.

Robótica

Los expertos siguen insistiendo en que la IA no nos destruirá, de momento

1

Un nuevo informe concluye que la inteligencia artificial lo transformará casi todo, pero considera improbable la creación de máquinas que se alcen contra los humanos, al menos por ahora

  • por Will Knight | traducido por Teresa Woods
  • 02 Septiembre, 2016

Crédito: John Malla.

Las probabilidades de que la inteligencia artificial (IA) esclavice o elimine a la humanidad durante la próxima década son afortunadamente muy pocas. Es la conclusión de un importante informe de la Universidad de Stanford (EEUU) sobre las implicaciones sociales y económicas de la IA.

Pero al mismo tiempo, el informe concluye que la IA parece estar lista para revolucionar importantes aspectos de la vida cotidiana, desde el empleo y la educación hasta el transporte y el entretenimiento. Más de 20 líderes en IA, informática y robótica fueron coautores del informe. El análisis es importante porque la preocupación pública sobre el impacto de la IA amenaza con modular las políticas públicas y las decisiones corporativas.

El informe predice que los camiones autónomos, los vehículos voladores y los robots personalizados se volverán comunes para 2030, pero advierte de que los obstáculos técnicos limitarán tales tecnologías a determinados nichos. También advierte de que las implicaciones sociales y económicas de los avances de la IA, como el potencial desempleo en determinadas áreas y las probables erosiones de la privacidad impulsados por nuevas formas de vigilancia y minería de datos, tendrán que abrirse al debate público.

El estudio, que forma parte de un proyecto diseñado para durar 100 años, responde a los mareantes avances que han logrado que las máquinas sean capaces de aprender y comportarse de maneras inteligentes. Pero también representa una especie de réplica a algunas de las declaraciones alarmistas que se han hecho sobre estos progresos. "Ninguna máquina con objetivos e intenciones autosuficientes a largo plazo ha sido desarrollada, ni es probable que se desarrolle en un futuro próximo", afirma el informe.

El CEO del Instituto Allen para la Inteligencia Artificial, Oren Etzioni, que ha contribuido al informe, explica: "Realmente lo veo como un momento de maduración para el campo. El exagerado bombo positivo se equivoca, y los intentos de generar miedo no se basan en datos".

El informe identifica las áreas más prometedoras para futuras investigaciones de IA, y Etzioni afirma que, entre estas áreas, las investigaciones sobre maneras de que los humanos y los sistemas de IA colaboren y cooperen con eficacia son clave.

El estudio a 100 años de la Universidad de Stanford informará de sus conclusiones cada cinco años. El primer informe se centra en varias áreas estratégicas en las que la IA tendrá un importante impacto, incluidos el transporte, los cuidados médicos y el empleo.

Lo primero que hace el informe es eliminar los escenarios apocalípticos, pero también advierte de que la IA tendrá un impacto en el empleo. Eliminará trabajos en determinados sectores, como el transporte, y mejorará algunas labores en muchas áreas al asumir tareas concretas. El informe hasta sugiere que deberían considerarse las nuevas redes de seguridad social dirigidas a las personas desplazadas. "No es demasiado pronto para iniciar el debate social sobre cómo los frutos económicas de las tecnologías de IA deberían ser compartidos", afirma.

Algunos países europeos y un puñado de emprendedores estadounidenses han sugerido que la alteración del panorama laboral podría necesitar algún tipo de renta básica, aunque la idea sigue siendo controvertida a ojos de muchos economistas (ver: Los robots y la inteligencia artificial reavivan el sueño de la renta básica universal).

El estudio fue bien acogido por otros expertos de IA, algunos de los cuales se han cansado de los argumentos de ciencia ficción que a menudo parecen dominar el debate público sobre la IA. "Es alentador escuchar menos intentos de generar miedo y una evaluación más sobria de lo que es probable que se avecine", afirma el profesor del Instituto Tecnológico de Georgia (EEUU) Ronald Arkin, que estudia las implicaciones de armas autónomas. Arkin añade: "El informe es un agradable cambio frente al constante bombardeo de llamados expertos del mal agüero que presagian los males de la IA y la destrucción de la humanidad".

Muchas de las conversaciones más controvertidas sobre la IA tienen sus raíces en las ideas del filósofo de la Universidad de Oxford (Reino Unido) Nick Bostrom, el autor del influyente libro Superintelligence: Paths, Dangers, Strategies (ver "La IA supone un mayor riesgo para la existencia que el cambio climático"). Las ideas de Bostrom evidentemente han convencido a otros, incluido el influyente emprendedor y tecnólogo Elon Musk y el físico teórico Stephen Hawking, para que hablen públicamente sobre los peligros de la IA.

El profesor de física del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, EEUU) y también presidente del Instituto Futuro de Vida, una organización fundada para estudiar tecnologías que podrían presentar un riesgo potencial para la humanidad, Max Tegmark, se muestra de acuerdo con las conclusiones sobre las oportunidades para la IA. Pero sugiere que el informe puede haberse apresurado a minimizar los riesgos de estos imprevisibles cambios tecnológicos. Tegmark señala: "Su afirmación de que los robots superhumanos probablemente sean imposibles es controvertida y algunos investigadores de IA consideran que es demasiado pesimista".

El profesor de informática de la Universidad de California en Berkeley (EEUU) Stuart Russel, que lidera una nueva fundación anunciada esta semana, el Centro para Inteligencia Artificial Compatible con Humanos, también cuestiona si el informe aplica una lente demasiada rosa a su perspectiva. Russel afirma en un correo electrónico: "Estoy de acuerdo con la afirmación del informe de que 'no existen motivos de preocupación de que la IA represente una amenaza inminente para la humanidad. Pero no estoy de acuerdo con la conclusión, en la que desestima a los que han expresado preocupaciones a largo plazo".

Etzioni, del Instituto Allen para la IA, espera que el trabajo informe al público, pero no confía en que acabe con afirmaciones descabelladas. Etzioni concluye: "Los extremistas lo ignorarán. La esperanza es que las personas reflexivas se vean influidas. Pero, ¿sabes?, Hollywood no cambiará de perspectiva".

Robótica

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. "Estamos muy lejos de conseguir que la inteligencia artificial comprenda cómo es el mundo"

    El responsable de Magenta, el proyecto de IA de Google centrado en el arte, Douglas Eck, cree que sus esfuerzos ya han conseguido una especie de creatividad artificial que podría aportar mucho al sector, aunque todavía hay muchísimo trabajo por delante

  2. INFOGRAFÍA: La robótica pasa del 'hierro' a la inteligencia artificial

    La llegada de la automatización puede no tener tanto que ver con robots humanoides que comparten nuestras casas sino con algoritmos de inteligencia artificial capaces de tomar todo tipo de decisiones

  3. Drones y robots inteligentes amenazan con destruir los trabajos de inspección industrial

    Estas máquinas ya son capaces de hacer el seguimiento y el control de infraestructuras como tuberías, líneas eléctricas y sistemas de transporte, y lo hacen mejor y más barato que los humanos. Una refinería podría ahorarse 830.000 euros al año en inspecciones