.

Computación

ARM sigue pisando los pies de Intel con su primer chip para superordenadores

1

Tras hacerse con el mercado de procesadores para dispositivos móviles, famosos por su eficiencia, la compañía se lanza ahora a por la supercomputación en un ordenador que se encenderá en 2020

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 25 Agosto, 2016

El diseñador de los chips que ejecutan las operaciones de la mayoría de los dispositivos móviles del mundo ha anunciado su primer procesador dirigido a los superordenadores.

La empresa británica ARM Holdings, que fue adquirida recientemente por la empresa japonesa de telecomunicaciones e internet SoftBank, ha anunciado un nuevo tipo de arquitectura de chip para la computación de alto rendimiento. Los nuevos diseños emplean lo que se conoce como procesamiento de vectores para trabajar con grandes cantidades de datos de forma simultánea, lo que hace que resulten adecuados para aplicaciones como la computación financiera y científica.

Esta no es la primera asociación de ARM con los superordenadores. Este año, Fujitsu anunció que tiene planes de construir un sucesor al superordenador del Proyecto K, que está alojado en el Instituto Riken para la Ciencia Computacional Avanzada, con chips de ARM. De hecho, se ha anunciado esta semana que la nueva máquina Post-K será la primera en licenciar la recién anunciada arquitectura de ARM.


Crédito: Fujitsu.

ARM se ha ganado una reputación de construir procesadores famosos por su eficiencia energética. Esto los ha convertido en los procesadores ideales para los dispositivos móviles, pues permiten alargar la vida útil de las batería en smartphones y tabletas. Entre las empresas que licencian los diseños de ARM están Apple, Qualcomm y Nvidia. Pero los chips energéticamente eficientes también generan menos calor y consumen menos energía, dos atributos muy atractivos para aplicaciones de procesamiento a gran escala como los superordenadores.

A Intel le preocupará la compra. El que en el pasado fuera el principal fabricante de chips, se quedó observando cómo zarpaba el barco de los chips para dispositivos móviles, lo que permitió a ARM hacerse con el dominio del sector. Pero hasta hace poco, Intel se había mantenido como uno de los actores principales en el ámbito de los superordenadores. Ahora, el superordenador más rápido del mundo ha sido construido con chips hechos en China, y está claro que ARM tiene planes de intentar igualarle en este campo también.

Aunque aún hay que ver cuánto éxito tendrán los superordenadores alimentados por ARM. La primera gran prueba se producirá cuando se encienda la máquina Post-K de Fujitsu, algo que se espera que suceda en 2020. Mientras tanto, Intel no les quitará ojo.

(Para saber más: AnandTech, Intel perdió el carro de los chips móviles y ahora peligra su posición con el de IOT, Intel mira desde fuera mientras otras compañías prosperan en la IA)

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Por qué Ripple no es el nuevo Bitcoin, ni se le parece

    Muchos inversores ansiosos por ver crecer sus beneficios en la industria de las criptomonedas han apostado por Ripple como si se tratara del nuevo Bitcoin. Lo que no sabían es que esta nueva red de cadena de bloques funciona de una forma muy diferente y podría ser una gran decepción para los que esperan una criptomoneda al uso. 

  2. Los retos que tendrán que afrontar las criptomonedas en 2018

    Si aún confía en el potencial de las criptomonedas, debe tener en cuenta todos los temas que le quedan por resolver a esta tecnología. El gasto energético que suponen y la privacidad son algunos de los más importantes. 

  3. Intel consigue incrustar una red neuronal en un chip de silicio

    Tras su tropiezo con el error de seguridad de sus procesadores, la compañía ha presentado un chip neuromórfico que simula el funcionamiento del cerebro humano utilizando una menor potencia computacional que la que se necesita para poner en marcha un ordenador.