.

Tecnología y Sociedad

Ni anunciantes ni usuarios, la guerra de la publicidad 'online' la gana AdBlock Plus

1

Su Plataforma de Anuncios Aceptables quiere aliviar las molestias de los usuarios marcando unas directrices para los anunciantes, pero estos deberán pagar el 20% de sus ganancias por usar el servicio

  • por Michael Reilly | traducido por Teresa Woods
  • 22 Septiembre, 2016

En el gran debate sobre el bloqueo de publicidad de internet sería fácil posicionarse en un bando o en otro. Si uno gana dinero sirviendo anuncios a los lectores o compradores online en potencia, la lógica dictaría que estaría en contra de un software que bloquee esos anuncios. Pero si uno es lector, su incentivo para utilizar un software gratuito como Adblock Plus para eliminar la publicidad es obvio.

Sin embargo, un servicio lanzado la semana pasada deja claro que la elección no es tan sencilla.

Eyeo, la empresa responsable de Adblock Plus, quiere crear un mercado para anuncios que los muestre a los usuarios siempre que el anunciante respete un conjunto de directrices diseñado para reducir el carácter molesto de los anuncios, y pague una cuota. Pero sus creadores insisten en que no se trata de una estrategia para introducirse en los modelos de negocio de la publicidad en línea. Afirman que su objetivo es lograr que internet sea un lugar menos molesto para los usuarios al tiempo que ayuda a que las páginas web que dependen de los ingresos publicitarios paguen sus facturas.

Cuando se creó Adblock Plus en 2006, rápidamente se volvió famoso (o infame) por llevar al traste los torpes e invasivos anuncios. Lo que a su vez cortó una fuente potencial de ingresos para editores digitales. Su autor intelectual, Wladimir Palant, pronto se dio cuenta de que existía una manera mejor e introdujo el programa Anuncios Aceptables. Bajo esta clasificación, los anuncios que recibe el usuario pertenecen a una lista blanca en la que los anunciantes se comprometen a respetar un conjunto de directrices diseñadas para impedir que los anuncios resulten molestos para los usuarios.

El nuevo mercado, llamado Plataforma de Anuncios Aceptables, examina y aprueba los anuncios y permite a los anunciantes elegir lo que funciona para su página y su audiencia. Bajo esta iniciativa, los anunciantes se quedarían con un 80% de los ingresos generados por los anuncios en sus páginas, mientras que el 20% restante se dividiría entre Eyeo, que recibiría el 6%, y otras empresas colaboradoras de la plataforma.

"Lo que realmente me gustaría sería que la web diera un paso atrás para definir un compromiso significativo entre lo que necesitan las páginas web y lo que necesitan los anunciantes", explicaba Palant allá por el mes de noviembre. Es una manera de poner fin a lo que él denomina la "guerra encarnizada" entre anunciantes online y los usuarios. Si su propuesta tiene éxito, será él mismo quien acabe ganando.

(Para saber más: The Verge, Wall Street Journal, El culpable del bloqueo de anuncios 'online' quiere paz entre empresas y usuarios, Demostrado: Facebook no puede ganar la guerra contra el bloqueo de anuncios)

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. La inútil medida de Facebook de prohibir la publicidad política

    La red social dejará de admitir anuncios políticos la semana previa a las próximas elecciones de EE. UU. en un intento de no influir en los votantes. Pero esta estrategia no aborda la gran amenaza que las redes sociales suponen para la democracia: no es más que un lavado de cara

  2. Ruidos de oficina para ayudar a los nostálgicos a teletrabajar en soledad

    Aunque el sonido de los teclados, el ascensor y las conversaciones de los compañeros reducen la concentración, la pandemia de coronavirus los ha puesto de moda. Las listas de reproducción con distintos ambientes laborales son cada vez más populares entre quienes ansían sentir normalidad

  3. La geopolítica del coronavirus: el auge de China y el declive de EE. UU.

    La pandemia ha acelerado dos tendencias globales que afectarán al mundo en las próximas décadas: la rivalidad entre ambas potencias y la intensificación de la concentración de poder. En este escenario resulta vital analizar el papel de la tecnología como habilitador de las libertades y de la represión