.

Cambio Climático

La competencia feroz por las baterías puede lograr el milagro del coche eléctrico

1

No solo Tesla planea fabricar un montón de baterías próximamente. Cuantas más empresas lo hagan más bajos serán los precios, algo que aunque no les guste, podría lograr la expansión de este vehículo

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 15 Septiembre, 2016

A batería regalada no le mires el fabricante. Resulta que Tesla no es la única que cree que cuantas más baterías se fabriquen, más rápido llegará el coche eléctrico.

La gigafabrica de la compañía espera producir 35 gigavatios-hora (Gwh) de células cada año para 2020. Son muchos Gwh, algo de lo que se enorgullece muchísimo su CEO, Elon Musk.

Pero como señala Bloomberg, el fabricante de coches eléctricos chino BYD tiene planes de producir otros 34 Gwh de células para el mismo año. Otra empresa china, Contemporary Amperex Technology, también tiene intención de generar 26 Gwh para esas mismas fechas. Y se sumarán más fabricantes también, y también la reutilización de baterías renovadas. Todo esto podría sumar hasta 130 Gwh de baterías al año para 2020.


Crédito: Philippe Lopez (ATP / Getty Images).

De repente, parece que la producción de baterías de Tesla solo será un trozo dentro de un pastel mucho más grande, aunque su trozo siga siendo importante. Este nivel de producción implicaría que los precios deberían experimentar una importante bajada. De hecho, un análisis realizado por Bloomberg New Energy Finance (BNEF) sugiere que los precios podrían caer hasta por debajo de los 230 por kilovatio-hora (kwh) para 2020, y hasta casi 115 euros por kwh para 2030.

Tal vez sean malas noticias para el balance de los fabricantes de baterías. De hecho, Bloomberg lo compara con el destino al que se han enfrentado los fabricantes de células solares cuando un aluvión de hardware redujo los precios en más de un 60% en tan solo cinco años.

Pero a nivel global, sería increíblemente beneficioso para el mercado de los vehículos eléctricos. El año pasado, un equipo de académicos publicó una investigación que sugiere que cuando el precio de las baterías descienda por debajo de los 135 por kwh, podríamos observar un "cambio de paradigma en potencia en la tecnología de vehículos". Si las cifras de BNEF son correctas, la década de 2020 podría ser la década en la que los coches eléctricos den el salto hacia el éxito.

Volkswagen parece estar entre los que se muestran de acuerdo. El fabricante automovilístico ha anunciado la firma de un acuerdo con el fabricante de coches chino Jianghuai Automobile para explorar la producción de vehículos eléctricos en China. Espera vender un millón de vehículos eléctricos para 2025.

Por supuesto, Tesla es aún más ambiciosa y hace bien en preocuparse por la fabricación de baterías si espera cumplir con sus propios objetivos. Con alrededor de 400.000 pedidos anticipados de su venidero Modelo 3, bajar los precios durante los próximos años probablemente será la única oportunidad para convertir el vehículo en un éxito.

Queda por ver si Tesla será capaz de cumplir con todos esos pedidos anticipados. Pero al escalar la producción tan rápidamente, la empresa al menos está poniendo de su parte para revitalizar una industria de fabricación que ayudará a garantizar el futuro de los vehículos eléctricos, al margen de quién los fabrique.

(Read more: Bloomberg, Wall Street Journal¿Será 2020 la década del vehículo eléctrico? El precio de las baterías, decisivo, Tesla no logrará masificar su Modelo 3 si no abarata sus baterías, La gigafábrica de SolarCity apuesta por desterrar los combustibles fósiles)

Cambio Climático

  1. La vivienda protegida gana en sostenibilidad al modelo Silicon Valley

    La adaptación de los edificios antiguos e ineficientes desde el punto de vista energético es menos atractiva pero bastante más ecológica que muchas soluciones de alta tecnología

    La vivienda protegida gana en sostenibilidad al modelo Silicon Valley
  2. El reto de la perovskita para adaptarse al mundo y revolucionar la energía solar

    Las perovskitas tienen un potencial prometedor, pero las condiciones del mundo real las han frenado

  3. Cultivos editados genéticamente, la idea de la pionera de CRISPR para capturar C02

    Una nueva investigación del instituto de Jennifer Doudna tiene como objetivo crear plantas hambrientas de CO2 que crecen más rápido mediante la herramienta de edición genética