.

Tecnología y Sociedad

El algoritmo de Amazon no recomienda lo mejor para tu bolsillo sino para el suyo

1

Los 250 productos más sugeridos suelen ser un 20% más caros que las versiones más asequibles disponibles en su web. Y si el artículo es suyo, oculta los gastos de envío para favorecer la compra

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 28 Septiembre, 2016

Los algoritmos definen a Amazon. Su trabajo lo gobierna todo en la compañía, desde lo que aparece en la página de inicio hasta la forma de empaquetar un pedido. Pero una nueva investigación sugiere que su código no necesariamente trabaja para beneficiar a los consumidores, o al menos a su saldo bancario.

Al estudiar 250 artículos comprados con frecuencia, ProPublica averiguó la forma en la que el minorista recomienda productos a los usuarios. Tal vez fuera poco sorprendente descubrir que el código de Amazon prioza sus propios productos y los de los proveedores con el sello Realizado por Amazon. Estos artículos tienen a mostrarse en la Buy Box, un listado que se muestra al usuario para ofrecerle un producto oportuno.

La facilidad de esta prestación se gana a mucha gente: parece ser que la mayoría de los consumidores compra el artículo recomendado. Pero la diferencia de coste entre la selección del algoritmo y la versión más barata disponible en fue, de media de algo más de siete euros para los 250 productos, lo que representa una inflación del 20% en todos estos artículos.


Crédito: Tommaso Bodi (Getty Images).

Cuando los clientes comparan opciones "precio + envío" mediante los listados de Amazon, la página también omite los costes de entrega de sus propios productos y los de proveedores de su sello. Eso no es un problema si el cliente es miembro su servicio Prime o si el valor de la compra supera los 45 euros, ya que ambas opciones permiten el envío gratuito. Pero el resto se dará cuenta más tarde de que deben pagar el envío del artículo sugerido. Al incluir el envío gratuito para todos los artículos, los productos de Amazon bajan en la calificación. Amazon explicó a ProPublica que su "vasta selección, atención al cliente de primera clase y rápidas entregas gratuitas" son, junto con el precio, importantes para sus clientes. 

No es la primera vez que Amazon recibe críticas por sus prácticas comerciales. En una ocasión coqueteó con precios dinámicos para los DVD, aunque rápidamente dio marcha atrás ante el rechazo del público. Más recientemente, el lanzamiento de su servicio de entregas en el día disparó una controversia cuando se descubrió que los miembros Prime que residían en barrios marginales y predominantemente afroamericanos disponían de un menor número de servicios.

De forma predecible, Amazon no proporcionó a ProPublica detalles sobre cómo funcionan sus algoritmos. De hecho, puede que nunca lo averigüemos, pero tal vez nuestras cuentas bancarias sí.

(Para saber más: ProPublica, Segregación 2.0: tecnologías que no llegan a los barrios más pobres, No Stores? No Salesmen? No Profit? No Problem for Amazon)

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. La tecnología que espió a periodistas y activistas intenta lavar su imagen

    Hacking Team vendía programas de vigilancia a dictaduras y gobiernos que los usaron para abusar de los derechos humanos. Cuando se hizo público, la empresa se hundió. Ahora, otra compañía intenta relanzar el negocio asegurando que se usará de forma legal, pero los expertos dudan de que eso sea posible

  2. Este es el mapa más detallado de la huella humana en el planeta

    Combinando imágenes de radar con datos ópticos y analizándolas con un algoritmo de visión artificial, un grupo de investigadores ha creado World Settlement Footprint. Este mapa, disponible gratuitamente, identifica los asentamientos humanos con un nivel de detalle sin precedentes

  3. "Las mejores armas de hoy en día no disparan balas"

    En una nueva era donde las guerras se libran en las sombras, el exparacaidista y profesor Sean McFate opina que EE. UU. tiene un gran poder militar, pero no estratégico. A su juicio, el país no se está adaptando a las nuevas reglas bélicas: debería invertir menos en tecnología militar y reforzar las batallas políticas