer que la tecnología sea más fácil de implementar.

A la larga, Tango será más útil si se introduce en otros dispositivos que no sean teléfonos, como robots o wearables, y si estos dispositivos comparten datos sobre las áreas que han mapeado. Por ejemplo, Tango podría permitir que los robots se muevan entre los muebles y las habitaciones de nuestras casas. Lee contempla un futuro en el que una persona pueda decirle a un robot que ejecute Tango órdenes como: "Ve a la puerta", y que el robot sepa al instante dónde ir.

Si Tango mejorase el conocimiento de la situación de muchos de los dispositivos en los que confiamos, este complemento para los smartphones actuales acabará generando "una nueva clase de informática", tal como afirma Lee.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. La humanidad ya tuvo monedas privadas como Libra y fueron un caos

    Si las criptomonedas digitales como la que planea lanzar Facebook comienzan a competir con las monedas nacionales, la volatilidad de todas ellas podría aumentar y generar inestabilidad en los tipos de cambio. Eso fue precisamente lo que pasó en EE. UU. antes de que el dólar se impusiera 

  2. Por qué el Gobierno de EE. UU. teme a Libra, la criptomoneda de Facebook

    La semana pasada, la empresa se sometió a dos interrogatorios para intentar aclarar qué es y cómo funcionará. Las respuestas dejaron claro que si sus planes salen bien, la red social se hará con un inmenso poder económico que podría desestabilizar monedas y gobiernos 

  3. Un aula virtual inteligente enseña mandarín como si estuviera en China

    Este nuevo entorno 360° replica las concurridas calles y restaurantes de Pekín e incluye asistentes virtuales inteligentes para que los estudiantes interactúen con ellos como si estuvieran en el país. Los resultados preliminares sugieren que la instalación mejora la comprensión y el aprendizaje